Portada » Entrevista a The Cassandra Complex

Entrevista a The Cassandra Complex

por François Zappa

En sus discos de los ochenta, The Cassandra Complex nos mostraron cómo sería la música del futuro, pero nosotros, haciendo honor a su nombre, no les creímos. Hoy, tenemos que reconocer nuestro error mientras nos preparamos a volver a cometerlo. En esta nueva entrevista, hablamos con Rodney Orpheus de muchas cosas, entre ellas de videojuegos.  Estarán compartiendo su locura con nosotros en Madrid durante el DarkMad.

—El concepto “complejo de Casandra” proviene de una tragedia griega y básicamente consiste en no creer una profecía válida. ¿Por qué elegisteis este nombre?

Sí, esa era la idea desde el comienzo. Sentíamos que estábamos creando algo importante pero que nadie nos escucharía, así que era un comentario sobre eso. Y por supuesto el complejo de Casandra es una forma de locura, así que también era una broma contra nosotros. Pensamos que estábamos creando esta increíble música nueva pero que quizás solo estábamos locos por creerlo.

—Vuestro primer single se publicó en 1985 pero, ¿cuándo se formó la banda exactamente?

—Realmente empezamos a tocar un par de años antes. Deliberadamente, esperamos hasta que supimos que estábamos absolutamente preparados para publicar algo. Y queríamos hacerlo todo nosotros, así que trabajamos duro, ahorramos nuestro dinero, y creamos nuestro estudio y produjimos todo nosotros.

—Sois de Leeds, junto a The Sisters of Mercy, Red Lorry Yellow Lorry, Rose of Avalanche, y The Three Johns, ¿cómo era la escena por aquellos días? Muchos de vosotros eráis amigos ¿verdad?

—Por aquellos días la escena era increíble. Y sí, muchos de nosotros éramos amigos. Nuestro estudio estaba literalmente puerta con puerta con la casa donde vivían The Three Johns, y mi casa estaba en la misma calle que la de Wayne Hussey.

—¿Cómo fue la entrevista que Andy Booth hizo a la banda? Supongo que fue muy interesante porque luego le pediste que se uniera a The Cassandra Complex.

—Sí, fue fantástico. Fue la primera persona que verdaderamente nos entendió. Y resultó ser un magnífico guitarrista. Todavía lo es.

—Rodney, has dicho que tu banda favorita es Cabaret Voltaire, ¿cuál es tu periodo favorito de la banda?

—Me encanta todo su trabajo, pero si tuviera que elegir, probablemente tiraría por el periodo de transición en el que hicieron Yahsar. Aunque sus primeros singles son alucinantes.

—¿No crees que contrasta un poco tener un fotograma de James Steward de ¡Qué bello es vivir! en la portada de un disco llamado Grenade? Especialmente si le sumas la música que estabais haciendo en vuestro primer disco. ¿Cómo ves ese disco hoy?

—Actualmente ¡estoy remasterizando ese disco para publicarlo esta semana! Todavía suena de una forma alucinante, me sorprende cómo ha aguantado el paso del tiempo.

Se llama Grenade porque por entonces estaba jugando a un juego de mesa llamado Car Wars y la granada era el arma más barata del juego, pero a la vez, la más poderosa si la sabías usar. Así que, cómo estábamos haciendo ese disco con un presupuesto muy bajo y completamente auto producido, lo llamamos así. Porque pensamos que tendría un efecto explosivo. Y lo tuvo.

Hello America es un recopilatorio de vuestros primeros singles llamado así por un libro de J.G. Ballard, ¿cómo ha influido en vuestras letras el autor de Cocaine Nights? ¿Y otros autores? La banda parece tener muchas influencias literarias.

Leemos muchos libros, sí.

Soy un gran “nerd” de la Ciencia Ficción y nos consideramos una banda cyberpunk desde el comienzo, incluso desde antes de que el término fuese inventado. Así que, sí siempre hemos tenido un gran número de influencias literarias de la Ciencia Ficción. E influencias de la televisión también: la nave Enterprise aparece en la portada de Theomanida. Pero diría que J. G. Ballard ha sido probablemente la mayor influencia cuando empezamos. Me encanta su trabajo.

—¿Qué pasó durante la grabación de vuestro segundo disco Theomania de 1987 que parte de la formación abandonó el grupo? ¿Fue difícil hacer ese disco? Acabó siendo uno de vuestros clásicos. 

—Fue un absoluto infierno el hacer ese disco porque sabíamos que podía ser uno de los mejores discos jamás hecho, pero solo si lo hacíamos bien. Y la presión, junto a muchísimos problemas personales que todos teníamos, hicieron que las cosas fueran muy duras. Habíamos estado de gira casi cada día durante los dos años anteriores y estábamos tanto físicamente como psicológicamente exhaustos.

—Por estas fechas, empezaron a surgir más bandas con un sonido electro-rock similar a vosotros, desde Ministry a The Young Gods o NIN, ¿te gustaban?

—Claro, nos encanta la música y la escuchamos todo el tiempo. Tocamos con The Young Gods varias vces, ¡me encanta esa banda!

—El siguiente disco, Satan, Bugs Bunny and Me… de 1989, nos da una oportunidad de hablar de ocultismo, estás muy interesado en él, ¿verdad? ¿Piensas que ha sido una influencia en la música de la banda? 

—Cuando empezamos, Paul Dillon y yo, financiamos nuestros primeros discos trabajando en una famosa tienda ocultista de Leeds llamada The Sorcerers Apprentice. Luego, justo cuando volvía Leeds para hacer el disco, la tienda fue incendiada por extremistas cristianos que decían que era satánica. Estaba extremadamente enfadado porque mis amigos y, anteriormente compañeros de trabajo, podían haber muerto en el fuego, así que el disco refleja mucha de esa rabia.

