Portada » W-Fest 2019: jueves

W-Fest 2019: jueves

por François Zappa

Si tuviera que volver a vivir un día eternamente, como en la película Atrapado en el tiempo, no me importaría si esas veinticuatro horas correspondiesen a la primera jornada del W-Fest. Vale, hubo cosas que no fueron perfectas, como quedarme en el camping: cuando me desperté, tenía que orinar urgentemente (quizás me esté haciendo viejo, o quizás, simplemente había bebido mucho la noche anterior), y no había baños portátiles a la vista. En un momento de lucidez, comprendí que los baños debían estar en un edificio cercano. Me acerqué, y junto a una cancha de baloncesto encontré los baños y las duchas. Estas eran las del vestuario de lo que parecía un polideportivo. Completamente desnudo, aunque por suerte no había nadie que pudiese ver mi vieja colita, me di una buena ducha. Honestamente, podría saltar esta parte de mi rutina eterna.

Los cinco minutos de caminata hacia el festival no fueron muy duros. El recinto (y la ciudad) son distintos a los del año pasado y esta vez, el festival se realiza en los terrenos de la Expo de Waregem. Este año, los dos escenario principales están uno al lado del otro en el pabellón principal, también hay un escenario al aire libre, una cabina de DJ en la entrada, una pequeña carpa para otro DJ y varios bares y sitios para sentarse, todo exterior. Y ahora, si te quieres sentir como el personaje principal de Atrapado en el tiempo, solo tienes que volver a leer esta crónica una y otra vez.

EMPATHY TEST

En los últimos meses, he estado escuchado bastante los discos de Empathy Test y verdaderamente me gusta la banda. Así que fue genial empezar el festival con ellos. La batería marcó el principio del concierto, a la que pronto se le sumó la bella voz de Isaac Howlett, en la inicial «Holy Rivers». Después, fue el turno de otro de sus singles: «Bare my Soul», que fue seguido de «Vampire Town», «Empty-Handed», «Seeing Stars», «Demons»… Voy a muchos festivales y pocas veces encuentro a una banda tan buena abriendo el festival. Y en el W-Fest, ¡no solo pasó en el primer día! «Losing Touch», su mejor tema, fue el primer gran momento del festival y «Here is the place», fue, tristemente, el tema con el que se despidieron.

DER KLINKE

Der Klinke era la perfecta banda para empezar y marcar el ambiente de la Wave Cave. Suman todo lo que puedes esperar de ese escenario: oscuridad, intensidad, sintetizadores, guitarras afiladas y mucha pasión. El concierto me pareció un poco corto, ya que tienen suficientes buenos temas para un set más largo. De todas formas, pudimos escuchar «Someone Who Smiles», «The River White», «The Facts of Life», «Curtains» (single de su última obra Decade en el que el bajista hizo un gran trabajo), «Bridges» y la final «The Doll». Llevan diez años tocando y creo que su música merece ya algo de reconocimiento.

SIGNAL AOUT 42

Aunque todavía era temprano, íbamos a ver, lo que era para nosotros, uno de los conciertos más esperados del festival: Signal Aout 42, creadores de algunos de los temas más clásicos de la EBM. Jacky Meurisse, ayudado por su hija Élise y Olivier Thibaut (también en Vuduvox), comenzaron con «Submarine Dance», y, honestamente, no conozco ninguna forma mejor de empezar un concierto. Junto a los clásicos, pudimos escuchar algunas de las nuevas canciones del nuevo disco de SA42, como «Welcome to Reality» y «Can You Hear My Rage?», siempre acompañadas por unos buenos visuales. Del anterior disco de SA42, pudimos escuchar su peculiar homenaje a Der Gregolini y EBMnator llamado «Freundschaft». Y otro de los mejores momentos del festival llegó con la eterna «Dead is calling»: justo al comenzar los coros iniciales, el público se volvió loco. Tristemente, todo llega a su fin, y la banda se despidió con otro de sus clásicos: «Pleasure and Crime» de 1986, con unos visuales en los que pudimos ver a varios asesinos famosos asesinos como Gary Gilmore. Definitivamente en el top 10 del festival. Y lo mejor de todo: ¡Vamos a ver a SA42 de nuevo muy pronto!

