Portada » Entrevista a Test Dept

Entrevista a Test Dept

por François Zappa

Test Dept, auténticos pioneros de la música industrial, han llevado una interesantísima trayectoria, desde la formación de la banda a principios de los ochenta, marcada por la coherencia y el activismo político. Hemos tenido el placer de entrevistar a dos miembros de la banda que además han aportado textos extraídos del libro Total State Machine que ayudan a contextualizar la carrera de esta increíble banda. Podremos verlos en directo el 1 de noviembre en el Sinner’s Day que se celebrará en Bélgica.

—He leído que ninguno de los miembros de Test Dept tenía trabajo cuando se formó la banda. ¿Cómo era vivir en Inglaterra a principios de los ochenta?

—Paul Jamrozy: Veníamos de distintas partes de Inglaterra y nos asentamos en New Cross, que era una zona venida a menos, muchas de las propiedades y negocios que nos rodeaban habían sido sellados, había muchas casas ocupadas y fue ahí donde Test Dept vivió y trabajó. La comunidad consistía en una mezcla multi-cultural de estudiantes y gente sin trabajo. Musicalmente, la escena punk se había dispersado, pero la experimentación del post-punk había cambiando el ambiente sónico. La música era una fuerza vital que aportaba un foco y un antídoto para la opresión que existía.

En el panorama político, Thatcher fue elegida en 1979, y no tardó mucho en meter a Inglaterra en una guerra en las Malvinas y concentró al país alrededor de un mensaje ultranacionalista, elevando su popularidad antes de las elecciones que estaban próximas. Su relación especial con el presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan fue para abrir las puertas a una economía neo-liberal con sus tácticas de doctrina de choque que, muy pronto, tomaron efecto. La cultura de la resistencia apareció como una fuerza de contrarresto y Test Dept se pusieron al frente de las barricadas.

—Hace más de una década, visité Sheffield para intentar comprender como fue que la música industrial «empezó» allí. Y llegué a la conclusión que le eterno ruido de las fábricas había sido importante en la creación del estilo. ¿Cómo creéis que el vivir en los muelles de Londres ayudó a desarrollar el sonido de la banda?

—Graham Cunnington: Nos mudamos a la zona de los puertos del South London, donde estábamos rodeados por las inevitables consecuencias de las destrucción de Thatcher de la industria pesada y de la base económica de producción a favor de una economía de los servicios. Chapas onduladas, barriles de cervezas vacíos, cilindros de gas, muelles de coches, todo estos nos rodeaba. Deptford Creekside era nuestro parque de recreo, paseábamos sin rumbo alrededor de las viejas fábricas en decadencia, rebuscábamos en las orillas del Támesis y escarbábamos en los vertederos que proliferaban en ese área.

—La banda ha usado siempre instrumentos poco convencionales como pedazos de metal y maquinaria industrial como fuente para sus sonidos. ¿Fueron Einstürzende Neubauten una inspiración o las dos bandas, simplemente, hicieron lo mismo al mismo tiempo?

—Paul Jamrozy: Vi a EN en Berlín cuando eran como una bola de demolición para la música rock mainstream. Esos eran ideales que compartíamos cuando todavía éramos novatos. ’Steh auf Berlin’ tocó una fibra sensible. Fue un toque de clarín para levantarse y luchar y parecía personificar lo que estaba pasando en Europa en ese tiempo.

—Graham Cunnington: Estábamos en el mismo sello que ellos (Some Bizzare). Tocaban percusión metálica. Ahí es donde la comparación termina para nosotros. Eran creativos, y de alguna manera innovadores, con su uso del sonido, especialmente en sus primeros años; pero parecían estar trabajando más dentro de la estética «rock», lo que no era nuestra escena para nada.

—Paul Jamrozy: En nuestro libro ’Total State Machine’ Jani de Laibach comparó a varios grupos de esa era y equiparó a EN con la Velvet Underground. Creo que fue una observación bastante astuta. 

