Inicio » Crónicas » Liège New Wave Festival 2022

Liège New Wave Festival 2022

por François Zappa

Fotos: Patrice Hoerner

Cuando nos enteramos en el 2021 que Varsovie iban a tocan en el Liège New Wave Festival, no dudamos en apuntar esa fecha en nuestra agenda para poder ver a la banda francesa. Habiendo escuchado mucho sus dos últimos discos teníamos ganas de ver a la formación de post-punk en directo y además en el festival de Liège siempre nos lo hemos pasado bien. Junto a ellos teníamos a Ground Nero, a los que habíamos visto el año anterior, la EBM de WÜLF7, una banda que ha sonado bastante últimamente en los medios como es We are Ooh People y el shoegaze de los polacos Give Up To Failure. Nuestros amigos del sello Vuz Records habían venido también al festival y aprovechamos para comprarles algunos discos de su sello.

Con tal cartel nos sorprendió la poca asistencia. El festival no era para nada caro, a veinticinco euros la entrada anticipada y los precios ya en el recinto eran muy baratos, unos tres euros por una copa de vino o cerveza. Nosotros volvimos a contar con la hospitalidad de Marcellin y Nathalie, pero hubiéramos pagado un hostal/hotel sin problemas.

Tras un largo viaje empezamos la jornada con la banda de electro-wave procedente de Brujas, We Are Ooh People. Comenzaron con los cantantes uno de espaldas al otro y unidos por un lazo luminoso, una puesta en escena bastante llamativa y original. Así abrieron fuego con la bailable y agrabable «We Sell Secrets». El siguiente tema, «Hot Asian» fue incluso más movidito y «Transition» me pareció un muy buen tema, muy potente y con sonido electro que vino muy bien para esa hora post-siesta. «Vodka with Lime» me recordó la electrónica noventera y la banda me fue ganando poco a poco. «Cigarette favorite» fue un tema más lento, electrónica fría y atmosférica que entró muy bien. «White Room» fue otro tema potente con dura percusión, en el que la cantante mostró bastante agresividad. «Days Come and Go» fue un tema muy pegadizo con buena interpretación de él. Me gustó el contraste entre la melancolía de su voz y la agresividad de la de ella. «Not Tonight» fue otro gran tema, muy bailable y con «28» nos demostraron lo variado que pueden sonar con muy buenos momentos electrónicos. «Boner» nos puso, definitivamente, a bailar y «Crash and Burn» resultó enigmática y contó con potente guitarra. «Bad Dream» fue un tema de buena electrónica y «Come Closer» me gustó por su potente bajo. Muy buen concierto para ser una banda de solo un disco.

Los siguientes en salir al escenario fueron los polacos Give Up to Failure que eran los teloneros de la gira de Varsovie. Hacen post-punk con mucho de shoegaze y me gustaron bastante con sus temas «Chimeric Head» o «Slow collapse» esta última con un comienzo del bajo y batería contundente. Aunque son bastante jóvenes manejan con maestría el arte de crear muy buenas atmósferas con sus guitarras. También tienen un solo disco, titulado Burden, del que sonaron algunos de los temas que escuchamos, aunque otros tanto todavía no creo que hayan sido publicados. De estos últimos, «Savior» sonó potente y épica con un gran uso de los teclados mientras que «Holy Drug», esta sí presente en el disco, sonó más atmosférica, con gran hacer del batería. «The Husk» nos invitó a soñar y realmente me quedé sorprendidos al poner mis ojos en las enormes pedaleras de los miembros mientras me asaltaba la intensidad de «All I Wanted», un tema donde el batería siguió brillando. Terminaron con la potencia de «Million Worlds».

