Portada » Entrevista a Vice Squad

Entrevista a Vice Squad

por François Zappa

La única brigada antivicio que nos gusta en el Garaje es una banda inglesa Punk formada en Bristol en 1978. Aprovechando que vamos a poder verlos en directo pronto, hemos hablado con Beki Bondage, carismática cantante del grupo. Su primer concierto en Madrid será el 13 de junio en la Sala But, dentro de la programación de la cuarta edición del No Future Fest. Las entradas físicas se pueden comprar en Potencial Hardcore, Escridiscos, Punk Rocketz y Chopper Monster y las online aquí.

—Beki, ¿cómo te convertiste en parte de Vice Squad (quiero decir de lo que se convirtió en Vice Squad, ya que el nombre fue idea tuya)? ¿Cómo conociste al resto de los miembros?

— Vi un anuncio en la tienda Revolver Records en Bristol donde buscaban cantante y fui a conocer a Dave Bateman, el guitarrista original, que tristemente murió en diciembre del 2007 y al batería Shane Baldwin. Me dijeron que tenía una buena voz e imagen y que tenía el puesto. Entonces, Mark Hambly se unió como bajista y empezamos a ensayar en el garaje de sus padres. Se me ocurrió el nombre ‘Vice Squad‘, le gustó al resto de la banda e hicimos el primer concierto cuando todavía estaba en el instituto, así que moló bastante. 

—A final de los setenta, nos encontramos con varias bandas Punks con destacados miembros femeninos como Penetration, The Slits, The Raincoats, X-Ray Spex, Patti Smith y Siouxsie and the Banshees. ¿Te gustaban estas bandas o tenías alguna relación con alguna de ellas?

—Me gustaba su música, en particular me gustaban las voces de Poly and Pauline (Penetration). No conocía a ninguna de ellas personalmente cuando empecé a cantar, pero años después conocía a Ari Upp, Siouxsie y Pauline.

«Humane” fue el primer tema del grupo centrado en los Derechos de los Animales, publicado en un ya lejano 1982. ¿Cómo estaba visto el veganismo en la escena Punk durante esos años?

—Había algunos Punks veganos en los años ochenta, pero hay muchísimos más hoy. El conseguir comida vegana era mucho más difícil y solía pasar sin comida cuando estábamos de gira. La gente se solía burlar de mi por mis creencias en los Derechos de los Animales, pero esa gente ya no son Punks.

Stand Strong Stand Proud (1982) está considera el mejor disco de la formación original. ¿Estás de acuerdo con esto?

No Cause For Concern es más agresivo, pero el sonido en general es bastante horrible mientras que Stand Strong suena un poco demasiado «pop» para mí, pero las canciones están mejor escritas. Prefiero los nuevos discos como London Underground, pero se espera que uno mejore si sigue tocando y creo que los dos primeros discos están bien cuando consideras lo jóvenes e inexpertos que éramos cuando los hicimos. La música era dura porque éramos realmente jóvenes, estábamos todavía estudiando y viviendo con nuestros padres. Creo que la ineptitud es algo encantador en las bandas adolescentes pero irritante en bandas más viejas que usan el sello Punk como una excusa para ser vagos. Fuimos autodidactas y muy crudos, así que terminamos sonando de una forma bastante única.

—Vice Squad ha creado dos sellos, primero Riot City Records y ahora Last Rockers Records. ¿Habéis pensado en publicar los trabajos de otras bandas?

—No somos propietarios de ‘Riot City Records’, se me ocurrió el nombre y fuimos la primera banda (y la más exitosa) del sello, pero no nos pertenece, el dueño es Simon Edwards de Heartbeat Music. ‘Last Rockers’ es nuestro propio sello, nos pertenece, así que ¡tenemos que hacer todo el trabajo! Es un sello DIY muy pequeño así que no hemos pensado en publicar a otras bandas en él.

En los ochenta, Paul y Beki formabais parte de los Bombshells y tocabais hard rock. Beki, siempre has dicho que el tiempo que estuviste en esta banda fue bastante duro. ¿Cómo era recibida la banda, teniendo una cantante que venía del Punk?