—History, (the strength of metal in motion) fue publicado en 1982, y es el primer casete de la banda, publicado para celebrar el primer año de carrera. ¿Cómo describiríais eso días?

De la obra teatral Pain de Graham Cunnington (TSM): Empezamos a ensayar en un oscuro sótano frío y húmedo, iluminado con velas. Nuestros instrumentos: un cubo de basura que habíamos encontrado fuera, hierro corrugado arrancado de una valla, un tanque de agua encontrado en una zona de desperdicios, un par de tanques de petróleo de trapero (vendedor de basura que iba en un carro tirado por un caballo), piezas de metal dobladas de una fábrica abandonada, y la parte interior de un piano viejo con las cuerdas peligrosamente tensas. Comenzamos a golpear, hora tras hora, día tras día. Un increíble, escándalo demente que volvía a los vecinos locos, y que traía a la policía a la puerta. Continuamos tocando, a través del dolor, enfocando nuestra ira, intoxicados por los golpes. El ritmo nos unía, creando una voz, impulsado por el poder en nuestras manos, creando nuestro propio futuro. Transformando la ira en algo positivo. Sin sentido del uno mismo. Energía pura y guiada. Generando más poder juntos del que pudiéramos solos, nosotros contra el mundo. Puedo sentir mis manos, mis muñecas, codos y hombros desatándose. Las baquetas volando más rápido de lo que puedo ver. Nuevos ritmos saliendo disparados de mí. Sangre y sudor expulsando a los demonios. Encontrando la paz en lo extremo. Un lugar tranquilo en el corazón de la tormenta.

—En Ecstasy under duress, nos encontramos con algunas de las primeras grabaciones en directo de la banda, algunas de ellas de eventos ilegales. ¿Cómo era la atmósfera en estos primeros conciertos? La banda incluso fue arrestada, ¿verdad?

— Extracto de TSM: Titan Arch November Reprisal ocurrió en Titan Arch nº 12 en Waterloo. Un gigantesco arco que salía de un túnel central bajo las líneas de metro que venían del núcleo principal de Waterloo Station, justo al sur del río en Londres. El nombre resultó ser bastante irónico, debido a la redada a gran escala de esa noche. Cuando promocionamos el evento, la localización la mantuvimos secreta, y era difícil de encontrar, así que pintamos con spray nuestro nombre con flechas desde la calle The Cut de Waterloo, por todo el camino hasta el lugar – las direcciones todavía estaban en la calle Great Suffolk 20 años después. La entrada tenía un mapa en la parte posterior para indicar el lugar. La dirección no fue publicitada en la prensa pero considerando el número de policías que había allí, debían haberlo sabido todo desde antes. Irrumpieron de una forma que podríamos llamar militarista, a través de la entrada en líneas rectas, poniéndonos a todos en guardia y aislando a la audiencia en pequeños grupos. Había al menos tres furgonetas de la patrulla especial junto a la policía normal.

Nosotros habíamos hecho la prueba de sonido y estábamos  en  una pasarela viendo debajo a la multitud de 1200 o más que ya estaban dentro (incluyendo a policías de paisano, uno en vaqueros con una cresta). Teníamos unos viejos altavoces que corrían a lo largo de cada lado del gigantesco arco del tren, una parte retransmitiendo a volumen atronador Voice of America y la otra Radio Moscow. Entonces llegó la policía con un megáfono, que parecía un poco diminuto comparado con las filas que teníamos nosotros. Una voz gritó: «-Esto es una redada de la policía». La excitación era tangible y algunas personas pensaron que era parte del evento. Entonces llegaron en manadas y rodearon a todo el mundo, pidiéndoles sus nombres y direcciones. No permitieron que nadie se fuera hasta que no fueron todos «procesados». Fuimos todos arrestados y llevados a celdas en la estación de policía de Southwark. Hubo muchas preguntas. Roy Hanney que nos condujo al sitio y nos ayudó, fue arrestado por «beligerancia hacia los oficiales de policía».

