Inicio » Entrevistas » Entrevista a The Exaltics

Entrevista a The Exaltics

por François Zappa

The Exaltics llegaron a la Tierra en el 2006, sorprendiendo a la población con sus profundas melodías del espacio exterior. Personas de todo el mundo fueron abducidos mientras bailaban por estos extraterrestres que solo querían salvarnos de nosotros mismos. En este auténtico encuentro en la tercera fase, Robert Witschakowski, el hombre detrás de la máscara y responsable de la invasión de estos increíbles sonidos alienígenas nos invita a creer. 

Foto de portada: Carsten Resch

Foto: Taylor Berkmans

—¿Cómo fue crecer en la República Democrática Alemana antes de la caída del Muro de Berlín? Sé que todavía eras bastante joven por esa época pero, ¿cómo la recuerdas? Había solo un sello controlado por el gobierno llamado Amiga Records, ¿verdad?

—Sí, se llamaba Amiga Records. Solo publicaba a bandas que no eran políticas ni peligrosas para el sistema político. Para mí, ¡fue un hito cuando publicaron a Depeche Mode! Cuando era un chaval, era mi banda favorita, y también la de mi hermano mayor. En el colegio, los chicos solían vender posters de la banda ¡por 100 marcos! Eso era mucho dinero en la RDA, créeme. Con esto también te puedes hacer una idea de cómo de especial era tener algo del «oeste» en esos días. Recuerdo que mi hermano grabó un montón de música de la radio. No había mucho que pudiéramos comprar. Así que los casetes eran el santo grial en la Alemania del este. Durante esos días, no teníamos mucho, así que era algo especial cuando conseguías algo de fuera de la RDA. Eso es una cosa que se ha perdido completamente en estos tiempos en los que puedes tener todo. No es que eche de menos esa época, pero creo que la gente debería, de vez en cuando, pensar en que no todo se debería dar por hecho.

—Ya con la caída del Muro, te llegó un montón de música nueva. Aphex Twin y Underground Resistance fueron algunos de estos artistas que empezaste a escuchar, algunos gracias a tu hermano, ¿verdad? ¿Cómo crees que te han influido a la hora de hacer música electrónica?

Mi hermano fue una gran influencia. Tras la caída del muro, llegó a casa con toda esa nueva música. Por aquellos días compró un montón de Cds. Había comenzado a trabajar, así que tenía dinero para gastar en música: Kraftwerk, LL Cool J, Depeche Mode y los primeros discos de techno de Detroit. Jugábamos con un viejo Commodore C64 y escuchábamos a Kraftwerk. Esa es un recuerdo muy fuerte que tengo de esos días. Cuando llegué a la adolescencia, empecé a trabajar en una tienda local underground de discos aquí en Jena. Fue donde aprendí a pinchar. Todo el tiempo libre que tenía lo pasaba allí. Todos esos discos… esa nueva música me parecía tan excitante. Los primeros trabajos de Jeff Mills o UR… Pensaba: «-Guau, un día tú también harás discos». No bromeo, ese era mi pensamiento y se convirtió en realidad por lo que estoy realmente agradecido. Todos esos discos de techno y electro de comienzos de los noventa fueron una gran influencia para mi música. Fue la época de la innovación en la música electrónica. Era todo tan fresco y especial… Echo de menos esos días.

Foto: Carsten Resch

—Unos años más tarde, empezaste a trabajar de booker para el club Kassablanca, ¿qué recuerdas de esa época? ¿Más o menos cuándo fue?

