Portada » Entrevista a Minimal Compact

Entrevista a Minimal Compact

por François Zappa

Minimal Compact fue una de las bandas más originales de los ochenta, siendo de los primeros grupos que introdujo elementos de la world music en el rock. Hoy, recorremos la historia de la banda de la mano de Samy Birnbach y Malka Spigel. Su vuelta a los escenarios, con nuevo disco, es uno de los eventos musicales más importantes del 2020. Tendremos la suerte de poder verlos en el W-Fest en una de las dos únicas fechas que la banda ha anunciado en Europa.

Samy Birnbach, trabajaste con Rami Fortis en un disco llamado Plonter, cuando todavía estabas viviendo en Israel. Rami se uniría después a Minimal Compact en 1984 y se convertiría en una estrella nacional. ¿Qué nos puedes contar de este disco?

—Samy: Yo le escribía las letras a Rami Fortis (uno de nuestros guitarristas en MC junto a Berry) que grabó el que está considerado el primer disco de punk israelí, aunque punk eran más la actitud y las letras que la música, que en el fondo era rock básico, reggae y pop. Se convirtió en un disco legendario, pero fue descatalogado por CBS, la compañía que lo publicó, pero que no sabía qué hacer con él. Diez años después, lo volvieron a publicar gracias a la demanda pública y vendió unas 10 000 copias.

—¿Por qué dejasteis Israel para iros a Ámsterdam?

—Samy: Todos nos trasladamos a Ámsterdam en 1980, básicamente para estar cerca de la música que nos gustaba, porque en Israel los únicos artistas que podías ver/escuchar eran Elton JohnEric Clapton…. Y a nosotros nos gustaban Magazine, The Clash, The Pistols, XTC, Gang of Four, Siouxie and the Banshees, Devo, Television, Patti Smith, Lou Reed, Wire, Buzzcocks, Joy Division, Cabaret Voltaire, P.I.L., Nico, Blondie, Pere Ubu, This Heat, Robert Wyatt, The Cure, Suicide, etc. Así que nos fuimos a Ámsterdam porque unos amigos que vivían allí nos dijeron que había muchas giras, especialmente en Paradiso y The Milky Way, de esos artistas y grupos que amábamos y nos habían inspirado. 

Marc Hollander creó Crammed Records y ayudó a Minimal Compact a grabar el primer EP donde además tocó ¿Cómo de importante fue para la banda?

—Samy: Marc para empezar, era un amigo mío, pero perdimos el contacto con los años. Después, en 1980, lo que después se convertiría en Minimal Compact: Malka, Berry y yo, nos fuimos a vivir a Ámsterdam. Le escribí y le dije que estaba viviendo en Ámsterdam y que habíamos formado un proyecto único llamado Minimal Compact. También le dije que habíamos hecho dos demos caseras: la primera era «Creation is Perfect (I am a Camera)» que fue improvisada alrededor de un poema del poeta beat americano Bob Kaufman. La segunda era «To Get Inside» y estábamos planeando publicar un single 7” con estos temas. Se los habíamos enseñado a Dirk Polak, que era el cantante de Mecano, y tenía un pequeño sello indie que se llamaba Torso y que le encantó lo que había escuchado y nos había ofrecido un contrato.

Mientras, Mark me envió los primeros discos de Crammed, el sello que acababa de fundar y me invitó a Bruselas donde él estaba viviendo. Sabía que era un músico excelente, pero para mí fue una auténtica sorpresa el que hubiera formado un sello discográfico. Fui a Bruselas y le hice escuchar las demos anteriormente mencionadas que le encantaron tanto a él como a su esposa Veronique y me ofrecieron el grabar el 7” para Crammed. Le dijimos a Dirk Polak que habíamos decidido grabar y publicar este proyecto en Crammed, pero queríamos que estuviera involucrado coproduciendo el mini Lp con Marc Hollander. Tanto Marc como Dirk tocaron en temas y produjeron el disco. Durante esa semana de ensayos anterior a la grabación, nació «Statik Dancin'».

¿Quién era el batería durante ese período?

—Samy: No teníamos batería por aquellos tiempos, así que se sumaron dos baterías invitados: Stephan del grupo de Crammed, Des Airs y Pitja (del grupo Mick Ness que habían fichado por Torso durante esos días). Pitja construyó su propia batería, fusionando una normal y partes de metal, la cual creó ese peculiar sonido metálico tan funky en «Statik Dancin» que intrigó a James Murphy. James me dijo cuando nos conocimos, a comienzos de los años 2000, que ese tema era uno de sus favoritos. Y yo le conté sobre la batería única que Pitja había construido. 

—Pero el 7″ se convirtió en un mini-Lp? 