Marc Almond fue arrestado por estar en la puerta principal con un montón de dinero suelto en sus bolsillos. Fuimos totalmente bulliciosos en las celdas, cantando durante toda la noche hasta que nos pusieron de patitas en la calle a las 4.30 de la mañana sin ninguna forma de volver a casa ya que habían incautado la furgoneta con nuestro equipo, todos los materiales de construcción dentro del arco y el dinero de la puerta. Nunca nos pusieron cargos y finalmente tuvimos nuestro equipo de vuelta. Sustituimos este concierto con otro al Heaven cobrando 75p. Fue una ocasión fenomenal, el perfecto antídoto a los eventos en Titan Arch. 

—¿Cuál es el concepto detrás del Ministry of Power? Es también el nombre de vuestro sello, ¿verdad?

— Extracto de TSM: MOP fue una expansión de TD: un vehículo de producción incorporando colaboradores creativos para los trabajos en directo de gran escala. Se originó en The Unacceptable Face of Freedom, un seminal evento in situ en Paddington, y en performances multi-disciplinarias más monumentales. Desarrollamos más la idea con algunos voluntarios indispuestos cuando representamos a Inglaterra en la EXPO universal del 86, celebrada en Vancouver, en la que contamos con el apoyo de la banda del regimiento de la reina, el día que la Primer Ministra Thatcher hizo su visita. Demonomania, una pesadilla influenciada por El Bosco, incorporaba una purga ritual del Monasterio de San Benito in Valladolid – el lugar de nacimiento de Torquemada, Inquisidor General de la Inquisición Española, y fue una colaboración incluso mayor con artistas locales y músicos de la ciudad. Siempre hemos estado interesados en trabajar de forma colectiva y las colaboraciones han sido una extensión de este enfoque. Nuestro trabajo con artistas tan distintos como Brith Gof, Diamanda Galas y Alan Sutcliffe (Kent NUM – de la comunidad minera) nos ha proporcionado experiencias enriquecedoras y creado algunos de nuestros mejores momentos. Encontramos que de la inversión y expansión de nuestras ideas que deriva de la práctica colaborativa, resulta una experiencia transformadora y deseamos tener futuras posibilidades en esta dirección.

—Siendo español, tengo curiosidad por ese concierto en el Monasterio de San Benito. ¿Nos podéis contar algo más de esto?

—Paul Jamrozy: En 1980, había algunos grupos excitantes de performance emergiendo en Europa, como La Fura del Baus y Archaos. Su trabajo estaba cercano al espíritu de los eventos que el MOP estaba organizando. El ‘ Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle’ en España no ofreció la oportunidad de representar un evento en un viejo monasterio en Valladolid. Empezamos a hacer los deberes. Filmamos algunas procesiones católicas de Semana Santa y grabamos los ritmos de batería tradiciones y las gaitas locales. Vimos el documental de Buñuel sobre los aldeanos de Calanda que tocaban la percusión durante todo el día y toda la noche hasta que sus manos sangraban. Leímos sobre la Inquisición, la guerra civil española y Franco – cuya dictadura había terminado no hace mucho. En nuestra imaginación, la estructura de este viejo monasterio resonaba con eventos pasados y atrocidades, enlazados con el fascismo y la intolerancia religiosa y el antisemitismo. Con Demonomania, intentamos, a nuestra manera, exorcizar esos demonios.

—Brett Turnbull (TSM):  La performance fue llamada Demonomania y las pinturas del infierno del Bosco fueron una referencia importante, con gigantes instrumentos musicales que también servían de instrumentos de tortura. La acción nació, en buena medida, del estudio de las técnicas que la Inquisición desarrolló para manipular la histeria pública durante la caza de brujas.

