Portada » Entrevista a Dilk

Entrevista a Dilk

por François Zappa

El año pasado vimos a DILK en concierto dos veces, una presentando su primer disco, Hardship y otra teloneando a Hapax. Para nada esperábamos que el mundo se pararía durante un año por culpa del Coronavirus y que la entrevista que le íbamos a hacer en marzo se retrasaría un año. Finalmente, y coincidiendo con su próximo concierto el 27 de marzo, hemos conseguido tener una charla con los tres miembro de la banda en su local de ensayo. Estarán tocando en Madrid en la sala Moby Dick junto a The Stirrings dentro de las Polar Shoegaze Sessions. 

Fotos: J. J. Sánchez Perales

—¿Cómo os conocisteis y empezasteis a hacer música? Dos de vosotros estabais en Vladivostok antes, ¿verdad? 

—Espe: Nos conocimos en el 2016. Yo quería tocar con alguien y empecé a mirar en la página de Atiza y vi un anuncio en el que estaban buscando bajista para un proyecto de post-punk con canciones de Joy Division y The Cure. Me llamaron y para allá que fui.

—Jaime: Formé Vladivostok con un ex-compañero de trabajo en Barcelona, un chico italiano que era batería y quería formar un grupo de versiones de estilo new wave/post punk. Así que montamos el grupo. Más tarde, se fue el bajista que teníamos y encontramos a Espe. Fue una muy buena experiencia.

—Espe: Tocamos durante solo un año y en ese tiempo dimos unos cinco conciertos. Incluso tocamos en un festival. Estuvo súper bien y llegamos a grabar en Abbey Road.

—Jaime: Luego Espe se mudó a Madrid y dos meses después me mudé yo. Decidimos montar otro proyecto, no tanto de versiones sino de temas propios.

—Y tú Carlos, ¿ya tenías experiencia con otras bandas?

—Carlos: Sí, yo soy de Guadalajara y allí he tocado con otra banda, pero no era post-punk, era más del rollo stoner rock. También hacía mis canciones en solitario, un poco más dream pop con un poquito post-punk. Pero me mudé a Madrid y aquí quería montar mi banda pero como no encontraba gente, vi en un anuncio que buscaban cantante y pensé que podía probar. Fui a la prueba: estaban muy desesperados y…

—Espe: Era el cuarto cantante ya, o el quinto… ¡qué horror!

—Carlos: Desde el primer día sí que es verdad que congeniamos muy bien, tanto en actitud como musicalmente, también con el temas de las letras, todo muy fluido, no hubo presión ni nada. Había compenetración.

—Jaime: Además recuerdo que viniste en julio, allá por las vacaciones de verano Estabas preocupado porque no te llamábamos. Estábamos todos de vacaciones.

—Carlos: Hice la prueba, y joder, era ya septiembre y no me habían dicho nada. Estaba todo rayado y le escribí a Manu, que tocaba antes con ellos, y le pregunté que qué pasaba y me dijo que sí, que contaban conmigo, pero que no volvían hasta después del verano ya que todos estaban de vacaciones. Estuve unos meses rayado.

—¿Qué música os ha influido? Normalmente citáis la coldwave.

—Jaime: Arrastramos las influencias de Vladivostok, pero cada vez tiramos un poco más hacia la electrónica. Ahora estamos experimentando un poco con el shoegaze, y un poco con mezclar eso dos estilos, una fusión de electrónica y shoegaze.

Durante una época erais cuatro, con un batería, ¿qué pasó con él? ¿Cambió vuestro sonido al convertiros en trio?

—Carlos: Hubieron movidas internas entre los miembros y al final Manu decidió abandonar la banda.

—Hace ya un par de años teloneasteis a los Chameleons, ¿cómo fue la experiencia?

—Espe: Tuvimos algún problema.

—Jaime: En la prueba de sonido había un pedal que tenía mal ajustado el volumen y por poco no revienta uno de los altavoces.