—Samy: Volviendo a la grabación de este primer mini Lp, Dirk trajo consigo a Corey, otro miembro de su grupo Mecano, que tocó algunas partes de guitarra adicionales y teclados. Como la grabación iba avanzando y estábamos muy entusiasmados e inspirados, dos canciones más, las llamadas «Ready-made Diary» (usando recortes de periódicos) y «Happy Babouge» fueron improvisadas en el estudio, haciendo del que iba a ser un 7”, un mini Lp de cinco temas. Pensamos: ¡misión cumplida! Sin pensar nada sobre llevar esto un poco más lejos, pero la respuesta de la prensa musical, de los medios de comunicación y de los amigos nos hicieron cambiar de opinión. 

Max Franken se unió durante este periodo y la banda empezó a tocar en directo, ¿verdad?

—Samy: Un amigo común nos presentó a Max, nuestro batería. Se suponía que iba a ser un acuerdo temporal, ya que ninguno de nosotros, excepto Berry Shakaroff, que era el único músico profesional en la banda, sabíamos mucho sobre hacer música. Pero aprendimos sobre el camino… más grabaciones y giras nos enseñaron y la pasión por la música nos guio. Fue el periodo del post-punk y simplemente fuimos a por ello con todo lo que teníamos. Dirk y Marc de alguna manera tenían más experiencia que nosotros y ellos nos aconsejaron y tocaron con nosotros como invitados en algunas de nuestras primeras giras. De todas formas, no eran miembros del grupo «per se», ambos tenían sus propios sellos y universos musicales que los mantenían muy ocupados.  

En el primer disco, One by One, hay una canción llamada «Morpheus Secrets», la letra es tuya, ¿verdad Samy? Morpheus es tu nombre de dj, ¿cuándo empezaste tu carrera? Aparte de pinchar, eres responsable de la serie Freezone. ¿Qué nos cuentas de esta experiencia?

—Samy: Sí, escribí la letra de «Morpheus Secrets» como he hecho con el 95% de las letras de MC. Empecé a pinchar en 1978 en una pequeña discoteca de Tel Aviv (con mi verdadero nombre Samy Birnbach) llamada The New Wave Club, entre bandas que no podían tocar en ningún otro lugar porque la escena en Israel era extremadamente conservadora en esos días.

Pinché en ese club de Tel Aviv durante más o menos diez meses, pero empecé a pinchar de forma más seria en 1996 y Marc Hollander me ofreció un puesto de A&R en el sello SSR (el sub-sello electrónico de Crammed). Trabajé con artistas como Carl Craig, µ-Ziq, 4 Hero, Dj Spinna, TelexBebel Gilberto en proyectos de remezclas y en muchas más cosas, además de hacer muchas diferentes clases de recopilatorios, de hip hop a break beats o recopilatorios variados. El más conocido es la serie Freezone (7 volúmenes dobles de 96 a 2002), unos recopilatorios más o menos exclusivamente de downtempo/chill out que se convirtió en fuente de descubrimiento para productores tanto nuevos como establecidos. Viajé por todas las partes del mundo, de Japón a Rusia, pasando por China, Islandia, Corea y México gracias al éxito de Freezone. Bajo el nombre de Dj Morpheus también hago un programa de radio semanal de 3h30 en Radio Campus Bruxelles y sesiones mensuales para Kiosk Radio (una radio digital de Bruselas) y para FM4- ORF, la radio nacional austriaca.

La banda tiene el mérito de haber introducido la world music en la música popular. ¿Fue algo natural para vosotros?

—Samy: Viniendo de Israel (menos nuestro batería que se unió más tarde durante One by One) uno estaba abierto a la música global, ya que la población estaba llena de inmigrantes que venían a establecerse allí de todas las partes del mundo, trayendo sus culturas y tradiciones diferentes y la radio reflejaba eso al hacer sonar diferentes estilos de música. 

Deadly Weapons fue coproducido por Peter Principle y en él también toca Blaine L. Reininger. ¿Crees que la carrera de Tuxedomoon fue similar a las de MC? ¿Erais amigos de la banda?

—Samy: Respecto a Tuxedomoon, estábamos viviendo vidas paralelas. Se largaron de los Estados Unidos como nosotros hicimos de Israel, como refugiados culturales, ya que su música estaba consideraba demasiado europea y la nuestra no tenía ningún futuro en Israel (la ironía es que allí, finalmente fue aceptada y adorada en los últimos 20 años). Acabamos de tocar seis conciertos de reunión en Israel recientemente, y estuvieron sold out seis meses antes de hacerlos y la gente se volvió loca y cantó con nosotros durante todo el tiempo, había tanto amor que fue sorprendentemente positivo… Tuxedomoon eran amigos porque vivimos en la misma ciudad, Bruselas, durante años. El fantástico y tristemente fallecido Peter Principle, Dios bendiga su alma, produjo Deadly Weapon, nuestro disco más oscuro e industrial junto a Gilles Martin, y tocó con nosotros en algunas giras, como en Bélgica y en Italia en los ochenta. Luc Van Lieshout también giró y tocó en algunas de nuestras grabaciones, Blaine y Steven también tocaron en algunos temas raros de unos cuantos de los discos de MC.