Para las proyecciones, Brett Turnbull fotografió la ciudad fantasma de Belchite, abandonada tras la guerra civil y dejada intacta como un espeluznante monumento en el desierto español. La imagen icónica de esos conciertos era un dictador o, como en el Dorian Gray de Oscar Wilder, un retrato que se descomponía que reflejaba la maldad internalizada, como mirar profundamente en el alma corrupta de un líder fascista. La imagen del escenario del monasterio se convirtió en la portada para el disco Good Night Out.

—¿Qué nos podéis contar de la colaboración con el South Wales Striking Miners Choir que fue el origen del disco Shoulder-to-Shoulder? Girasteis e hicisteis este disco para apoyar la huelga minera ¿verdad?

—Graham Cunnington: La huelga de lo mineros resonó en nosotros entonces y ahora, y todavía es relevante ya que marca el momento en el que el consenso liberal de después de la guerra finalmente empieza a estar completamente roto, cuando la desinhibida economía de libre mercado neoliberal pudo ser completamente implementada. La huelga de los mineros fue la campaña central en Inglaterra, la última gran resistencia a la introducción del sistema de avaricia individual y corporativa que ha conducido, a lo largo de los siguientes años, al caos ambiental, social y político de hoy en día. Thatcher sabía que si podía romper a los mineros, podría romper los sindicatos y a partir de ahí, permitir la implementación de la hegemonía corporativa y de reducidos derechos para los trabajadores. Este modelo se ha extendido mucho subsecuentemente por todo el globo terráqueo. 

—Del diario de Angus Farquhar – TSM: Hay un incalculable poder en mezclar juntas dos músicas con distintos antecedentes. Una alquimia de posibilidades, de confusión y de verdad que conduce a nuevos patrones y una extensión de horizontes. Aquellos que escuchan el coro no lo pueden hacer sin una mayor apreciación de las raíces de su lucha. Un trasfondo histórico se vuelve presente con una relevancia invariable. Test Dept no deberían ser relegados a los márgenes del avant-garde, tampoco al barato campo de batalla de la arena pop/rock. Los logros genuinos vienen de presentar lo que está pasando en frente de los ojos de la gente, de una forma que abandone las fórmulas de fácil asimilación. Aquí hay verdad enseñada bajo una luz brutal y severa – una interrogación inversa. 

Beating the retreat está considerado el mejor trabajo de la banda. ¿Estáis de acuerdo? ¿Por qué creéis que los fans prefieren el tercer disco de la banda?

—Paul Jamrozy: Realmente nuestro primer disco en vinilo. Fue un progreso sónico enorme a partir de nuestro sonido improvisado, ayudado por el genial productor Ken Thomas. Siempre hemos tratado el estudio de forma diferente a los conciertos en directo, en los que ese sonido crudo y esa energía eran algo que no podía ser capturado fácilmente. Tiene material muy potente que está reconocido como significativo de la escena industrial inicial.

—Graham Cunnington: Diría que The Unacceptable Face of Freedom se encuentra también ahí, pero nuestro catálogo cubre un abanico tan amplio y a los diferentes fans le gustan diferentes periodos y discos. 

—Paul Jamrozy: Para Disturbance y el trabajo actual, hemos revisado nuestro archivo e intentado capturar la cruda energía de los primeros trabajos combinadas con los valores de producción contemporáneos. Creo que siempre hemos intentado hacer algo diferente en las grabaciones, no hemos estado interesados en repetir una fórmula, hemos mostrado bastante diversidad al trabajar con muchos artistas diferentes y con una variedad de estilos que van de la clásica al techno. Claro que todo esto es altamente subjetivo.

—¿Por qué dejó la banda de trabajar con Some Bizarre tras este disco?

—Paul Jamrozy: Para darle el debido crédito, Some Bizarre fueron responsables de juntar bajo el mismo techo a muchas de las mejores bandas experimentales y alternativas y fueron intocables durante un largo periodo. Todas estas bandas eran muy diferentes, pero compartían un sentimiento de aventura creativa que no es muy usual. Éramos fieramente independientes mientras que reconocíamos que lo que teníamos en común con bandas como Neubauten, Laibach y otros era, en gran medida, nuestro sentimiento de ser europeos en medio de la guerra fría. El sello tuvo su época, pero se colapsó posiblemente por ser demasiados ambiciosos y por no tener cuidado en el día al día de los negocios y de mantener a los artistas felices. 