—Carlos: Los de la sala fueron un poco bordes. A nuestro parecer con nosotros no fueron muy amables comparados con otras salas de Madrid en las que hemos tocado como el Café La Palma o el Trashcan que han sido súper majetes. Fue un día un poco raro. En cuando a Chameleons y la promotora, Sturm Promotion, todo súper bien, muy majetes.

—Espe: Con Mark Burgess muy bien, en el backstage pusieron un catering muy guay y estuvimos bebiendo vino con él, que es un tío súper campechano.

—Jaime: La experiencia fue muy buena. Creo que realmente nadie nos conocía en la sala, todo el mundo había ido a escuchar The Chameleons, pero el público nos recibió muy bien.

—Carlos: El público fue muy educado y además vino a vernos ya que la gente puede llegar más justa de hora y decir que le dan igual los teloneros, pero vinieron a vernos y apreciaron nuestra música.  Salimos muy contentos

—Durante el 2019 tocasteis bastante en directo ¿tenéis especial recuerdo de algún concierto?

—Carlos: Hubo uno en verano, el día del orgullo en el que no había nadie. Fue la peor fecha jamás. Además venían unos colegas de Barcelona a tocar y los pobres se encontraron con solo dos personas, amigos nuestros. Los colegas eran SERCH.

—Espe: El de Málaga en marzo en un centro cultural, con la gente al mismo nivel que nosotros estuvo bien. Vino mucha gente a vernos y sentíamos sus miradas sobre nosotros.

—Carlos: Moló mucho el de Barcelona con SERCH. Tocamos dentro de un festival. Estuvo muy guay porque tocaban otras bandas de Barcelona, principalmente de post-punk, oscurillas. Estuvo bien porque conocimos a otros grupos del rollo, que además nos venían escuchando desde hace tiempo y dijeron: -¡coño que han venido los DILK! Luego nos fuimos de fiestas todos juntos y estuvo muy guay.

—Jaime: En el Café La Palma es donde más veces hemos tocado, unas tres. Y sí que ha habido un día que se ha llenado bastante para nuestro estándares. Fue la vez de la presentación del grupo, no del disco. Vinieron unas sesenta personas.

—¿Cómo fichasteis con Cold Transmission? 

—Espe: Fue Andy que nos escribió por Facebook. Habíamos sacado el EP con tres temas y nos escribió pidiéndonos si podíamos mandarle cinco temas más y que nos quería producir el disco. Nos comprometimos a grabar diez canciones, incluyendo las tres que ya habíamos sacado. Firmamos con ellos en septiembre y acabamos de grabar el disco en noviembre.

—Hace un par de años ya, entrevistamos a Mark E Moon, otra banda de Cold Transmission, ¿Os gustan? ¿Qué otros grupos del sello os interesan?

—Jaime: Por ejemplo SYZYGYX.

—Carlos: Mark E Moon también molan, es un rollo parecido a lo que hacemos. Ahora han fichado a un montón de bandas.

—Espe: Wow, ahora es que casi van a banda por día, se están haciendo con todo el mercado mundial.

—Carlos: Han fichado a un montón de gente nueva y algunos de los que hemos podido escuchar por encima tiene buena pinta, la verdad. Están haciendo un sello del género post-punk, yo creo, bastante sólido. 

—Espe: El otro día estuve mirando las discográficas de coldwave y tal y Cold Transmission tienen casi todos los grupos europeos. Hay otra discográfica Dark Entries, de Estados Unidos que es muy potente, pero en el mercado europeo Cold Transmission es la que tiene más bandas, más seguidores y más repercusión.

—¿Qué nos contáis de vuestro primer EP publicado en mayo del 2019 con tres temas que luego aparecieron en vuestro primer disco?

—Jaime: El primer EP de tres temas, fue grabado en el estudio que montó un amigo. Yo le di todas las pistas ya grabadas y él hizo la mezcla y la remasterización. No era el sonido que buscábamos y luego preguntando a la gente, a los del Pandora (locales de ensayo). Nos recomendaron los estudios Brazil que es donde grabamos el LP. Y a mí me encanta ese estudio, me encanta Javi, es muy bueno y nos llevamos muy bien con él.