WÜLF7 es un dúo de EBM de toda la vida formado por Blondwolf y CyrbVII que se alternan a las voces mientras que el segundo se encarga de los teclados también. En esta ocasión aparecieron con Benoît Buyse a la percusión. La banda se ha autoeditado un par de CDs, que hubiéramos comprado si no hubieran desaparecido del stand tan pronto. Al percusionista, también conocido como Dreadfool, le reconocíamos de haberle visto subir al escenario a cantar un tema con Deleritas en la edición del 2020. Tras un potente comienzo tocaron «Child Soldier» de su primer disco. Siguieron con «In What Name», con las dos voces. Tras comentarnos que era el cumpleaños de Dreadfool siguieron con «Humanity», un tema con un gran comienzo. Siguieron con la potente y rápida «W.A.W.W.A.» La verdad es que no es difícil describir un concierto de EBM: tiene que ser potente y agresivo. Y eso ofrecieron WÜLF7 ese día, potencia y agresividad. A continuación, disfrutamos de «Ephemeral Human» con el cantante de rodillas y «Fight» con buenos y agresivos teclados. Tuvimos también el tema que titula su último CD, «I Don’t Want (anymore)» y «Morbide», una de las mejores composiciones de este trabajo. Dreadfool se puso a la voz para «Wolf» junto al cantante principal, un tema muy potente y agresivo. Como bis volvieron para «EBM Nation», todo un himno a la escena y que nos pareció un perfecto final.

Estábamos cenando cuando sentimos que Varsovie empezaban a tocar, así que tocó dejar parte de las patatas de nuestra hamburguesa para ver al trío francés. Empezaron con la intensidad de «Magnitizdat» y, de ahí no bajaron. «Sunsiaré» nos gustó por la potente voz y guitarra, una gran muestra de nervioso post-punk con parte final instrumental. «L’Éclaircie» contó con otra gran interpretación y es un tema que va ganando intensidad. La rápida «Retour de Flammes» fue otra muestra de fuerza, y «Killing Anna», uno de sus grandes temas, fue cantada con una gran pasión por Grégory. «L’Ombre et la nuit» es de los mejores temas de su último disco y contó con un gran trabajo de batería por parte de Arnault, «Série Noire» nos mantuvo en vilo con esos momentos rápidos e intensos marca de la casa. «Sur la nature du vide», fue otro gran tema anguloso. «Coups et blessures» fue otra gran muestra del sonido de la bandas, con la potente batería como base, afiladísimas guitarras y la peculiar forma de cantar de Grégory. «Détruire Carthage» nos dejó sin sinónimos de intensidad  y «Leningrand» volvió a brillar instrumentalmente siendo un final demoledor. Muy buenos.

Ground Nero es una conocida banda de rock gótico belga que cuenta ahora con Mark Sayle de Mark E Moon a las voces. Los vimos en el pasado Sinner’s Day de invierno, ya sin su primer cantante. Son un trío con Peter Philtjens al bajo y Peter Smeets a la guitarra que abrió fuego con «They Knew». A continuación, tuvimos una sentida interpretación de «Heaven Sent», un tema más atmosférico de buen rock gótico. Continuaron con «Vendetta», la potente «The Risen» y «Litany» donde Mark cantó con su voz más profunda. Tuvimos varios temas nuevos esa noche, como «Mad House» o «At Dawn». Mark parece sentirse mejor en esos temas nuevos hechos para él. Tuvimos muy buenas guitarras tanto en «Promise», como en «The Furnace», dos de los avances que habíamos escuchado ya con Mark como cantante. Las grandes atmósferas de la lenta «Dark Descent» dieron paso a «Dead World» y el tema que titula el disco más famoso de la banda, «Divergente», que contó con un muy potente sonido. Con «In The Blood», otro buen tema de rock gótico nos quedó claro porqué son tan famosos en Bélgica. Para el bis, visto que no tenía más temas preparados, tocaron de nuevo «The Furnace». Ahora a ver cuándo podemos ver a la otra banda de Mark, que han sacado muy buenos temas últimamente.

Cuando terminó el concierto pudimos saludar a los chicos de Varsovie y ver a Mark hablando con los fans mientras DJ Gondrand ponía su selección de clásicos de la música oscura. 

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More