—Sí, The Kassablanca era el único club de Jena. Fue alrededor del 99 o principios del 2000, ya que tenía que hacer mi servicio nacional civil. Por esos tiempos podía s elegir si hacías eso o te metías en el ejército. ¡Duraba todo un año! No quería ir al ejército así que intenté conseguir ese trabajo en el Kassablanca. Es un club cultural por lo que está subvencionado por el estado y eso me dio la posibilidad de hacer mi servicio civil allí. Así que para contar en pocas palabras una historia bastante larga, era responsable del programa que editábamos todos los meses (incluyendo todas las fiestas, información, etc.) Hacia los flyers y todo eso… trabajaba en la barra… todo lo que tienes que hacer en un club. Más tarde pude elegir los Djs junto al booker principal Thomas Sperling para las fiestas de techno que se hacían allí. Yo era un fan de Detroit, así que mis sueños se hicieron realidad. De Jeff MillsClaude Young pasando por Robert HoodDj Godfather. ¡Fue alucinante! También pinchaba en todas esas fiestas. Puedes imaginar que era el chico más feliz del mundo durante aquellos tiempo. Más tarde, con un buen amigo y compañero de platos, Dj Mikk, organicé algunas fiestas allí con artistas del sector electrónico como Phoenecia, Richard Devine o Skanfrom. ¡Una gran época con fantásticos recuerdos!

—¿Nos puedes contar algo más de tus comienzos como DJ? ¿Pinchaste durante mucho tiempo?

——Sí, empecé a pinchar a la edad de dieciséis en la escena techno local que abarcaba de Jena a Leipzig. Después, fue residente del Kassablanca. Dejé de pinchar cuando comencé The Exaltics. Sentí que mi interés principal era producir música. Hoy en día, disfruto de mis lives, pero mi tarea principal es hacer discos.

—¿Cómo decides empezar The Exaltics en el 2006?

En la época del Kassablanca, algunos amigos míos y Robag Wruhme teníamos un estudio allí. Reunimos todo el equipo que teníamos, pero nunca grabé nada en aquellos momentos… solo estaba aprendiendo. Más tarde, vendimos todo y cada uno siguió su camino. Luego apareció Ableton. Fue un sueño en cuanto a manejo. Lo compré y miles de plug-ins e inmediatamente empecé a hacer cosas. En el 2006, creé The Exaltics y mandaba demos a todos los sellos famosos como Bunker, Transient Force etc. No obtuve respuesta y mi buen amigo Nico me dijo: «hagámoslo solos». Así que comenzamos SolarOneMusic y publicamos nuestro primer material, una llave USB con una animación flash (que programó un amigo) y cuatro temas míos. ¡Así es como empezó todo!

Foto: Taylor Berkmans

—Ya que hablas de Nico Jagiella, ¿cómo le conociste?

Le conocí en el primer curso del colegio. Es un amigo de toda la vida. ¡Le conozco de hace más de treinta y seis años! ¡Es una amistad muy especial! Tenemos personalidades completamente diferentes. Y ese puede ser el secreto.

—Colaboraste con él en Crotaphytus. ¿Fue fácil trabajar juntos? ¿Alguna posibilidad de nuevos temas de este proyecto?

—Sí, creamos Crotaphytus. Fue durante los comienzos de SolarOneMusic. Crotaphytus es el nombre en latín de un tipo de iguana. En aquellos tiempos, mi ex-mujer y yo teníamos dos iguanas. Me encantaban. Nico me propuso hacer un grupo con ese nombre y usar sonidos de reptiles. Dije: ¡síiiiii!. Así que empezamos Crotaphytus. Se vino a nuestro apartamento y creamos la música. Fue un proyecto divertido y no creo que vaya a tener continuación. Siempre hay problemas de tiempo libre, con el trabajo regular, el sello y la vida privada.

—¿Cómo desarrollaste la idea de The Exaltics? Me refiero a toda la historia de los alienígenas y todo eso. ¿Fue Drexciya y su mundo sub-acuática una influencia en el concepto?

Drexciya influenció a todo el mundo en el mundo del electro. ¡A mí también! Pero tengo que decir que siempre me gustaron esas historias alrededor de la música. Hace que todo sea más interesante en mi opinión. Te puedes sumergir en otro mundo. Soy, desde mi infancia un fan de la ciencia ficción… y siempre me ha gustado todo lo relacionado con alienígenas. Así que es algo normal que crease algo con esto. Siempre quise tener un proyecto que creara un nuevo mundo mientras lo escuchabas. Nunca quise que mi cara estuviera conectada con este proyecto. Tenía que permanecer en el mundo de la ciencia ficción e imaginación.