—Espe: Incluso nos ha hecho llorar alguna vez…

—Jaime: Conectamos con este estudio bastante bien. Tiene una esencia más rockera, no es tan electrónica como la música que hacemos pero lo bueno de los estudios Brazil, aparte del material que tiene, que no he visto mejor material en mi vida en un estudio, es que Javi es muy exigente con todo y eso se nota. Cuando escuchas el disco en casa, notas que todo está muy nítido, muy bien definido.

—Para dos de vuestros vídeos habéis usado imágenes de viejas películas de Disney. ¿Creéis que el espíritu de estas pelis encaja con vuestra música?

—Carlos: Los hice yo. Primero hice el de “I Can’t Figure It Out”. Estaba muy enganchando a los vídeos de Disney de los años cincuenta y además descubrí que ya no tienen copyright. Y no sé, me parecen muy creepy: la época esa de Disney, todo lo que hay detrás, las historias, la propia Blancanieves… Los cortos de animación en blanco y negro son súper guay, y justo ese de los esqueletos, mezcla de creepy y comedia me parece que encajaba con el tema. Luego seguí investigando y para el de “Graveyard Orbit” vi el vídeo este de Life on Mars que utilizaban en Tomorrowland, la atracción del Disney World de los años cincuenta y que iba sobre el espacio. Pensé que sería una buena idea hacer un montaje, además el vídeo está muy inspirado en Dalí y quedó muy guay. A mí me gustó mucho. Y encaja muy bien.

—La publicación de vuestro primer disco, Hardship se retrasó cuatro meses porque queríais cierto sonido analógico en él. No es muy frecuente en una banda joven tener unas ideas tan claras de cómo quiere sonar. ¿Nos podéis contar algo más de vuestra experiencia en el estudio?

—Espe: El nivel de exigencia de Jaime y Javi era bestial. A veces, Carlos y yo nos mirábamos y nos decíamos que no nos enterábamos de nada. Fue difícil sacar el sonido y que todos estuviéramos contentos con él.

—Jaime: Lo que ocurrió es que inicialmente delegamos todo el sonido, digamos lo que es la producción, en Javi. Y nos encontramos con que cuando ya había mezclado casi todo, ocho temas, el sonido no nos representaba en absoluto y tuvimos que rehacer los ocho temas. Incluso tuvimos que regrabar algunos. Nos dejamos muchísima pasta pero hemos aprendido de ello.

—Carlos: Los dos nuevos temas que vamos a sacar los hemos hecho más rápido, hemos aprendido un montón y ahora trabajamos de forma más eficiente. No nos hemos quedado en plan: -aquí metería una guitarra, aquí quizás un sinte… Ya le hemos pillado el punto a Javi y él a nosotros

—Jaime: En el primer disco que grabamos, todos los sonidos de sintetizadores eran puramente analógicos, todos de allí, del estudio Brazil. Tenían los que yo buscaba el SH-101, la 909 que metimos en algunos temas… Y luego en tema guitarras, pedales, bajos, las placas de reverberación, todo lo que tienen es una pasada. Y claro todo eso dedicaba mucho tiempo. Algunos sintes estaban desafinados y tenia que afinarlos bien, son sintes muy clásicos. Ellos mantienen toda su electrónica en buen estado. Marcos, que es como el ayudante de Javi, es bastante bueno en electrónica y arregla todo. Pero sacar el sonido que busco lleva tiempo, porque muchos de los sonidos que saco son de emuladores de sintes retros ya que no puedo permitirme comprarlos. Plasmar esos sonidos es difícil, siempre cambia algún parámetro, no vale con copy/paste.

Pecamos un poco de tener demasiados sonidos. Y hemos aprendido de eso y tendemos cada vez más al minimalismo, a usar menos sonidos para que las mezclas sean más fáciles.

