Portada » Entrevista a The Danse Society

Entrevista a The Danse Society

por François Zappa

The Danse Society es uno de esos grupos, que tanto a mí como a muchos otros, nos ayudaron a introducirnos e interesarnos en la música gótica. Tras un parón de veinticuatro años han vuelto con nueva cantante y cuatro nuevos discos que nos demuestran que todavía tienen mucho que decir como banda. Serán parte de un increíble cartel junto a Neon Judgement, Front 242, Die Krupps, The Young Gods, Linea Aspera, The Names, The ObsCURE y Starcontrol. Todos ellos tocarán el 25 de agosto en el Sinner’s Day Special que se celebrará en la belga playa de Ostende.

—Danse Crazy nació de la fusión de las bandas Y? y Lips X, en la que tocabas tú, Paul con Lyndon. ¿Se llegó a publicar algo de estas dos formaciones?

Paul: Bueno, hay un tema de Y? en un disco recopilatorio de bandas de Sheffield y el área circundante llamado Bouquet of Steel – el tema se llamaba “End of Act one”. Lips-X (la banda en la que estábamos Lyndon y yo) sacamos un disco en casete con, más o menos, diez temas originales en los que nosotros tocábamos y cantábamos todo. Estoy bastante seguro de que no hay muchas (en caso de que haya alguna) copias sobrevivientes.  

—¿Por qué el cambio de nombre de Danse Crazy a The Danse Society? ¿Qué tenía que ver con el sello 2 Tone? ¿Pensabais que se os podía confundir con una banda de revival ska? 

Paul: Sí, el sello 2 Tone y el ska realmente se dirigían de cabeza al mainstream y sentíamos que podíamos ser confundidos con bandas como The Selector, Specials, Madness, etc… Algo que, obviamente, no queríamos que pasase dado el tipo de música que tocábamos. No es que hubiera nada equivocado con ese tipo de música, claro, simplemente no era nuestro rollo. Pensamos que era el momento oportuno para un cambio de nombre, especialmente cuando tuvimos unos cambios en la formación con Paul Hampshire (Bee) y Dave Patrick dejando el grupo y Tim Wright uniéndose.

—Creasteis vuestro propio sello Society Records en 1981. Por aquellos tiempos no era una cosa tan frecuente. ¿Cómo surgió la idea? ¿Fue fácil de gestionar siendo tan jóvenes?

Paul: Fue más un vehículo para publicar nuestro primer single. Nos autofinanciamos ya que sabíamos que lo teníamos que hacer por nosotros mismos porque que nadie iba a hacerlo. Así nació Society Records, y simplemente continuó a partir de eso. No pensamos mucho en ello. Básicamente, Lyndon y yo nos encargábamos de la parte física y Steve hizo mucha promoción. 

—El segundo single de la banda, “There is no shame in Death,” está considerado hoy en día un clásico de la música gótica. ¿Llegasteis a tener miedo de publicar un tema tan largo?

Paul: Fue el segundo single, pero fue grabado antes, y ya que “Clock” tuvo éxito, necesitábamos publicar algo bastante rápidamente para mantener el momento. Nuestro mánager por esos tiempos, Marcus Featherby, financió la producción y estuvimos de acuerdo en hacerlo en ese momento, porque nos dio algo de tiempo para escribir más temas nuevos. “No shame” era algo completamente diferente y creo que eso era lo que más nos llamaba la atención en ese momento para publicarlo. Lo último que queríamos era ser encasillados en un solo estilo de música (algo que todavía no queremos).

—En “In Heaven (Everything Is Fine)”, encontramos un acercamiento más experimental, que también se puede encontrar en los discos de Bauhaus. ¿Qué influencias teníais en esos momentos?

Paul: Creo que estábamos influidos por tantas cosas nuevas, no solo la escena musical pero también el cine, la televisión, la moda, la política, etc. David Lynch había entrado en el alcance de nuestro radar y realmente nos había impactado. Eraserhead era tan distinta de todo lo que había. Musicalmente queríamos emularlo. Creo que pocas bandas de la época sentían lo mismo. Otra influencia en ese tema fueron los trabajos de ambient de Eno en solitario: Music for Films me viene en mente y Music for Airports. Simplemente metimos todas estas ideas en un crisol y vimos lo que salió.