—Acabamos empezando desde lo más bajo de nuevo y tocando en pubs las noches de los lunes por el dinero que dejaban en la jarra. Nadie sabía quién era y disfruté del anonimato. Trabajamos muy duro y fuimos completamente DIY así que conservé mi ética Punk. Incluso si fue difícil y fui pobre, nos lo pasamos muy bien y me permitió desarrollar mi voz y perfeccionar mi forma de componer. 

—El primer disco que publicaste cuando volvisteis como Vice Squad fue Get a Life (1998). ¿Cómo fue recibido por aquellos días?

—Es interesante, la gente me dice que le encanta ese disco, pero no recuerdo que fuera bien recibido cuando salió. Lo grabamos en mi salón, así que es verdaderamente DIY. Todavía me gustan algunas de las canciones, particularmente ‘Business As Usual’ y ‘Westend Stars’.

Rich and Famous, (2003) el disco que publicasteis con EMI suena un poco más pop, ¿os presionó la compañía para grabar singles de éxito o para tener un sonido menos Punk?

—No, EMI no nos dijo qué teníamos que hacer. Le hecho la culpa de ese disco a Paul, a él le gustan muchas cosas pop e insistió en añadir toda clase de ruidos extraños. ¡Ahora tengo la palabra final sobre qué canciones irán en nuestros discos!

—No puedes culpar a la banda de hacer siempre el mismo disco: Defiant (2007) sonaba un poco más metal. ¿Era este estilo una influencia durante esos años?

Defiant es, definitivamente, más heavy que los primeros discos, pero a mí no me suena Metal, fue grabado con mucha ira y frustración y capturamos eso en el sonido. Todavía tocamos el tema que da título al disco y «Voice of the People» en nuestro repertorio en directo. Este disco vendió bastante bien en los Estados Unidos, estuvimos firmando discos en una tienda en Los Ángeles y los chicos hacían cola alrededor de varias manzanas para tener sus cds de Defiant y sus posters firmados. Pensamos que iba a ser como la sesión de firmas en la película Spinal Tap, en la que no se presenta nadie, así que fuimos sorprendidos agradablemente cuando apareció toda esa gente para conocernos.

—En cambio, London Underground (2009) retornó a un sonido más propio del Punk inglés, ¿queríais volver a vuestras raíces? ¿Cómo definirías este sonido?

London Underground ocurrió naturalmente, no hubo decisión consciente de hacer que sonase Old School, incluso si incluimos una canción con ese nombre. La parte gráfica de la carpeta, creada por Landon Armstrong es genial, conocemos a dos personas que tienen la portada tatuada alrededor de sus pechos y espaldas. Todavía tocamos «Ordinary Girl», «Sniffing Glue» y «Starvation Box» en nuestros conciertos. No creo que se pueda definir el sonido del Punk inglés ya que hay bastantes estilos.

—¿Cómo empezasteis a grabar EPs dedicados a la Navidad?

—Hicimos los EPs de Navidades para echarnos unas risas, la gente necesita alegrarse durante esas fechas, ya que, tristemente, es un mal momento para muchos.

—Hemos entrevistado a unas cuantas bandas que han financiado sus discos con Pledge music, pero vuestra campaña es la primera que veo que además ha recogido dinero para la asociación caritativa para la atención de las personas sin hogar Shelter. ¿Qué nos puedes contar de este proyecto? 

—El disco se llama Cardboard Country (2014) y el nombre del disco proviene de una zona de Londres que era conocida como ‘Cardboard City’ (ciudad del cartón) por todos los sintechos que dormían allí en cajas de cartón. Un problema bastante grande en Inglaterra es este de la gente sin hogar, es una situación que da vergüenza en un país tan rico. Nos parecía correcto el donar parte de lo recaudado con Plegde a Shelter. Shelter ha ayudado a dos miembros de la banda, así que queríamos apoyarlo.

—¿Cómo ha cambiado el público Punk desde los ochenta?

