Inicio » Crónicas » Sinner’s Day Summer 2022 (sábado)

Sinner’s Day Summer 2022 (sábado)

por François Zappa

Fotos: Patrice Hoerner

El sábado nos levantamos temprano para comprar unas bebidas y algo de comida para dejar en el hotel, algo que siempre hacemos durante todos los festivales a los que vamos. Además teníamos especial interés en ver a la primera banda del día, los griegos Kalte Nacht, un dúo de darkwave que nos había sorprendido con su primer disco publicado por el sello Cold Transmission. 

 El sábado fue el día más castigado por las cancelaciones y habíamos perdido a Test Dept y a From the Jam. Como las desgracias no vienen solas, un miembro de Tyske Ludder había tenido un accidente, así que tampoco pudieron estar. La organización actuó rápidamente y consiguió sustitutos para estas bandas, aunque en su mayoría eran bandas que no conocíamos. Aparte de los griegos anteriormente citados, los italianos Talk to Her nos gustaron mucho, tanto que compré su último disco nada más terminar su actuación. Pero bueno, vayamos por orden.

Hacía bastante calor cuando salió al escenario el dúo griego Kalte Nacht. Con Nikos al bajo y teclados y una arrolladora Myrto a la voz nos sorprendieron gratamente. Mientras soltaban sus oscuros temas fue divertido ver cómo volaba el polen como copos de nieve alrededor de nosotros. Aparte de algún tema nuevo, pudimos disfrutar de «Humans are Mistakes», su último single » Our Moments are answers» o «Nychta Skia» con sus chillidos aterradores. Llevaba unas expectativas altas y no solo no me defraudaron sino que las superaron. Al llegar a España no dudé en encargar el disco a mi proveedor habitual.

La siguiente banda por tocar fue una muy querida en el país: Der Klinke que empezaron de una forma bien potente con «Our Dance in Darkness». Es una formación que conocemos relativamente bien, ya que la vimos ya hace unos años en el W-Fest y además entrevistamos. El público estuvo muy involucrado desde el comienzo y se le vio disfrutar con temas como «Someone who Smiles» y «Still Alone», favorita del cantante en la que demostró su pasión. En Der Klinke nos encontramos a Geert Vandekerkhof y Sam Claeys, que además tienen un proyecto con el cantante de Red Zebra llamado Pesch. A Geert lo vimos repetidamente en el festival disfrutando del resto de las actuaciones. El concierto continuó y llegamos al melancólico momento de «Curtains», un tema que trata de cómo te sientes al ver de nuevo a tu expareja. La compacta «The Facts of life» continuó junto a una potente «River White». Geert nos pidió que bailáramos durante «The Doll» que tuvo un snippet del «Psycho Killer» de Talking Heads.

Los siguientes en aparecer sobre el escenario fueron los miembros el potente cuarteto de post-punk Ist Ist procedente de Manchester. Aunque tienen dos larga duración publicados, era la primera vez que los oíamos.  Abrieron con «Stamp You Out» y repasaron sus dos discos, tocando temas como «Fat Cats Drawn in Milk», «Watching You Watching Me» o «Black» con sus magníficas atmósferas. También hicieron una parada en su EP Spinning Rooms para rescatar «Emily» y continuaron con «Extreme Greed» y «It Stops Where It Starts». Se despidieron con «Slowly We Escape», un tema que empiezan de forma solemne y luego va mostrando toda su rabia. Perfecto final para el concierto.

La última banda en añadirse al cartel fue el trío belga de nervioso post-punk Disorientations que el festival insinuó que pronto veríamos de nuevo. Sus potentes riffs fueron acompañados de unas pocas gotas de lluvia que no llegaron a molestar demasiado. Abrieron con «Wandering», el primer tema de su primer disco Memory Lanes y acompañaron su música con unas imágenes que parecían de cine mudo. Siguieron con «Words», «Leftover», un tema con grande atmósfera titulado «Allied» y otras paradas en su debut en la forma de «Waiting for», «Watching you go», «Don’t» y «Close to disappearing». Terminaron con el que fue para mí el mejor tema «Zinfandel», donde el cantante demostró una rabia que mostró en el resto de su actuación.

Sí durante el concierto de Disorientations habían caído unas gotas, cuando salió el trío Boytronic, estaba lloviendo bastante. Algunos nos resguardamos debajo de unas sombrillas para ver al grupo que se presentó con un teclista y las dos voces de Holger Wobker y James Knights.  El concierto fue muy disfrutable y bailable, aunque hubiera ganado muchísimo con mejor tiempo. La banda recorrió toda su carrera, tocando temas de la formación original, pero también de aquella en la que James era cantante principal y por supuestos algunas paradas en su último disco The Robot Treatment. Comenzaron con «Trigger Track», para pasar a «Time After Midnight», cantada por James. Del último disco recuperaron «All You Can Eat» y un poco más tarde «Under the Red», mientras que del clásico The Working Model sonaron «Luna Square», «Diamonds and Loving Arms» y «Red Chips» en el que metieron un snippet del clásico «I Feel Love». Al punto fuerte del grupo, que son las canciones ultrapegadizas se suma ahora la gran combinación de las dos voces que le da un toque muy especial a la actuación. James cantó «My Baby Lost It’s Way» y de pronto paró la lluvia para que todos pudiéramos bailar el clásico «You» en uno de los momentos que logramos inmortalizar en vídeo. Esperamos volver a verlos con mejor tiempo. 