—En entrevistas, la banda ha citado como influencias a Hawkwind y Pink Floyd, dos formaciones que no eran las típicas influencias en los ochenta. ¿Cómo crees que estas bandas ayudaron a formar el sonido de The Danse Society?

Paul: Éramos grandes aficionados a la música y escuchábamos vorazmente todo lo que podíamos. Crecimos en los setenta en los que bandas como Floyd, Hawkwind, Sabbath, etc. sonaban en nuestros aparatos de música. Aunque dejamos esa música atrás, todavía había matices y tonos que a veces aparecían en nuestra música. En nuestra primera banda del colegio, tocaba versiones de Rush, Wishbone Ash, Led Zep (esto pasó antes de que llegase el punk) y así, junto a ver a muchas de estas bandas en directo antes de la explosión punk del 77/78, fue como aprendí a tocar la guitarra.

— Vuestro segundo trabajo, “Heaven is waiting” era el disco que os tenía que haber puesto en la misma liga (comercialmente, quiero decir) que Bauhaus, The Sisters of Mercy o The Mission. ¿Qué salió mal según tú?

Paul: En mi opinión, la compañía discográfica nos decepcionó ya que el encargado de A&R que nos fichó, que creía en nosotros y nos prometió el mundo (lol) abandonó antes de publicarse el disco, lo que puso un gran impedimento en el proyecto. Su sustituto no tenía nada invertido en nosotros, así que hizo solo lo más básico en cuando a la promoción. También, a lo posteriori, creo que quizás no éramos tan comerciales en temas de singles ya que siempre he pensado en nosotros como una banda de discos. Creo que, si hubiéramos permanecido un poco de tiempo más, hubiéramos sido tan grandes como The Mission/Sisters etc pero…bueno, obviamente no estaba escrito que fuera a suceder así.

—Hoy en día, las grandes compañías discográficas no tienes en poder que tenían, bueno, ya no son tan grandes. Supongo que Arista fueron para vosotros el perfecto ejemplo de “discográfica diabólica”. ¿Cómo comenzaron los problemas con el sello?

Paul: Como he mencionado antes, sin inversión de tiempo ni dinero, nada dura y todo lo que Arista quería era que se le devolviese todo rápidamente, lo que significaba un single de éxito. Como no llegaba, nos echaron. Es una historia triste, pero para nada poco común.

—En el tema “Say it again,” la banda trabajó con los productores Stock, Aitken & Waterman. Verdaderamente tengo curiosidad por saber cómo era trabajar con ellos. ¿Eran muy exigentes? 

Paul: Tenían un sonido y una forma de trabajar, eso es seguro. Puedes distinguir sus discos desde los primeros segundos. Se le llamó la fábrica de los éxitos por una razón y verdaderamente funcionaba como una fábrica, es una pena que nosotros nos quedásemos sin la parte del “éxito”. Era básicamente el caso de adecuar el tema al estilo con el que ellos trabajaban – si escuchas la demo de “Say it again”, ¡es muy diferente!

Looking through consistía en algunas demos que queríais usar para conseguir fichar con una discográfica pero que al final las publicasteis ¿Piensas que fue una buena idea en ese momento? Años después, Maurizio Pustianaz trabajó sobre estos temas. ¿Cómo dirías que los ha mejorado?

Paul: Las grabaciones de Looking Through eran demos para intentar conseguir un nuevo acuerdo después de Arista, y casi tuvimos éxito, pero después eso se hizo pedazos y todo empezó a perder el rumbo, así que al final decidimos publicarlo como un CD, aunque el prensado era bastante pobre, la verdad. Maurizio (que ha remasterizado un montón de nuestro material más antiguo) era un gran fan e hizo un trabajo fantástico volviendo los temas a algo parecido a lo que yo recordaba haber escuchado en el estudio. 

—¿Qué pasó en ese momento con la banda? ¿No estabais felices con la situación?