—Carlos, tú has escrito las letras, ¿verdad? ¿Qué te inspira?

—Carlos: Fue una etapa en la que estaba un poco jodido por motivos del curro, mucha ansiedad. Temas de pasta también, un poco de todo. Fue una manera de soltar esa ansiedad, esa mini depresión, de liberar la presión que tenía en mí mismo. Conseguí plasmarlo en las letras, lo que me ayudó bastante a mejorar. Aunque el grupo me ayudó a corregir determinados puntos de ellas. Son letras muy sinceras de cómo me encontraba en ese momento. A lo mejor no es como estoy ahora pero es un reflejo del momento en el que las escribí. Ahora los temas las escribe casi todos Espe, tanto en tema de composición, como de letras.

—¿Y de qué van tus letras Espe?

—Espe: De depresión. Las letras han sido escritas durante la pandemia. Tuve un año de mierda y me salían solas las letras.

—¿Cómo ha sido recibido Hardship fuera de España?

—Jaime: Pues mejor que en España. Hemos tenido críticas de todas partes del mundo, reviews de Estados Unidos, de Japón, de Alemania, de Holanda… Hemos tenido muy buen feedback  en general. Pero creemos que quizás no encajemos mucho aquí, no sé si por la cultura o por la falta de grupos.

—Carlos: En España, para que te hagas una idea, si siquiera nos han puesto en Radio3 que es una radio más “alternativa”. Estamos un poco “rayados” con España porque no sé si no es el sonido que se escucha o que el público no ha terminado de encontrarnos No sé, porque fuera sí que ha funcionado. Estamos contentos con el producto que tenemos lo que no sabemos es porqué en España no termina de encajar.

—Como KLID habéis remezclado vuestro “To Escape Myself” y hablasteis de un Hardship Reworks, pero que yo sepa solo habéis publicado este tema. ¿Qué pasó que no habéis continuado? ¿Os interesa el techno o algún artista del género?

—Espe: Es que a Jaime le va el techno.

—Jaime: “To Escape Myself” está pensada para jugar un poco con la improvisación. En los conciertos tendemos a tocarla de una manera diferente cada vez, siempre la hacemos al final  para cerrar. Es la machacona, la más techno. Hace referencia a grupos como Front 242… Siempre he escuchado techno industrial, techno oscuro, muchos grupos alemanes. Tuve una adolescencia en la que todo lo que hacía era electrónica, techno, minimal techno, experimental, drill ‘n’ bass. Grupos como Autechre o artistas como Aphex Twin son los que me han inspirado bastante a la hora de componer. Lo que busco en DILK es desligarme de mi lado más techno y centrarme más en el post-punk y sonidos oscuros. También me gusta el rock, la new wave, The Cure, New Order

—¿Y tenéis pensando hacer más remezclas?

—Carlos: Hay más.

—Espe: Jaime tiene temazos.

—Jaime: Hay varios problemas: a Cold Transmission no le debe gustar mucho este rollo electrónico y nos controlamos bastante con el tema de las remezclas. Hicimos la prueba con “To Escape Myself” y parece que les gustó pero no es lo que esperan de nosotros. No encajó mucho.

—Carlos: Por eso la sacamos como KLID, un grupo paralelo. También estamos ahí pendiente de que algún DJ haga alguna remezcla para promocionar las canciones

Si hay un remix guay que nos mole a los tres no dudaremos en publicarlo aunque no sea con Cold Transmission.

—Jaime: A mí me encanta el sonido de Phase Fatale, un artista que hace un sonido muy industrial, muy oscuro, un sonido que encaja muy bien en lo que hacemos. También hemos experimentado un poco con ese tipo de sonidos más ácidos y más industriales. Quizás en algún momento saquemos algún remix más.

—Espe: Estamos un poco perdidos, no sabemos la estrategia a seguir.