—¿Por eso tocas con máscara? ¿Cuándo empezaste a usarla? ¿Cómo de distinto es tu personaje creado de Robert Heise?

—Empecé desde el principio con la máscara. ¡Siempre hemos estados juntos y siempre lo estaremos. Nunca quise que hubiera una conexión con una cara humana normal. Hubiera arruinado la historia. El proyecto es sobre un personaje ficticio extraterrestre que representa a The Exaltics. Cuando me pongo esa máscara, realmente me sumerjo en ese mundo. Realmente me encanta interactuar con el público…. cuando toco estoy lleno de energía.

—En una entrevista hablabas de las «profundas melodías» de tu música. ¿Te es fácil sacar una melodía que sea lo suficientemente buena o pasas mucho tiempo para conseguirlo?

Foto: Carsten Resch

—Eso es una cosa que no puedo describir… es una cosa que viene sola cuando estoy tocando los teclados. Algunas veces consigo una buena melodía en pocos minutos… a veces necesito horas. Entonces algo hace clic en mi cabeza y sé que ya lo tengo.

We Are Not Your Friends… fue el nombre de tu 12″ de 2010. Has comentado que debería ser tomado como crítica social. En la historia detrás de The Exaltics, ves a los invasores como los salvadores del planeta y del universo, ¿verdad? ¿Conoces el juego Destroy All Humans?

—No conozco ese juego. La historia tras The Exaltics es que ellos son los salvadores del universo. Cuando hay un problema de falta de equilibrio, ellos se ocupan. Quiero decir, que mires a nuestro propio planeta… quizás somos el único planeta en el que la vida «inteligente» es posible y ¿cómo tratamos a la Tierra? ¿Cómo nos tratamos los unos a los otros? Claro que no quiero decir que eso sea en general, hay un montón de gente amigable ahí fuera, pero también hay un montón de gente en este planeta que no hace las cosas adecuadas, sabes a lo que me refiero. «We are not your friends» es un eslogan que va por ellos… la gente corrupta, los mentirosos. Todo los malos en general. Todo el mundo sabe quienes son. 

Ver las noticias cada día es una cosa horrible. Pasa de la guerra a la lucha por el poder, al dinero y vuelta. Podríamos pasarlo muy bien en la tierra si fuéramos amigables los unos con los otros. ¡Espero que el día llegue!

—»Not only for the Dancefloor but something for your Mind.” (No solo para la pista de baile, pero también para la mente». Así reza la descripción de Bandcamp de tu segundo disco, The Arrival. ¿Cómo logras mantener el equilibrio?

Soy una persona profunda así que me viene solo. Siempre necesito un componente emocional…. con una melodía o lo que sea. Siempre intento hacer música que se puede escuchar dentro de unos años. Tienes que llegar al alma del oyente, para que la música tenga un mayor valor para él. También tengo un ojo para que sea bailable pero tiene que contener una melodía o cualquier cosa que genere una sensación. No lo puedo describir bien. Es un sentimiento que tengo cuando produzco un tema. 

—¿Qué pasó con el disco The Girl And The Chameleon? ¿Querías probar un nuevo enfoque musical o pensabas que la música grabada no casaba con el concepto de los alienígenas?

—También me gusta la música techno y siempre he querido hacer un disco de acid techno. Con Ferdi de Shipwrec desarrollé la idea de este LP y de otro disco. Le gustó la música y me propuso que trabajara con este fantástico artista, Jaco Putker, que hizo el extraño y maravilloso artwork. Estuve de acuerdo y por un disco olvidamos el concierto de los alienígenas. Al mirar atrás, creo que fue la decisión acertada. Veo esos dos discos como trabajos conceptuales que están un poco alejados de mi concepto regular y mis trabajos más enfocados al electro.