—Como en otros disco, The Unacceptable Face of Freedom comparte el nombre con un evento que sucedió en esa época. ¿Fue disco creado con la música tocada ahí? Fue una colaboración con Malcolm Poynter, ¿verdad?

—Paul Jamrozy: Fue un acuerdo con el escultor del South London Malcolm Poynter cuyo trabajo adornó la icónica portada del Unacceptable Face of Freedom. Vimos su trabajo e inmediatamente vimos la conexión. Nos encontramos con él y estuvo verdaderamente abierto a una colaboración. Nos permitió crear imágenes de su trabajo para la portada y usarlas como visuales para una actuación en directo. En la época del disco, produjimos el espectáculo de UFoF en el Paddington, que fue el primer evento colaborativo del Ministry of Power con bailarinas, poetas, artistas circenses, escultores de metal, mineros militantes y Malcolm con sus esculturas en el lugar como parte de la performance y también proyectadas en película.

— Extracto de TSM: El enfoque para hacer este trabajo fue una respuesta política y una oposición cultural directa a la subida del thatcherismo. Con el Ministry of Power, Test Dept buscaban expandir la escala de los conciertos en directo, requiriendo un gran grado de colaboración entre los elementos. La sorprendente localización requería una puesta en escena a medida y el entendimiento de los movimientos de la audiencia para combinar instintivamente un número de formas de artes diversas en una sola, para entregar una estética unificada para este seminal evento a gran escala. 

—Test Dept han prestado especial atención a la parte visual de sus espectáculos. Para vosotros, ¿cuándo se ha conseguido la mejor conjunción entre imagen y sonido?

— Extracto de TSM: Hoy estamos trabajando con el artista australiano David Altweger que tiene un estilo único y original que es a la vez abstracto y basado en un hilo argumental, altamente político y que reacciona al audio, lo que lo convierte en una experiencia total. Los visuales han sido siempre una parte integrante de nuestras actuaciones desde los primeros días con Brett Turnbull y un estilo más constructivista influido por los directores de cine soviético avant-garde Vertov y Eisenstein, pero con una atmósfera muy inglesa.

Usaba la disminución del trabajo físico en Inglaterra y lo yuxtaponía con un uso irónico de la imagen de Stakhanovite (trabajador heroico). Estábamos rodeados de miles de fábricas vacías, puertos, y páramos en el South London. Inglaterra, vista como un poder en la producción, se estaba desmoronando, nuestra visión era el comentar y el reflejar ese desmoronamiento, valorando lo que era menos apreciado dentro del sistema capitalista, haciendo algo positivo con cada poco, una línea a través de los valores DIY del punk.

Materia Prima es más atmosférico. ¿Es porque es un música hecha para un ballet? ¿Cómo eran los conciertos de esta gira? ¿Trabajasteis con coreógrafos?

—AF y PJ: Sí, Materia Prima fue una banda sonora para una colaboración entre Test Dept y la Rotterdam Dance Company, que giró por Holanda. Desafortunadamente, se convirtió en un choque de ideas entre el coreógrafo y nosotros, un choque entre crear desde un punto de abstracción, o la narrativa anclada en nuestro enfoque marcado por la ideología (los bailarines tendrían que tocar percusión, nosotros deberíamos bailar, invirtiendo los estereotipos interdisciplinarios). Nuestras esperanzas eran altas, esto iba a ser una nueva forma de performance de danza /música utilizando las ideas del ritual público elemental, un valiente intento de re-capturar el espíritu de los ritos pre-cristianos. De todas formas, la colaboración es difícil y en esta ocasión casi nunca llegó a funcionar.