—Están más viejos (obviamente) y, a veces, más sabios. Algunos son todavía totalmente Punk mientras que a otros le gustan la música y las ropas, pero llevan vidas normales con trabajos, hipotecas y familias. Algunos tienen hijos a los que también les gusta el Punk y los traen a los conciertos, así hay una nueva generación de Punks. 

A algunos de nosotros no se nos puede quedar chico el Punk porque las canciones políticas que escribimos desde la seguridad de los dormitorios de las casas de nuestros padres, han resultado ser ciertas. Por ejemplo, «Last Rockers» es sobre la Tercera Guerra Mundial y ahora parece que nos dirigimos en esa dirección.

—¿Qué nos puedes contar de vuestro próximo disco Battle of Britain?

—Es un disco muy político, muy cabreado y muy desafiante, templado con grandes riffs y melodías vocales. Desprecio la injusticia y siempre encuentro algo sobre lo que cantar. Para hacer un poco más ligera la atmósfera, añadimos «Pulling Teeth» en la que nos cachondeamos de lo que queda del negocio de la música y de la lucha por mantener viva una banda y «Ruination» sobre promotores/managers de poca monta que creen que son Peter Grant.

—¿De dónde sacas inspiración para las letras?

—Siempre estoy inspirada porque el mundo es un caos: la gente que controla las cosas se está volviendo más malvada y la gente que la elige se hace más estúpida. Mientras hablo de esto, Australia está ardiendo y ha perdido alrededor de medio billón de animales y Trump está intentando empezar la Tercera Guerra Mundial. Tristemente, no me voy a quedar sin temas en un futuro cercano.

—En una entrevista a una banda española de Ska Punk, dijeron que es difícil luchar contra el capitalismo y al mismo tiempo ser parte de ese sistema capitalista. ¿Qué piensas de esto?

—Todos somos parte del sistema, nos guste o no, no puedes culpar a la gente por intentar operar en la situación en la que están. Todo lo que puedes hacer es usar tu dinero, cerebro y bondad tan bien como te sea posible. El dinero no es el problema, el amor al dinero sí que lo es. La ganadería intensiva es, probablemente, el ejemplo más obsceno de esto. Nunca he entendido la avaricia extrema, uno de los mayores placeres en la vida es el de ayudar a otros.

—¿Cuántas veces habéis tocado en el Rebellion? ¿Y cuál es tu mejor recuerdo del festival?

—Diría que hemos tocado en el Rebellion Festival, incluyendo cuando se llamaba Holidays In The Sun y Wasted, alrededor de 18 o 19 veces.

Uno de mis mejores recuerdos es tocar en el escenario al abierto en el 2016. Fue un concierto fantástico y con un gran sonido.

—Aunque todavía no hemos llegado a la fase crítica, ¿habéis tenido algún problema durante vuestras giras por culpa del Brexit?

—Todavía no, pero causará problemas cuando abandonemos la Unión Europa. Lo llamo Brexshit porque estoy tan cansada de las discusiones sobre él. Ha dividido al Reino Unido y nadie parece saber de qué están hablando. 

—El nuevo partido de extrema derecha ha ganado un montón de votos en las últimas elecciones generales españolas. ¿Qué piensas del aumento de partidos de extrema derecha en Europa? 

—Creo que necesitan ser ametrallados por Spitfires…. millones de personas murieron combatiendo el fascismo en la Segunda Guerra Mundial, así que parece que los humanos son el animal más estúpido sobre el planeta ya que siguen repitiendo los mismos horrores.

—¿Qué piensas del trap? Parece que la gente joven prefiere este estilo a otros sonidos orientados al rock.

—Algunas cosas están bien. El gusto en música en cada uno es algo diferente y muchos nuevos estilos son realmente Punk en actitud y letras. Mucha gente joven está concienciándose del cambio climático y de los Derechos de los Animales y eso es una cosa realmente buena.

—¿Qué podemos esperar de vuestro concierto en el No Future Fest?

—Un jaleo honesto y directo, será un escándalo.

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More