Foto: Taylor Berkmans

—Para Das Experiment 2, Godspill dibujó un cómic. ¿Cómo fue el proceso? ¿Fue primero la idea, luego el comic y finalmente la música? ¿O fue en distinto orden? Nico también estuvo implicado, ¿verdad?

Ese ha sido uno de los proyectos más duros en los que he trabajado. Creo que lo fue para todos nosotros, pero especialmente para Mehdi (Godspill) Primero, debo decir que es uno de mis favoritos diseñadores. ¡Su estilo es tan único y además tan chulo! Así que para nosotros, él era nuestra única opción. Nico desarrolló la historia del cómic en su mayoría. Ya habíamos hablado de ella unos cuantos años antes. Incluso la música del disco se hizo hace mucho tiempo. Siempre habíamos querido hacer un cómic porque somos unos grandes aficionados a este medio. Después de que tuviéramos la historia, hablaba con Mehdi casi cada día e intentaba describirle nuestra idea. No fue fácil porque vive en Holanda y nosotros en Jena, y todo tuvo que ser a través de correos y chats. Luego me senté para crear un story board con photoshop usando otros comics escaneados. Fue un trabajo meticuloso y atrevido. Luego hablé de nuevo con Mehdi… y así cada parte se fue completando. Mehdi puso un montón de ideas en él. Fue un maratón, créeme y a menudo pensamos que no había forma de que eso funcionase. Pero al final, fue creciendo hasta hacerse un bonito cómic que estaba conectado con la música. Todavía me gusta y pienso realmente que es mi mejor material.

—Dijiste que cruzaste todas las barreras con ese disco, ¿lo consideras tu mejor trabajo también musicalmente?

—Sí, creo que ese disco reúne todo lo que siempre he querido. Tanto musicalmente como visualmente y también en lo relativo a todas las atmósferas

—Al final del comic que viene con Das Experiment 2, nos encontramos un «Continuará». ¿Va a haber una tercera parte?

Veamos… En cuanto a la música, nunca pensé en un tercer disco. Si habrá un comic de nuevo, no podría decirlo. Debería llamar a Mehdi pero estoy seguro de que saldrá corriendo cuando le cuente la idea, jajaja.

—Al comienzo de los 10s hiciste una serie de splits con diferentes artistas. ¿Trabajasteis en ideas juntos para conseguir un resultado homogéneo o simplemente querías compartir un vinilo con estos artistas?

Hicimos una serie que se llamaba  The Exaltics meets.

Quise hacer esos splits con artistas que me gustaban en esa época. Y sí, pensaba en el sonido que iba a incluir después de recibir los temas de los artistas. No era solo sobre compartir un vinilo juntos. Seguí un pequeño concepto…. para conseguir unir los dos mundos. 

—¿Cómo fue colaborar con una leyenda como Heinrich Mueller/Gerald Donald en Dimensional Shifting? También has trabajado en Project STS-31 y otros discos como The Das Experiment 2: The prequel.

—Ahora mismo llevamos trabajando juntos más o menos 7 u ocho años. Todo comenzó con una remezcla de Dopplereffekt en el 2015. Trabajar con él y discutir sobre nuevas investigaciones musicales es un honor para mí. Espero que podamos continuar nuestra colaboración en proyectos futuros. 

—¿Y cómo fue trabajar con Egyptian Lover en el tema «I want You»? Supongo que eras fan de su música, ¿verdad?

Sí, también es una leyenda y esa ¡también fue una colaboración de ensueño! La idea se le ocurrió a Nico. Le preguntamos y dijo que sí. Me dije a mi mismo: ¡Gua! Le mandé el tema y trabajó con él en el estudio. El resultado, para mí, es alucinante. También la fusión con mi extraño tema techno con sus guapísimas voces! Un proyecto muy especial… y de nuevo con una artwork realmente flipante de Godspill! ¡Eran buenos tiempos!

—Tú último EP es una nueva colaboración con Paris The Black Fu. La segunda tras We Exist (Chapter One). ¿Qué te gusta de trabajar con él? ¿Te estás interesando más en las voces ahora?