Paul: Como he comentado, las cosas empezaron a ir sin rumbo. Estábamos desilusionados con todo el negocio y el alcohol y las drogas jugaron una parte importante. Sin dirección, la fragmentación comenzó.

—Todos los miembros de la banda (excepto el cantante) continuasteis como Johnny in the Clouds. ¿Qué nos puedes contar de tus experiencias con esta banda de corto recorrido?

Paul: Después de que Steve se fuese para buscar fama y fortuna a Londres y luego a Los Ángeles, pensamos por un corto tiempo que podíamos continuar con otro cantante (Mark de Music For Pleasure – que era la vieja banda de David antes de remplazar a Lyndon). Estuvo bien por un tiempo y escribimos y grabamos un buen disco (lo escuché recientemente) e hicimos un par de giras, pero creo a posteriori que el deterioro ya había llegado y que ya no había vuelta atrás.

—Paul, ¿cómo era tu vida durante el parón de 24 años de The Danse Society?

Paul: Después de Jonny and the Clouds, trabajé con Tim y Andy O de Blue Zoo en un proyecto, y también en algo de TV y cine con David. Después me uní a la banda Party Day, inicialmente para producir y luego para tocar la guitarra. Era excitante, fresco, potente, crudo y me encantaba, además no había presión. Era como estar de nuevo en los comienzos de The Danse Society. Claro que tenía que pagar la hipoteca, etc. así que estuve de encargado de una tienda de comics por un tiempo y luego en una tienda de discos HMV. Luego me fui a vivir a Scarborough donde trabajé en varios trabajos antes de empezar mi carrera de profesor. La música quedó en un segundo plano, hice algunas cosillas, pero realmente otras cosas tomaron importancia en este periodo y estuve entrando y saliendo de la música, algunas veces resentido, otras veces inspirado.

—Maeth, ¿qué nos puedes contar de tu otra banda, Blooding Mask? La formaste en 1992, ¿verdad? ¿Fue tu primer proyecto? Ibas a publicar un disco el año pasado, ¿qué pasó?

—Maeth: Blooding Mask no fue mi primera banda, pero sí la primera que fundé. Es un proyecto que implica esoterismo y música experimental con fuertes sonidos orquestales, tribales y operísticos en varias lenguas. Por el contenido esotérico, me centro en pillar el alineamiento cósmico adecuado y ritual, más que en preocuparme sobre mantener un programa. Es un proyecto de nicho, pero los seguidores son muy entusiastas. En cierta forma es un alivio, porque nunca nació como algo musical. Esa parte es una consecuencia. Por eso, en casi treinta años, Blooding Mask cuenta, hasta ahora, con solo cuatro discos. Tomado con perspectiva, el nuevo disco Autopsy of a Dream no llega tarde, sino que se está tomando el tiempo adecuado para ser publicado. Estoy muy entusiasmada porque Paul (Nash) se ha unido al grupo y verdaderamente estoy deseando publicar los nuevos temas y vídeos. Spoiler: el nuevo tema es en japonés.

—¿Fue difícil para The Danse Society volver con una nueva cantante? ¿Cómo fue acogido por los fans?

Paul: En conjunto fue generalmente positivo. Hubo los usuales detractores/odiadores, principalmente gente que no habían escuchado el disco Change of Skin. Es un riesgo laboral estos días (tristes trolls que no tienen nada mejor que hacer), pero nunca volvimos “para los fans”, reformamos la banda porque queríamos hacer música de nuevo y lo estábamos disfrutando. Tener a Maeth como cantante fue una revelación en cuanto a sonido y a composición (nos encanta).

