Inicio » Entrevistas » Entrevista a Tangerine Dream

Entrevista a Tangerine Dream

por François Zappa

Hemos aprovechado el futuro paso por España de Tangerine Dream para hacer esta entrevista doble en la que por una parte hablamos con Bianca Froese-Acquaye, viuda del fallecido líder de la banda y actual mánager de la misma y a Thorsten Quaeschning, miembro de Tangerine Dream desde el 2015 y director musical. Estarán tocando el próximo 8 de noviembre en la sala But de Madrid, con Flash Zero abriendo, en el que seguramente será el acontecimiento electrónico del año. 

Bianca Froese-Acquaye

—Honestamente, no sabía nada del encuentro entre Edgar Froese y Dalí hasta que lo mencionaste cuando estábamos organizando la entrevista. ¿Nos puedes contar algo más del tema? ¿A Edgar también le interesaba el trabajo de Picasso, ¿verdad?

—Bianca: Como Edgar estudió bellas artes y escultura antes de decidirse a ser músico estaba, por supuesto, muy interesado en la vida de pintores como Dalí y Picasso. Le interesaba especialmente sus formas de abordar las cosas y las filosofías que se reflejaban en sus trabajos. Los dos pintores inspiraron a Edgar en cuanto a su trabajo musical. Los artistas visuales fueron uno de los inspiradores de sus ideas musicales. Edgar describió su encuentro con Dalí en un largo capítulo de su autobiografía Tangerine Dream – Force Majeure. Su conversación con Dalí, antes de que tocase con su banda The Ones en los espectáculos improvisados que Dalí hacía durante los fines de semana en Cadaqués en 1967, incluso le llegó a inspirar el nombre de la banda “Tangerine Dream”. Así que la influencia de las artes es inmensa.

A propósito, Edgar se encontró también a Picasso en el sur de Francia, sentado en un pequeño restaurante al lado del mar mientras comía, pero no quiso molestarle, solo le miró, tímidamente desde cierta distancia y sintió el aura de uno de los mas grandes artistas del siglo.

—¿Cómo fue la relación de Edgar Froese con Klaus Schulze y Manuel Göttsching, los otros dos grandes nombres de la música electrónica alemana?

B: Como sabes, Edgar trabajó junto a Klaus Schulze en el primer disco de TD, Electronic Meditation en 1970, pero, bastante rápidamente Klaus decidió seguir una carrera en solitario, lo que Edgar respetó mucho. El éxito de Klaus probó que estaba en lo cierto y lo mismo hizo la carrera de TD. Los caminos de Klaus y Edgar no se cruzaron muy a menudo durante las décadas siguientes y honestamente tampoco con el de Manuel Göttsching. Los tres músicos eran extremadamente individuales y siguieron sus propias formas de abordar la música electrónica, con éxito e independientemente.

—Edgar Froese siempre estuvo interesado en las bandas sonoras y TD hizo unas cuantas. ¿Nos puedes contar algo más de esta faceta de la banda que, a veces, se olvida? ¿Le gustaba a Edgar el cine?

B: Edgar siempre me dijo que, si no hubiera sido músico, le hubiera gustado convertirse en cámara y director de cine (como, a propósito, era mi padre). Le encantaba el medio cinematográfico. TD hicieron muchas bandas sonoras entre los setenta y los noventa, tanto para directores de Hollywood como para la televisión alemana. Las más populares son Risky Business (Paul Brickman) y Legend (Ridley Scott), las dos con un joven Tom Cruise, Ladrón (Michael Mann), Carga maldita (William Friedkin), Ojos de fuego, con una muy joven Drew Barrymore, El halcón callejero (la serie de la moto) y muchas más.

Por otra parte, estas bandas sonoras eran un gran desafío para la banda, porque tenían que componer música sobre un guion dado. Aunque por el otro lado, Edgar sabía muy bien y sentía que perdería su libertad creativa e independencia si estaba mucho tiempo en el negocio de las bandas sonoras. Por eso, decidió concentrarse mucho más en los discos de la banda y en las actuaciones en directo.

En el 2012 recibió una oferta de Rockstar Games New York para hacer la banda sonora para el juego Grand Theft Auto V (GTA V) y aceptó este excitante desafío, lo que condujo al premio de los americanos VGX (Spike Video Game Awards) para la mejor banda sonora de un videojuego del 2013.

—Has coproducido el documental Revolution of Sound: Tangerine Dream, publicado hace un par de años. ¿Crees que es el trabajo definitivo sobre la banda?

B: No lo creo, pero es un buen trabajo sobre la banda que ya ha tocado durante más de cincuenta años en este planeta. Margarete Kreuzer, la directora alemana, con residencia en Berlín, empezó este proyecto bajo unas condiciones difíciles, porque Edgar tristemente murió en el 2015 al comienzo de la grabación de este film. Así que tuvimos que empezar de cero y decidimos continuar con la película con un nuevo guion. Afortunadamente teníamos la autobiografía de Edgar como base para el documental con muchas citas originales de él mismo. 

Ahora mismo estoy preparando el concepto de la exhibición de Tangerine Dream en el London Barbican Centre con mi equipo, una oportunidad más de presentar, especialmente a una audiencia más joven, la vida de la banda y su carrera durante varias décadas. La exhibición ZEITRAFFER (time-lapse) se presentará del 16 de enero al 02 de mayo del 2020. 

—Aparte de en Londres, ¿tendremos la oportunidad de ver la exhibición en otras partes? A propósito, ¿qué pasó con Tangaudimax?