Seguimos con el cuarteto italiano Talk to Her, que como dije antes me gustaron mucho. Presentaban su primer disco, Love Will Come Again aunque también tocaron algún tema de su EP HOME. Del grupo destaco la grave voz del cantante, perfecta para el estilo y el buen hacer del batería siempre con ritmos interesantes. Tras la lluvia, el numeroso público quería disfrutar de los conciertos y encontró buen material en la banda italiana que comparte nombre con una película de Almodóvar. Desde la inicial «Truth» fueron soltando sus composiciones con rabia, energía y precisión. Escuchamos sus temas «The Caller», «Hollow», algunos más electrónicos como, el más bailable «Ibisco» y terminaron con la lenta e intensa «Innocence». Bastante bien. 

Era el turno del grupo alemán Diary of Dreams, que nos debía una actuación tras su cancelación en el Sinner’s Day anterior porque se les mojó el equipo. Comenzaron con «Sinferno» y ya en ese momento mostraron la épica que les caracteriza. Una épica grandiosa a base de guitarrazos que continuó con la adecuadamente nombrada «Epicon». Se pusieron más atmosféricos con «Listen and Scream». Para «She and the Darkness»  Adrian Hates se sentó al piano en un momento emotivo que fue ganando poco a poco en intensidad. También sonaron «Butterfly: Dance!», que como su nombre indica es más bailable y la clásica «The Curse», para disfrute del alegre público que disfrutó en todo momento del concierto. Tras la más electrónica «Decipher Me», volvimos a la épica con «Kindrom» y se despidieron con el potentísimo final que fue «Undividable».

En la Batcave estaba pinchando el DJ Nico de Synths Versus Me, como parte de un showcase del festival catalán Ombra. Estuvimos charlando con los representantes e incluso pasamos unos ratos en su tienda. Para los que no lo conozcan, es uno de los fundadores del puntero sello Oráculo y como Synths Versus Me grabó cinco interesantes discos que os aconsejamos buscar. Hizo una selección muy personal en la que incluyó algunos grandes temas del momento, sorprendente material español y algún que otro clásico. Escuchamos en la primera media hora al ruso Kovyazin D y su «Dark Shades Of Moscow», el «Machina» de Boy Harsher, un remix de Anshaw Black por Black Merlin, «El Lugar» de NLK, un clásico de Visage, y un tema de Mirror Man de un disco que justamente me regalaron unos días después. 

Llegó la hora de que aparecieran en el escenario principal las leyendas de la EBM Nitzer Ebb, que esta vez salieron con Bon Harris como cantante ya que McCarthy estaba indispuesto. Para empezar, hay que reconocer que Bon Harris tiene una presencia escénica completamente diferente de la del cantante clásico de la banda pero le puso todas las ganas que pudo. Verdaderamente es imposible sustituir a McCarthy pero, siendo la mayoría del público de cierta edad y teniendo en cuenta que seguramente todos habíamos visto a los pioneros de la EBM alguna vez en el pasado, no estuvo mal como experiencia distinta para poder decir que vimos a Nitzer Ebb con otra voz. En cuanto al setlist, cayeron clásicos como «Control, I’m here», «Hearts and Minds», «Blood Money», «Lightning Man», «Come Alive», o el mega clásico «Join in the Chant». Había bastante público y Bon Harris demostró ser un gran showman, lo que todo aplaudimos. La recta final estuvo marcada por «Down on your knees» y un potente «Murderous».

La jornada del día estaba llegando a su fin pero aún nos quedaban dos conciertos y uno de ellos lo esperábamos con muchas ganas: John Lydon y sus PIL. Aunque tuvo ciertos problemas de voz consiguió dar uno de sus impactantes shows. Empezaron con la tremenda «Death Disco», que fue seguida de «The Body», en la que nos deleitó con su peculiar forma de cantar, alternando diferentes voces y gesticulando mucho. «Warrior» sonó bastante bien, y el grupo siguió recorriendo su interesante discografía parando en «Corporate», la famosísima, «This is not a Love Song», un tema donde brilló el guitarrista. Llegamos a «Public Image», sin duda uno de mis temas favoritos de la historia y mi momento preferido del festival. Continuaron con ese festival de insultos que es «Shoom», el «Open Up» que John grabó con Leftfield y terminaron con «Rise», tema tras el cual celebrábamos el cumpleaños del bajista. Se pasaron de hora, pero nadie se quejó por ello.

Y para terminar tuvimos a VNV Nation que soltaron sus clásicos uno tras otro tan eficientemente como en otras ocasiones. No faltaron «Legion», «The Farthest Star» con la típica caminata de Ronan Harris de una parte a la otra del escenario. El gran momento llegó con «When is the future?» y pasamos a algo más movido con «Chrome».  Ver a VNV Nation es jugar sobre seguro, y aunque no te vuelvan locos, siempre dan un buen show. «Control» sonó contundente y Harris se puso filosófico diciendo que la vida era muy corta y que debíamos pasarlo bien mientras estuviéramos aquí. «Nova» fue el momento emotivo y «Our Sins» el final para recordar. Antes de irse Harris dijo que van a sacar nuevo disco, así que no creo que tardemos mucho en verlos de nuevo de gira.

Dejar un comentario

cuatro × cinco =

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More