IN STRICT CONFIDENCE

«Despair», con un volumen atronador, abrió el set de la banda alemana In Strict Confidence. Los ritmos EBM de «Kiss your Shadow» llegaron después, sirviendo de perfecta continuación del anterior concierto. La banda mostró una gran energía que supieron transmitir al público. La sensual «Forbidden Fruit» funcionó como necesaria pausa antes de que tocasen la poderosa «Seven Lives»: fue el mejor momento de su concierto. La banda continuó con «Morpheus», más EBM con «Engelsstaub» y  «Zauberschloss» en la que la guitarrista bailó con su capa luminosa como si fuesen unas alas. dándole un toque de gracia y color a la música. Al final del concierto estaba realmente sorprendido: ¡cuatro conciertos muy buenos seguidos!

TRISTESSE CONTEMPORAINE

Tristesse Contemporaine son, sin duda, una banda difícil de clasificar, una extraña mezcla entre post punk y Tricky. Como una banda de after punk que hubiera crecido escuchando solamente el «Angels with Dirty Face». Empezaron con «I Do what I Want» y antes del segundo tema, el cantante presentó al batería como el segundo mejor batería del grupo. Acto seguido tocaron «Know My Name». «Let’s Go» me recordó a los Jesus and Mary Chain, aunque, en cambio, el siguiente tema fue muy bailable. Parecía que querían tocar un género diferente con cada canción. «Ceremony» fue mucho más oscura y «No hope» que me recordó los temas más poperos de Psychic TV. Continuaron con «I Didn’t know», y terminaron rapeando con «Daytime Nighttime». Quizás en otro momento o en otro lugar hubiera disfrutado más el concierto, pero estaba en una onda más oscura como para poder apreciarlos.

SOLAR FAKE

No me deberían gustan Solar Fake, pero me gustan. Encuentro su estilo un demasiado comercial para mi gusto, pero tengo que reconocer que tienen buenas canciones. «Sick of You», la primera que tocaron, es una prueba de lo que digo: una bonita melodía con un estribillo buenísimo pero, con unas estrofas muy comerciales. La gente bailó mientras sonaba, claro. «Under control» fue el segundo tema, donde el teclista (y nosotros) se lo pasó muy bien. Siguieron con «All the Things You Say», «I Don’t Want You Here» (que sonó realmente épica) y mi favorita «Not What I Wanted» (en la que el cantante no pudo evitar reír viendo los extraños movimientos que hacia el teclista). Y saben jodidamente bien como terminar un concierto: «The Pain That Kills You Too» es uno de sus mejores temas. Un concierto realmente bueno, tengo que admitirlo.

THE BLOW MONKEYS

Por fin, apareció sobre el escenario la primera banda de pop ochentero: The Blow Monkeys. Abrieron fuego con «Choice?», y presentaron «Celebrate» como Cojones to Brexit. A continuación, sonó «Crying for the Moon», y tuvimos nuestra ración de pop elegante con «Wait» y «The Coming of Grace». Cuando el cantante se paraba para hablar, era posible escuchar el sonido de la prueba de sonido de la siguiente banda. Tras tocar su versión de «You Don’t Own Me» y «The Wild River», terminaron con su mayor éxito. «It Doesn’t Have to Be this way». No estuvo mal.

Fuera, Dageist, estaba tocando en la entrada. Cada día, obsequiaron a los que estaba «tomando el sol» con un set, pero solo los pude ver en esta ocasión, cuando me encontraba camino del baño. Intentaré verlos en el futuro.

THE CASSANDRA COMPLEX

Otra de mis principales razones para ir al festival era The Cassandra Complex. Axel Ermes comenzó, solo, con «Theme from The Invisibles» y enseguida apareció el resto de la banda para tocar «Nightfall (Over EC)». Crearon enseguida una gran atmósfera que fue consolidándose con «Too Stupid to Sin», «Valis» (presentada por Rodney Orpheus como un tema basado en Philip K. Dick), la clásica «Second Shot» (que fue grabada en Bélgica) y que fue, sin dudas, otro de los momentos del festival. «What Can I Do For You» (sobre la ruptura con una chica), «War Against Sleep», la poderosa «Datakill», «Moscow Idaho» (con un comienzo en falso) y «One Millionth Happy Customer» completaron un setlist que encantó a un millón de fans felices. Otro concierto para el top ten.