—Maeth: Tengo que ser totalmente honesta aquí. Yo estaba entre la gente que esperaba ver la reforma de la banda con él, así que me sorprendió mucho cuando me enteré de que había desaparecido después de grabar la parte vocal de un solo tema. Porque el anuncio inicial le incluía fue, al principio, como un shock para mucha gente. De todas maneras, tras una década, te puedo decir que la vasta mayoría de seguidores nos apoyan entusiastamente, a pesar de algunas controversias iniciales. La razón principal por la que nuestro sonido ha ido evolucionando desde 1980 hasta hoy es porque The Danse Society nunca fue una banda que pudieras encasillar o convertirla en un cliché. Remplazar a Steve no fue una broma. Su talento y presencia eran muy distintivo y cualquier otro cantante varón hubiera encajado como un payaso en un entierro. La banda dio un gran salto de fe conmigo y confirmó su habilidad para reinventarse después de cuarenta años. El 17 de abril del 2021 celebramos el décimo aniversario de la nueva formación de la banda conmigo. Si lo piensas, esto es más de lo que la formación original sobrevivió en los ochenta, y ver a nuevas y viejas generaciones juntas, disfrutando nuestros conciertos es la razón por la que todavía estamos aquí.

—¿Cómo está Steve Rawlings? ¿Todavía estáis en contacto con él?

—Maeth: Tristemente no. Ha perdido todo contacto con nosotros. Espero que todo le vaya bien.

—Sobre Change of Skin, aparte de los cambios evidentes, es un disco bastante largo para los estándares del grupo. ¿Cuándo fueron compuestas estas canciones? El único tema cantado por Steve Rawlings solo apareció en una versión en cd, ¿verdad?

Paul: No, el tema “Towers” solo fue publicado hace un par de años (por motivos de interés general) y apareció digitalmente y en CD en nuestro recopilatorio 40 years of Danse. “Towers” fue grabado de nuevo como el tema titular de nuestro disco Change of Skin (apropiadamente).

—Maeth: “Towers” es el único tema grabado con Steve pero que no fue incluido en el disco. Los temas fueron compuestos y grabados entre el 2010 y el 2011.

—Maeth, ¿fue Scarey Tales el primer disco en el que ayudaste a componer los temas? ¿Cómo surgió el concepto para el disco?

—Maeth: Para ser honesta, coescribí las letras de Change of Skin y escribí las melodías vocales de todos los temas. Solo las partes instrumentales estaban ya escritas cuando me uní a la banda. De todas formas, Scarey Tales abrió completamente un nuevo capítulo porque empezamos a intercambiar demos y a poner nuestras ideas juntas desde el comienzo. Estábamos deseando tener nuevos temas, por eso el disco es bastante más corto, comparado con Change of Skin. El concepto consistía en contar historias de terror de forma musical, acompañándolo con un libro de versos, un poco como una banda sonora para una película, pero mucho más “vieja escuela”. Hay algunas influencias bastante interesantes ahí. “The Tale” es mi favorita. Estaba inspirada por Lovecraft cuando escribí la letra. 

—La banda ha grabado algunas versiones bastante peculiares como el “White Rabbit” de Jefferson Airplane y en VI, “The Sound of Silence”. ¿Alguna razón especial para elegir esos temas? ¿Queríais hacer unas versiones oscuras de esos temas tan famosos?

Paul: Esas dos versiones fueron escogidas por mí. Sabía que Marth haría una parte vocal sorprendente en “White Rabbit” y pensé que podríamos hacer una versión interesante y darles un giro oscuro a temas icónico (algo en lo que creo que tuvimos éxito). Estuve particularmente encantado con “Sound of Silence” ya que, comenzaba desde el riff de guitarra, pero desafortunadamente fue ensombrecida por la versión de Disturbed que fue publicada por la misma época (grandes mentes y todo eso lol).

—Según la descripción de vuestro último disco: “Sailing Mirrors es una oscura exploración de la vida pasada presente y futura”. ¿Cómo crees que el pasado ha trabado a la banda?

Paul: No pienso mucho en el pasado, más que para sentirme agradecido por las oportunidades que nos ha ofrecido (como banda y como persona). Estoy más interesado en el presente y en el futuro y en mi próximo proyecto. Actualmente tenemos nuestra celebración de los 40 años de la banda y vamos a editar algunas cosas viejas y nuevas (estoy intentando conseguir todos los temas viejos y nuevos, además de cosas que nunca han sido escuchadas por otras personas). También estoy ocupado con el nuevo disco de Blooding Mask y preparando la nueva gira Danse UK y nuestro siguiente disco. Lo estoy dando todo 😀.