—Pax Britannica fue otro interesante disco, basado en una partitura de John Eacott y donde participaba la Scottish Chamber Orchestra. Es lo más cercano a la música clásica que han estado Test Dept. ¿Estabais interesados por esta clase de música o era lo que mejor encajaba con el evento Second Coming?

—Paul Jamrozy: Siempre hemos estado interesados en la música clásica y el uso de elementos de compositores como Gorecki, Shostakovitch y Prokofiev era parte de nuestras performances desde el comienzo. Lo que llegó a culminar en el disco Pax Britannica empezó su periplo a partir del tema en directo «Empire» del evento Unacceptable Face of Freedom celebrado en Paddington en 1986. El tema se convirtió en una de las partes principales del cambiante set en directo de TD durante los últimos años ochenta, evolucionando hacia una pieza de teatro de estilo brechtiano con varias adaptaciones y encarnaciones escaladas para grandes eventos, incluido la Expo ‘86, Siege of Wapping y el Doulton Fountain Project. Fue finalmente puesta a descansar ya que sus temas se convirtieron en el Second Coming en 1990, con una crítica con un objetivo fijado en la industria de la herencia y el uso ficticio del pasado para promover ideologías de derecha. Un aviso del clima político actual que todavía estaba por llegar de populistas fascistas autocráticos.

—Programa del evento Second Coming: El pasado es siempre una ideología creada con un propósito, diseñada para controlar a los individuos o motivar sociedades, o inspirar a las clases. Nada ha sido tan corruptamente usado como los conceptos del pasado… El pasado siempre ha servido a unos pocos; quizás la historia podría servir a la multitud.

—En cambio, los últimos discos de la banda, TotalityTactics for Evolution fueron propiamente discos, en el sentido de que no eran grabaciones en directo o colaboraciones. ¿Por qué cambió la banda su forma de trabajar?

—Paul Jamrozy: La tecnología cambia los medios de producción, estos discos son de un periodo diferente y tienen una atmósfera diferente, podrías decir que más tecnológica. Pero nosotros vemos esos discos como una reflexión muy acertada de esos tiempos en los que la tecnología tenía una enorme influencia en la música. TD siempre ha creado sonido que reflejaba el medio ambiente en el que vivíamos y el mundo como lo veíamos. Totality tiene un montón de referencias, africanas, del oriente medio, asiáticas en temas como «Woza Moya Woza (Come Spirit Come)«, «Al’ Rabih (The Spring)» o «Zazen» y hay piezas más ambientales y abstractas como ‘Red Dust’ con la increíble contribución de Katie Jane Garside. Consideramos Totality un buen disco. Tactics fue más difícil, en algunas cosas incompleto, tuvimos problemas con KK Records y lo publicaron cuando, para nosotros, todavía no estaba terminado. De todas formas tiene buenos momentos y refleja ese tiempo que fue el final de una época de TD con esa formación, trabajando de cierta manera.

—En ambos discos hay una influencia de la música electrónica de baile, como el drum n’ bass y el breakbeat. ¿Estabais interesados en este estilo de música?

—Paul Jamrozy: Nuestro núcleo fue creado en South London. Crecimos con el sonido de los soundsystem de dub y reggae, esa influencia sónica resuena a través de todos los subgéneros de música rítmica desde el drum n’ bass al Dubstep y más lejos. El cambio tecnológico trajo una democratización de la creación en el sentido de se ha hecho posible para todos el ser creativo con recursos mínimos. La música de baile electrónica ha estado en nuestro compartimento trasero desde Compulsion, nuestro primer single. El ritmo siempre ha sido el pilar de Test Dept junto a la experimentación con electrónica y los sonidos encontrados, pero preferimos ser más diversos en nuestras producción. La única cosa constante es el cambio.

—¿Cómo os ha influenciado el dadaísmo y el futurismo?