TIME BANDITS

Y ahora algo completamente distinto, como decían los Monty Python: Pop con algo de funk. Comenzaron con la animada «Live It Up», tema en el que el bajista se pudo lucir. Nos mandaron un montón de energía funk, aunque la mayoría del público que estaba en el anterior concierto ya se había ido. La banda continuó con «Wildfire», en la que tocaron algo de salsa, «Hollywood Seven» en la que el cantante tuvo la oportunidad de demostrar su talento, la bonita «Listen To The Man With The Golden Voice», «Dangerous», y una buena versión de «Purple Rain». Nos quedamos sin el final porque queríamos saludar al hombre tras SA42.

MERCIFUL NUNS

Con menos gente viendo el concierto de la que esperaba, Merciful Nuns aparecieron sobre el escenario para dar uno de sus últimos conciertos. Fue una hora muy intensa en la que sonaron, desde la inicial «Neo Alpha Genesis» a «Body of Light», «Karma Inn», «Exosphere», «Blackbody/Utraviolet», la lenta «The Passing Bell», o la pesada «Thelema». Un buen concierto que, tristemente, no tendremos la posibilidad de repetir.

ECHO AND THE BUNNYMEN

Debido a los cambios en el orden de las actuaciones, solo pude ver las primeras canciones de la banda de Ian McCulloch: «Rescue», «Bedbugs and Ballyhoo» y «Seven Seas» (una de mis favoritas en directo). Los he visto varias veces, así que elegí ir a ver a The Primitives, una banda que no sé si volveré a tener la oportunidad de ver. Echo and the Bunnymen consiguieron el público más numeroso del día y los pocos temas que escuché sonaron bastante bien.

THE PRIMITIVES

The Primitives, que tocaron en el escenario exterior, no estaban del mejor humor posible: habían tenido algunos problemas en el aeropuerto con los pasaportes y por esos habían llegado más tarde. Por suerte pudieron cambiar el horario su actuación con la de The Blow Monkeys, pero eso les supuso tocar a la vez que uno de los cabezas. Comenzaron con «Thru the Flowers»: nos encontramos al batería y al guitarra de Twisted Nerve en el público, y aunque son metaleros, confesaron estar disfrutando del concierto. La banda siguió con «Spin-o-Rama», sonando todavía frescos, a pesar de los años. El concierto fue, claramente de menos a más, y la banda fue entrando en calor mientras tocaban una muy buena toma de «Stop Killing Me», «Sick of it», «Really Stupid» y «Rattle My Cage». Estábamos casi al final del concierto y ya sonaban como un cañón en «You are the Way» y «Way behind me». Terminaron con la esperada «Crash» y una versión de «Panic»(la de Reparata and the Delrons)

THE STRANGLERS

Con un poco de retraso aparecieron The Stranglers, mientras sonaba su clásico «Waltzinblack». Comenzaron con «Toilor on the sea» y el sonido de la banda era simplemente perfecto. Tocaron todos los clásicos: «I’ve been Wild», «(Get a) Grip (on yourself)», una tremenda «Peaches», «Nice N Sleazy»…. Hace unos años, había visto a los hombres de negro (y no hablo de la película), pero no recordaba un concierto tan bueno como este. Continuaron con su clásico de los ochenta, «Golden Brown», su también famosa «Always the Sun», su versión del «Walk on by» y «Something better change», esta última cantada por Jean Jacques Burnell. Aunque su set fue el más largo del festival, ya se estaba acabando, y para el final habían dejado nada más y menos que «5 minutes», y el clásico «No more heroes». Otro gran concierto.

SHE WANTS REVENGE

Unos días después del concierto, todavía estoy tatareando las canciones de She Wants Revenge. Para ser honestos, me faltaba algo en su música, pero después de su concierto, es una de las bandas que más he escuchado en casa. El comienzo fue un poco frío con la larga «[Killing Time]», pero su música enseguida nos enganchó con la brillante «These Things». Es verdaderamente hipnótico, el ver y escuchar a Justin Warfield contándote sus historias de sexo y amor, siempre con mucha pasión como en «Reasons» o «Little Stars». La banda también tocó «This is the End», «Written in Blood», «Up in Flames». Nos contaron que hacía siete años que no venían a Europa y que este era el primer concierto de la gira. Terminaron con «Out of Control» y «Tear You Apart». Un final perfecto para un largo día lleno de conciertos.

Volví al camping diciéndome: ojalá mañana no sea otro día.

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More