—¿Creéis que Sailing Mirrors es un disco que puede gustar a viejos fans de la banda?

—Maeth: Juzgando por los comentarios, ¡ciertamente lo es! Con la excepción del tema titular, que está muy orquestado y cuenta con la increíble contribución de David Whitaker, la mayoría de los temas todavía reflejan el sonido original. Todavía es la misma entidad reinventada. 

—¿Cómo ha vivido la banda este tiempo de pandemia? Sé que el padre de Paul Nash tristemente falleció a causa del Covid.

—Maeth: Ha habido muchas cosas buenas y unas cuantas malas. Perdimos al padre de Paul y yo he perdido a mi bebé (canino), y sé que no necesito decirte cuando los echamos de menos. De todas formas, estar en casa ha sido una bendición de algunas formas porque tuvimos todo el tiempo para continuar trabajando en Sailing Mirrors en nuestro estudio y disfrutar de algún tiempo reparador juntos. Tuvimos la suerte de tener un par de increíbles giras inmediatamente antes de que el confinamiento comenzara. Teloneamos a Toyah el 29 de febrero en Scarborough y después tocamos en el Porta Nigra Festival en Bélgica el 7 de marzo. Después todo se congeló, pero no para nosotros. ¡Estamos deseando estar de gira de nuevo!

—Sé que es bastante difícil pensar en el futuro con la situación en la que vivimos, ¿pero qué planes tiene la banda? ¿estabais grabando en el estudio hace poco, ¿verdad?

—Maeth: Sí, estamos ocupados grabando la continuación para Sailing Mirrors que esperamos publicar al final de este año o al comienzo del 2022. Esperemos que nuestra gira inglesa con Inertia, Black Light Ascension y Form siga adelante y se pueda hacer en julio. También estoy deseando volver a Bélgica para el Sinner’s Day Special en agosto. Estamos planeando, cautelosamente, más fechas que serán anunciadas pronto.  

—El año pasado, la banda publicó un disco en directo con material grabado entre 1980 y 1982. Además, en Bandcamp habéis colgado otro directo de los tiempos de Danse Crazy. ¿Vamos a tener más material de esa época? ¿Habéis pensado alguna vez en publicar un disco en directo con los temas clásicos cantados por Maethelyiah?

Paul: Sí, como mencioné cuando hablaba del 40 years of Danse, estoy intentando conseguir un montón de material interesante. Se van a publicar más cosas, tanto en audio como visual, incluyendo algunas auténticas golosinas. Para estar al tanto de todo esto, sugiero que la gente se suscriba a nuestros canales, entre ellos nuestra página de Bandcamp (dansesociety.bandcamp.com). Quizás un disco en directo sería divertido, nosotros siempre tocamos en directo una selección de viejos temas. Normalmente nunca hacemos los mismos dos veces, pero son muy divertidos de tocar y, obviamente, una voz femenina añade un aspecto diferente. 

—Maeth: Ese es un punto interesante. Disfrutamos publicando “Come Inside” en una exclusiva versión de banda sonora para la película italiana St@lker en el 2013, y también publicamos una especial versión de “Seduction 2012” que puedes disfrutar en YouTube (solo para ver de noche). Sí, puedes encontrar el material antiguo en la página de Bandcamp de la banda, pero no estamos planeando grabar los viejos temas conmigo porque hay un montón de ideas que nos mantienen ocupados. De todas formas, sois más que bienvenidos a nuestras giras. Siempre nos aseguramos de que la mitad de nuestro repertorio consista en temas antiguos.  

—¿Qué nos puedes avanzar de vuestro concierto en el Sinner’s Day Special?

—Maeth: ¡Tenemos muchas ganas de volver a Bélgica! Es un lugar increíble y ¡sabemos que nos lo pasaremos bien!

Paul: No te puedo decir cuantas ganas tenemos. Nos encanta Bélgica y ¡será un concierto alucinante! Nos vemos allí <3

Y gracias especiales por las preguntas y a vosotros por leer la entrevista. Paz y amor TDS x

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More