He leído que la grabación de Raging Souls fue un periodo feliz ya que algunos de los miembros de la banda empezaron relaciones durante este periodo. Malka, ¿cómo recuerdas estos años?

—Malka: Fue hace muchos años. Bueno, ¡casi 30 años! De lo que recuerdo, fue una experiencia intensa. Fue feliz porque estábamos trabajando con un material fantástico y difícil porque Colin y yo nos enamoramos y eso creó problemas en las relaciones de la banda.

En ese disco, Malka como dices, conociste a Colin Newman y os casasteis. Juntos habéis creado el sello discográfico swim ~- Además, has publicado algunos discos como Rosh Ballata y Hide, y algunos trabajos con Colin bajo el nombre de Immersion. ¿Nos puedes contar algo más de tu carrera en solitario?

—Malka: ¡Dicho así parece que nos casamos durante la grabación del disco! ¡Para nada! Nos casamos en julio de 1986. Comenzamos el sello después de transferirnos a Londres en 1992. Hemos trabajado en tantas cosas y, además, nos trasladamos a Brighton en el 2015. Durante el último par de años, hemos vuelto a Immersion después de estar quince años sin tocar el proyecto. Personalmente, creo que el disco del año pasado Sleepless es una de las mejores cosas que hemos hecho juntos.  También tengo cierto cariño por mi EP del 2014 Gliding y mi disco del 2015, Every Day Is Like The First Day. He grabado sola tres discos y dos Eps. Immersion , en cambio, han publicado cinco discos.

The Figure One Cuts es el disco más oscuro de la banda, ¿por qué os movisteis en esa dirección?

—Malka: No fue una decisión consciente el movernos en ninguna dirección. El material se fue haciendo más complejo, pero fue un desarrollo natural para la banda. Minimal Compact nunca hemos intentado trabajar en un estilo determinado. 

—Minimal Compact tuvo una primera separación en 1988 y luego os habéis ido reuniendo ocasionalmente, pero solo para conciertos, ¿verdad?

—Malka: En realidad, Minimal Compact nunca ha existido como una banda, pero hay ciertos momentos en los que nos reunimos, principalmente para dar una serie de conciertos. La mayoría tienden a ser en Tel Aviv, pero muy ocasionalmente tocamos en Europa. La última vez que lo hicimos fue en el 2004. ¡Así que no tan frecuentemente! Más o menos nos juntamos cada tres o cuatro años, sino todos estamos ocupados haciendo nuestros propios proyectos.

¿Que nos puedes contar de vuestro nuevo álbum que está a punto de salir? ¿Por qué grabasteis de nuevo esas canciones?

—Malka: Bueno, Creation Is Perfect acaba de ser publicado y espero que lo hayas escuchado. 
Es un extraño híbrido que comenzó su vida como un disco en directo, pero ya no lo parece. Fue realmente un experimento para ver si se podía hacer algo que reflejara más adecuadamente cómo toca la banda el material ahora. Está basado en grabaciones en directo de la reunión del 2012, pero continuó como si fuera un disco en estudio. Hay un tema completamente nuevo, “Holy Roller” que fue desarrollado en unas sesiones de estudio en noviembre del 2018 cuando todo el mundo dio la casualidad de que estábamos en Tel Aviv.

¿Cuál es el estatus de tu otro proyecto Githead?

—Malka: Githead no se ha parado oficialmente, pero se hizo más complejo cuando nos fuimos a vivir a Brighton y Robin también se fue de Londres. Max siempre ha estado en Ámsterdam. En los mejores casos, siempre era difícil de organizar. No estamos diciendo que no vamos a hacer nada más con Githead pero ahora mismo estamos más enfocados en Immersion.
A propósito: nosotros hacemos ocasionalmente un evento en una galería de arte en Brighton. Al evento lo llamamos Nanocluster – https://www.facebook.com/NanoclusterEvent – es un vehículo para colaboraciones y el más reciente colaborador fue, de hecho, Robin Rimbaud. Definitivamente no Githead pero todos permanecemos muy en contacto.

¿Cómo va a ser vuestro concierto en el W-Fest?

—Malka: Obviamente, no podemos dar una respuesta a eso hasta que no hayamos tocado, pero si nuestros recientes conciertos en Tel Aviv sirven de referente, ¡será fantástico!

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More