—Otro contraste: Cyberpunx de 1991, era una ópera punk. A la compañía no le gustó el disco y tuviste que cambiar unas cuantas cosas. ¿Vas a sacar al final tu propia versión del disco? Ahora debería ser más fácil hacerlo. 

Estaba pensando en remasterizar ese disco también y cambiar el orden de los temas y publicarlo como estaba supuesto que fuese. Estamos actualmente hablando con la compañía discográfico sobre esa posibilidad. Si no, simplemente haré una playlist en Spotify y la compartiré con gente. Pensando sobre ello, es una muy buena idea…

—¿Te gusta Joe’s Garage de Frank Zappa? El nombre de nuestra web es una referencia a ese disco.

No soy un fan de Zappa, pero me gusta ese disco. Lo escuchaba mucho cuando era un adolescente.

—Vuestro disco de The War Against Sleep de 1992, tiene un muy bonito nombre y un buen grupo de canciones de amor para gente industrial. Rodney, dijiste que fue muy difícil cantar esas canciones durante la grabación ¿fue difícil tocar esas canciones en directo luego? ¿Y ahora?

El álbum fue escrito y grabado después de romper con una novia con la que había estado mucho tiempo, y refleja el dolor y la pérdida que sentí por entonces. Creo que tiene algunas de nuestras mejores canciones, pero nunca he estado contento con la producción. Así que me gustaría remasterizarlo también en un futuro cercano.

No obstante, me encanta tocarlo en directo. Las canciones que eran tan trágicas en esos momentos se convirtieron en una celebración después, porque sientes el amor y el dolor, pero también entiendes que el espíritu humano puede continuar y triunfar al final.

—La prensa musical dijo que os habíais vendido y escribió malas críticas. ¿Crees que hay una incapacidad general de la prensa para entender a los músicos? 

La mayoría de la prensa musical dijo que no duraríamos. Al final resultó que todas las revistas que nos dieron malas críticas no duraron, y nosotros todavía estamos aquí. Eso me hace reír.

—Vuestro siguiente disco, de 1993, Sex & Death, fue en cambio una vuelta a vuestro sonido original e incluye una canción llamada como vuestro anterior disco, The War Against Sleep, ¿pensabas que era un nombre muy bueno y que merecía una canción? ¿Y qué me dices de vuestra versión de Suicide?

La canción “The War Against Sleep” estaba pensaba para aparecer en nuestro disco anterior, pero no conseguimos que sonase bien, así que la descartamos al final y la guardamos, en cambio, para Sex & Death.

Siempre nos han gustado Suicide, y siempre hemos hecho versiones de sus temas, incluso en nuestros primeros conciertos. Pero nunca quise grabarlas, porque, ¿cómo mejoras la perfección? Finalmente, conocí a Alan Vega y me animó a poner nuestra versión en disco. Fue un momento maravilloso en mi vida, era uno de mis héroes de todos los tiempos.

—Vuestro disco de Wetware del 2000 es el último que habéis publicado, ¿Cómo ha cambiado el sonido de The Cassandra Complex desde el primer disco?

Wetware fue un claro intento de mirar atrás hacia todos nuestros discos previos y crear una síntesis de todos los estilos con los que hemos experimentado. Es como un “lo mejor de CX” en ese sentido. Me gusta mucho ese disco.

¿Qué estuvo haciendo la banda durante esos largos periodos entre discos?

—Tuvimos que dejar de girar porque me puse muy enfermo y no se me permitió cantar o tocar durante muchos años. Durante esos años, todos tomamos otros trabajos en el negocio musical:yo diseño tecnología musical, Andy es un abogado de éxito, centrado en el negocio de la música, y Axel es un mezclador de sonido en directo muy conocido. Así que estábamos ocupados, trabajando “entre bastidores”, incluso cuando no estábamos sobre el escenario.

¿Cómo van tus otros proyectos Sungod y Aurora?

Aurora no es mi proyecto, es el proyecto de Patricia Nigiani. Produje uno de sus discos, un álbum fantástico que más gente debería conocer.

Sungod era (y todavía lo es) mi proyecto y una de las cosas de las que estoy más orgulloso. He estado pensado en retomarlo en un año o dos, pero estoy tan ocupado con otras cosas…

Me sorprendió leer que eres un fan de los videojuegos, yo soy tester de localización y trabajé en Oblivion y Skyrim. Has diseñado juegos, ¿qué nos puedes contar de esto?

—Cuando estuve en casa sin poder salir, mi novia me dio una copia de un RPG llamado Neverwinter Nights, así podría jugar con ella online. Me di cuenta de que el juego tenía un modo de creación, así que creé un pequño mundo RPG para que jugásemos en él (porque realmente no podía hacer nada más). Una tarde, mientras estábamos jugando, me olvidé activar la protección con contraseña del servidor y otro jugador apareció y pidió jugar con nosotros. Le gustó tanto que quería pedirles a sus amigos que vinieran a jugar también. Unos meses después, era uno de los servidores más populares en el mundo y ganó un premio. Así fue cómo comencé en el diseño de juegos. Más tarde acabé dando charlas sobre diseño de video juegos en universidades.

¿Cuándo vamos a tener el tan largamente esperado nuevo disco de The Cassandra Complex?

—Actualmente, tenemos unas 20 canciones en la que estamos trabajando…

—¿Qué nos puedes contar cómo será vuestro concierto al DarkMad?

—Para el DarkMad, desgraciadamente, no podremos traer todo nuestro gran equipo de vídeo, pero estamos preparando un gran espectáculo. Dado que dos de nosotros vivimos en Inglaterra y otros dos viven en Alemania, todos viajamos usando diferentes rutas, así que nos pasamos mucho tiempo preparándonos a través de internet. 

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More