—Paul Jamrozy: Es verdad que tenemos muchas influencias artística que se remontan hasta los movimientos artísticos de principios del siglo veinte. Estos movimientos y el arte producido fue de hecho revolucionario y crítico con la sociedad en la que se desarrolló, usando el arte como un vehículo para expandir horizontes, o para crear visiones de un nuevo mundo de posibilidades.

Encontramos la energía y la visión de estos movimientos de arte inspiradoras. Nuestras zonas portuarias, que nos rodeaban, significaban la inevitable consecuencia de la destrucción de la industria pesada y la economía de producción a favor de una economía de servicios. «Usa tu medio ambiente» se convirtió en nuestro mantra, nuestra utilización de los restos de la sociedad, del desperdicio industrial, nuestro desarrollo nació de la necesidad, pero reflexionábamos sobre esto. El Dadaísmo, el Constructivismo Ruso y el Futurismo fueron todas influencias inspiradoras que alimentaron nuestra práctica artística en desarrollo, que fue esencialmente colectiva y por lo tanto manifiestamente anti capitalista.

—En el 2014, se publicó Total State Machine con algunas entrevistas y diarios de la banda. ¿Cómo surgió la idea de escribir/compilar este libro?

—Paul Jamrozy: Habíamos estado explorando nuestros archivos buscando la posibilidad de volver a hacer algunas de nuestras grabaciones, pero siempre habíamos tenido la idea de convertir todas las imágenes fotográficas, bocetos, notas, diarios de las giras y los escritos de asombrosas anécdotas en una publicación. Hablamos con Peter Webb, que estaba empezando una nueva editorial, PC Press y estaba a favor de apoyar financieramente el proyecto de libro. Así nació la idea y continuó a crecer mientras contactamos gente con los que habíamos trabajado durante esos años y recogimos historias sorprendentes. Estos textos han sido reunidos junto a piezas más teóricas que contextualizan el trabajo y lo enmarcan dentro del contexto histórico, político y cultural.

—La banda volvió con la instalación fílmica DS30 conmemorando las huelga de mineros de la que hablábamos antes. ¿Nos podéis contar algo más de esta instalación? Test Dept ha estado involucrado en otras instalaciones, ¿verdad?

—Graham Cunnington: DS30 fue comisionado por Rebecca Shatwell y el AV Festival de Newcastle, en el norte de Inglaterra, una zona que estaba al comienzo y al corazón de la industrial minera de carbón del Reino Unido. 

—Extrato de TSM: Tres de los miembros originales de Test Dept unieron fuerzas en el 2014 para presentar DS30 en Dunston Staiths en el río Tyne. La estructura de madera más grande de Europa reactivada en una instalación de sonido, luz y cine, expandiendo la historia de esta zona y del paisaje industrial regional. DS30 marcó el 30 aniversario de la huelga de mineros y del resultado de la violenta y amarga disputa entre la Unión Nacional de trabajadores de las minas y el gobierno conservador de Thatcher.

—Paul Jamrozy: Ha sido descrito como «un collage político»… mejor visto como la conversión en arma de los recuerdos y los archivos,  un conjunto de recursos para una lucha que podría ser reanudada en cualquier momento (Mark Fisher, The Wire May 2014). Siempre hemos creado performances in situ de gran tamaño, aunque prefiero llamarlas «dependiente de la localización»: desde nuestro primeros espectáculos como ‘The Unacceptable Face of Freedom’ en Paddington, Londres, en ‘86 y ‘Our Finest Hour’ en la EXPO ‘86 de Vancouver, Canadá, ‘Demonomania’ en Valladolid, España, hasta ‘Gododdin’ con la compañía de teatro galesa Brith Gof en Inglaterra y Europa 1998-90; y finalmente ‘The Second Coming’ en Glasgow para su Año de la Cultura en 1990.

Disturbance es vuestro disco del año pasado 2019. ¿Creéis que es la perfecta mezcla entre los Test Dept de hoy los de los año 80?