—Jaime: Estamos definiendo nuestro estilo. Siempre mantenemos una huella de identidad pero intentamos buscar un estilo más homogéneo en nuestros nuevos temas Ahora estamos entre el shoegaze y la electrónica Tampoco podemos avanzar mucho más, tenemos que definirnos.

Foto: Darío Bravo Agudo

—Para el recopilatorio de nuestro amigo de Other Voices, habéis hecho una versión del “Als Wars das letzte Mal” de DAF. ¿Por qué habéis elegido este tema? ¿Fue porque Gabi Delgado murió en esas fechas?

—Jaime: Un poco por eso, más que nada. Gabi Delgado tiene esa ascendencia española y queríamos hacer esa fusión ya que Carlos tenía muchas ganas de cantar en castellano. Por eso hicimos que cantase en alemán. 😊  Canta en castellano y alemán.

—Carlos: Nos pidieron una versión para un recopilatorio del sello, y la verdad es que estábamos muy enganchados a este tema y a “Der Mussolini”. Justo coincidió con la muerte de Gabi Delgado. Fue jodidísima de cantar y de sacar la letra. Muy complicado.

—He visto que el artista Charlie Scerri había hechos unas obras inspiradas en vuestra música. ¿Nos podéis contar algo más de esto?

—Espe: Hace dos años me fui a Vietnam y Laos sola y conocí a este enfermero australiano de unos cincuenta años con el que coincidí en uno de los trayectos de cuatro horas de autobús. Cuando él se estaba montando, nos sonreímos y se sentó a mi lado. Hablamos durante todo el viaje y nos hicimos colegas. Nuestra relación duró cinco horas en las que nos contamos la vida. Sabía que tocaba en un grupo, lo escuchó y se inspiró para sus cuadros.

—En directo hicisteis una versión de Molchat Doma, una banda que os gusta. ¿Habéis pensado en grabarla? 

—Espe: Esa creo que solo la hicimos en el concierto desastroso con SERCH.

—Carlos: Fue idea de Manu: sacó la base y le quedó bastante guay, parecida al original. La hicimos en castellano, pero como no fue nadie, tampoco tubo mucha repercusión. Molchat Doma no habían explotado aún como lo han hecho ahora. Hemos hablado alguna vez sobre grabarla pero la tenemos un poco olvidada.

—Jaime: De hecho todo vino del viaje que hicimos de Madrid a Málaga. Nos pegamos todo el rato escuchando a Mochat Doma. Son canciones muy pegadizas. Además se nos ocurrió hacer la versión castellana.

—Espe: “En mi botella no queda alcohol”.

—Jaime: Se tradujo del ruso al inglés y luego al español.

—Carlos: Le tuve que pedir la letra al cantante y me contestó con un enlace a YouTube.

—Espe: Luego los conocimos en un concierto y eran majísimos.

—Además ibais  a girar con Ploho, otra formación soviética. ¿Os interesan más bandas rusas?

—Espe: Me flipan.

—Jaime: El sonido que tienen Ploho es de los que más me gustan. Me interesan también Brandenberg y Super Besse. Me da la impresión de que Ploho se parecen cada vez más a Mochat Doma, que sus sonidos convergen. Aunque para mí discos son más complejos y transmiten mas que los de Mochat Doma. 

—Durante el primer confinamiento, habéis hecho una Quarantine Session para Darkitalia. ¿Como fue la experiencia? ¿Habéis estado también enganchados a los festivales virtuales?

—Carlos: Alguna cosa he visto. Yo hice un directo acústico y luego estuve pinchando un día. Al principio estaba guay pero luego me daba pereza.

—Espe: La magia que es tener a la gente cerca, contagiarte de la droga que te da la música no está.

—Carlos: Al principio estaba guay pero luego, como todo, se sobreexplotó. Para mi concierto, cogía las bases y desde el Ableton del ordenador utilizaba un programa para emitir en stream. Sacaba el sonido directo del ordenador.