—¡Me gustan las voces! A veces le dan a la música más valor, ¡más poder! Paris es alucinante. Sus mensajes, su cadencia, totalmente lo que me gusta. En este tiempo se ha convertido en un buen amigo. De vez en cuando hablamos de la vida y todo eso. Este no será el último proyecto que comparto con él, eso es algo seguro.

Foto: Carsten Resch

—¿Qué podemos esperar del futuro de Solar One Music y Between Places? ¿Notas un incremento en la venta de vinilos?

Estamos trabajando en un disco muy especial para mi decimoquinto aniversario de este año. ¡Estoy muy ilusionado con esto! Fue un montón de trabajo, pero creo que ha valido la pena. El problema en estos tiempos es que las plantas de presado están hasta arriba de trabajo por culpa de los grandes sellos. ¡Esto es realmente molesto! Somos nosotros, los pequeños, los que tenemos que esperar ahora. En estos momentos el tiempo medio de espera es de seis meses. Así que no es fácil publicar más de dos o tres discos al año. Algunos años antes podíamos hacer más. Además creo que las ventas descendieron un poco durante los dos últimos años por culpa del coronavirus. No había fiestas, los Djs no podían trabajar y todo el mundo estaba esperando a ver qué pasaba. Pero siempre hay altibajos. Solo algunos artistas tienen siempre las mismas ventas. Veremos cómo se desarrollan las cosas.

—En tu sello editaste varios EPs Das Muster, que tristemente falleció hace poco. ¿Lo conocías bien? ¿Que recuerdas del él?

¡Fue un shock! ¡Marcus era una persona fantástica! Habíamos tenidos algunas llamadas por teléfono y algunas charlas, y ¡siempre había sido agradable! Es duro ver como una persona tan joven y tan amigable muere. ¡Realmente triste!

—En el 2022 tenemos el 15 aniversario de The Exaltics, ¿Cómo describirías estos años?

Llenos de locura, trabajo duro, recuerdos inolvidables, ideas, desilusiones y sobre todo gratitud por la posibilidad de hacer que mi sueño se hiciera realidad. 

—Eres un gran fan de la ciencia ficción y has dichos que has vistos montones de pelis de este género. ¿Te influencia el cine en tu trabajo? ¿O las bandas sonoras? ¿Cuál es tu peli de ciencia ficción favorita? ¿Y a qué película te hubiera gustado ponerle música?

Sí, ¡definitivamente! Me encanta el cine. No solo la ciencia ficción, sino más bien un montón de géneros. Pero si tengo que pensar en un favorito de este género, realmente me gusta la peli «Event Horizon».

Es una película fantástica de ciencia ficción mezclada con elementos de horror. Juega con el miedo que no puedes ver. Sin duda, esta es una película para la que me encantaría hacer la banda sonora. Este es todavía un gran objetivo en mi cabeza, el hacer una banda sonora de dark ambient para una película independiente. Quién sabe, un día puede que pase.

—The Exaltics han publicado recientemente algunos picture discs. ¿Crees que el mercado del vinilo se está dirigiendo en una dirección enfocada al coleccionista?

—Los coleccionistas están siempre ahí y según creo, siempre estarán ahí. En este momento, los discos están de moda de nuevo, lo que es bueno para las plantas de prensado, pero no lo es para nosotros, los sellos pequeños porque tenemos que esperar que presen el nuevo disco de Adele. Hicimos esos picture discs porque en general nos gustan. El problema es siempre el sonido, así que creo que pararemos en el futuro y volveremos a los vinilos regulares. Siempre queremos crear cosas distintas, cosas especiales, esa es siempre nuestra primera intención.

—¿Y qué podemos espera en el futuro de The Exaltics?

—Espero que pueda hacer esto algunos años más y que por un tiempo todavía conserve la creatividad de mi parte. A veces pienso en parar cuando todavía eres relevante… peor luego pienso que no puedes… es tu vida. El futuro contestará a esta pregunta.

Dejar un comentario

12 − ocho =

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More