—Paul Jamrozy: Disturbance empezó como una exploración e investigación, reinterpretando nuestros viejos trabajo y construyendo sobre esos cimientos, pero estamos en una situación completamente diferente ahora. Pensamos que era oportuno expresar como nos sentíamos sobre el estado del mundo que nos rodea, aludiendo a cómo ha llegado a estar de esta forma. Mientras se desarrollaba orgánicamente, siempre tuvimos el objetivo de crear un sonido que fuera nuevo y del tiempo presente mientras que, a la vez, se refiriera al lugar de donde habíamos venido. Sentimos que era importante el vincular el pasado con el presente al recalibrar nuestro sonido y estética general. Trabajando con colaboradores más recientes, como el productor e ingeniero de sonido Lottie Poulet, el batería Zel Kaute, David Altweger en la parte visual del proyecto y nuestro nuevo miembro, Greg (Gergely) Konrady, nos dio una nueva dinámica y una nueva inspiración. 

—¿Creéis que la situación en Inglaterra es peor ahora que en los ochenta?

—Paul Jamrozy: Sí, ciertamente continúa a empeorar para la mayoría de la gente ordinaria, la diferencia entre los ciudadanos más ricos y los más pobres continúa a hacerse más amplia. Con más liberalización ahora con Boris, es difícil ver como las cosas mejoraran en términos de servicios públicos, viviendas, salarios y condiciones de trabajo. El país está muy dividido, un montón de personas han sido manipuladas para creer que el Brexit es sobre «tomar control de nuevo». En realidad, hemos sido vendidos a una potencial pesadilla de libre comercio de Trump.

Con suerte, del caos, emergerá finalmente un cambio hacia una visión mundial más grande, que busque abordar los problemas críticos de pobreza, corporativismo y cambio climático y encarar las verdaderas causas de la inestabilidad actual. Hará falta un esfuerzo interesado por parte de aquellos que se oponen a la dirección actual, pero tenemos que decir la verdad al poder, protestar donde es necesario y elegir a aquellos que se comprometerán a conducir a través de estos cambios positivos.

—¿Qué prepara Dept Test para el futuro?

—Paul Jamrozy: Más adelante, este año, vamos a trabajar en nuevo material y a volver a publicar material de nuestro catálogo y revisiones de nuestro archivo. Habrá también un nuevo EP con remezclas de Ancient Methods y Orphyx.

Las cosas evolucionan y cambian como la sociedad cambia alrededor de nosotros y estamos más abiertos al cambio profundo que a conformarnos con el status quo, de la forma que existe.

Miramos a la perturbación tanto en un plano sónico como físico, como un comentario y un instigador de cambio social sísmico. Una reflexión de los tiempos dramáticos que vivimos, y un aviso contra la catástrofe causada por la repetición histórica.

—¿Qué nos puedes contar del futuro concierto en el Sinner´s Day?

—Graham Cunnington: Usamos una estructura construida a partir de un andamio, adornada con varios metales y objetos de percusión y con micrófonos de contacto construidos en viejos neumáticos, que disparan samples y loops. Tenemos también batería en directo y varios mecanismos electrónicos, que alimentan la mezcla.  

—Paul Jamrozy: Nuestros nuevos miembros nos han dado nueva energía y enfoque. En ciertas formas, es un retorno al sonido más duro de nuestras raíces industriales mezclado con electrónica contemporánea en directo, esta incluye una mezcla visual reactiva al audio, que abarca grabaciones de archivo y nuevas, junto a un machacón PA doblado que viene mezclado desde la mesa del FoH. Hemos aceptado tanto el software como el hardware en la electrónica e intentamos enlazarlos a un equipo de percusión en directo, que todavía usa materiales de deshecho de nuestros alrededores, en un nuevo formato. Sentimos que la nueva performance trae un fuerte eco de Test Dept en su momento más contundente. 

Para más información de la banda, os dejamos unos enlaces:

http://testdept.org.uk/

https://testdept.bandcamp.com/

https://pc-press.co.uk/product-category/test-dept/

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More