—¿Como os ha afectado el Covid? Supongo que no pudisteis presentar el disco como hubierais querido. ¿Habéis podido ensayar? Ibais además a tocar en el Cold Transmission Festival, ¿verdad?

—Jaime: Bastante mal porque cada uno vive en una punta. Carlos en Guadalajara, yo en Tres Cantos y Espe en el centro. Y siempre estaba  algo confinado y no podíamos quedar los tres. Hemos dedicado este tiempo sobre todo a componer, pero cada uno por su cuenta,

—Espe: Cuando tocas con un grupo no lo haces por el dinero ni la fama. Para mí es sobre disfrutar con los otros músicos, por tocar en conciertos, por tener una motivación. Y esta pandemia, a mí me ha matado. Había planes, pero como que nos deshinchamos. No poder programar nada porque no sabes si se van a poder hacer. Ahora no programamos conciertos porque no sabemos qué va a pasar. Y a mí eso sí me ha afectado. El grupo es como la gasolina diaria que tienes .

—Carlos: Teníamos todo cogido para el festival, los vuelos, el airbnb. Todo pillado para nueve días. Nos jodió bastante. Parecía que sí se iba a hacer y estábamos muy ilusionados pero al final nos dijeron que se cancelaba. Las cosas que más ilusión nos hacían para el 2020 se cancelaron. Para la edición de este año todavía no hay nada confirmado aunque algo han comentado por redes.

—Vais a tocar en el mini festival Polar Shoegaze Sessions en marzo, ¿lo veis posible?

—Jaime: Si no nos cancelan dos días antes del concierto, sí. Tocaremos los temas más “shoegaze” ya que es un festival del género, y además vamos a tocar dos temas nuevos que esperamos publicar en breve.

—¿Cuándo se publica el nuevo disco? Lo habéis grabado en octubre en los Estudio Brazil, ¿verdad? ¿Qué nos podéis adelantar de Bad Habits?

—Jaime: La idea es sacar un EP. Antes sacaremos un par de singles y luego añadiremos otros dos singles con lo que tendremos material para un EP. Estamos un poco bloqueados por el tema de los videoclips porque la idea era sacar dos videoclips y presentarlos a la vez. Pero el cámara está confinado…

En estos dos temas estamos encontrando, creemos, el estilo que buscamos. Los temas se parece más entre sí, no son tan diferentes como en el disco anterior. Sigue teniendo la esencia electrónica de DILK, melancólica y oscura pero también tiene toques más shoegaze, más gitarreros y con más distorsión.

—Carlos: La voz también ha cambiado, el tono de la voz ya no es tan grave, Canto en un tono más neutro, incluso agudo. Es un rollo incluso más punky. Me siento más cómodo cantando de esta forma, queda menos forzado por mi parte y le da un rollo bastante guay.

—Espe: Me gustaría sacarlo para el concierto.

—Jaime: De momento será en digital pero estamos bajarando sacarlo también en vinilo.

—¿Habéis pensado en edición en vinilo de Hardship?

—Carlos: Pensarlo lo hemos pensando.

—Jaime: La discográfica vio más conveniente sacarlo en formato CD, aunque no sé hoy en día quién los compra. A nosotros nos gustaba más el rollo vinilo porque quien compra en un concierto lo ve más como un artículo de colección, ya que tu música está en redes, Spotify… Y como objeto de colección mola más un vinilo que un CD. O una casete, que me flipan. Quizás en un futuro a medio plazo.

—¿Algo más que nos podáis contar de proyectos futuros?

—Jaime: Recientemente estuvimos hablando sobre buscar nuestra esencia Probar incluso con nuevos componentes, nuevos sonidos más orgánicos.

—Carlos: Probar con batería, algo más orgánico. Y que no haya tantos sintes atmosféricos, mantenerlos pero sin tantas capas.

—Jaime: Y sobre todo hacerlo más directo, no con tanto pregrabado y llevar sintes analógicos. Todo más orgánico, más natural.

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More