B: La exhibición ZEITRAFFER es el preludio a una exhibición itinerante internacional. TANGAUDIMAX – un futuro museo sobre Tangerine Dream – será, esperemos, el gran final de la era TD. ¡Todavía hay mucho trabajo por delante! 🙂

—¿Nos puedes contar si la colaboración entre TD y Timothy Leary, hasta ahora nunca publicada, lo será en el futuro? 

B: Por lo que sé, sí. Pero el sello todavía tiene que arreglar unos derechos sobre esto. 

—Creo que no todo el mundo sabe que has sido una parte importante de la banda: has cantado en un par de discos, ayudado en la producción y creado la parte gráfica de algunos de los discos. ¿Nos puedes contar algo más sobre tu trabajo dentro de la banda?

B: Tangerine Dream significa todo para mí, es mi vida, mi inspiración, la música con la que me levanto. El cosmos de Tangerine Dream es casi infinito. Así era Edgar, mi gran amor y mi mejor amigo. Me dejó un legado maravilloso y responsable. Soy mánager de la banda, me ocupo de los conciertos, las publicaciones, la parte gráfica y todo lo relacionado con TD desde hace casi 20 años. Mi gratitud por dirigir este proyecto excepcional es enorme y estoy muy agradecida porque la formación (que fue, al mismo tiempo, la última que tocó con Edgar en Melbourne en el 2014) de Thorsten, Hoshiko y Ulrich, tuvieron el coraje y el talento para seguir los pasos de TD, para continuar este mamut de la música electrónica.

—Aparte de tu trabajo con la banda, eres una famosa artista (pintora y fotógrafa), ¿fue difícil combinar tu carrera con tus trabajos con TD?

B: Por supuesto que tuve que organizar mis prioridades, pero finalmente mi trabajo estuvo inspirado por la música de TD. A veces desearía haber tenido más tiempo para pintar, pero eso fue a menudo compensado con conciertos con una atmósfera maravillosa alrededor de todo el mundo.

Mis pinturas se pueden ver aquí: http://www.bianca-froese-acquaye.com

—De todos los discos de Tangerine Dream (y son bastantes), ¿cuáles eran los favoritos de Edgar Froese? ¿Y los tuyos?

B: Solo puedo juzgar desde los años Eastgate en los 2000s. El favorito de Edgar Froese era la serie Five Atomic Seasons, una composición establecida en Nagasaki e Hiroshima, una pentalogía consistente en Springtime/Summer/Autumn/Winter/Endless Season. Edgar creó este trabajo bajo unas condiciones muy especiales, así que tenía un sentido excepcional para él. 

Mi disco favorito de TD todavía es: Hyperborea. Mi primer contacto con Tangerine Dream en 1984. El tocadiscos sonando sin parar…:)) Extraterrenal.

—¿Nos puedes dar las principales razones para continuar con Tangerine Dream?

B: Amor a la música. Mi amor hacia Edgar. Mi convicción de que la formación actual tiene un gran talento. Mi amor a la vida. 

__________________

Thorsten Quaeschning

—Has estado implicado en la banda por mucho tiempo, primero «tras los controles» y luego como parte de la banda, ¿verdad? ¿Nos puedes contar algo más sobre tus comienzos en TD?

—T: Me pidieron en el 2003 que fuera al estudio de Edgar en Viena. Dado que toco el piano y el sintetizador, por supuesto que conocía a Tangerine Dream de antes y era, especialmente, un fan de las provocadoras entrevistas de Edgar en revistas como “Keyboards”, “Keys”, etc…

Después de trabajar en el estudio de Edgar y en las giras como técnico y como productor, me pidieron que me uniese a la banda en el 2004 para los nuevos discos y los conciertos que se hicieran a partir del 2005. El primer disco en el que ayudé a componer fue Jeanne D’Arc junto a Edgar y Jerome Froese. En el 2011, Edgar me dio el rol de «director musical». Pasé mucho tiempo aprendiendo en el estudio de Edgar y me enseñó muchas cosas sobre sus puntos de vista, conceptos, estructuras y escalas elaboradas y procesos de trabajo. 

—Tienes además una larga carrera en solitario, ¿nos puedes hablar un poco de ella?

—T: En mi juventud, recibí lecciones de piano, flauta, violín y batería. Mi primera banda, más o menos por el 1994, se llamaba Minory, una banda de rock gótico con raíces progresivas. Hicimos muchos conciertos y algunos discos hasta el 2004. 

Otra de mis bandas es Picture Palace music: al principio fue pensada como una banda en directo para hacer bandas sonoras de películas mudas, pero evolucionó y se convirtió en una auténtica bandas con una larga trayectoria con muchos discos, premios y conciertos. 

Otros proyectos son Quaeschning & Schnauss (con el disco llamado Synthwaves), Thorsten Quaeschning meets Paul Frick (The Seaside Stage Session) y Bargmann & Quaeschning. Hay otras cooperaciones que serán anunciadas dentro de poco.

He compuesto música para películas como “Cargo”, “Letters from Libya”, “Remnants”, etc… y tocado en conciertos y grabado discos como artista en solitario (The Munich Session).

La mayoría de estos trabajos mezclan Electrónica, Ambient y Post-Rock.

Quantum Gate fue el primer disco publicado sin Edgar Froese. ¿Cómo fue recibido?

—T: Quantum Gate fue recibido increíblemente bien en cuanto a la reacción y a las listas de ventas. 

Empezamos a grabar y componer el disco Quantum Gate juntos en el verano del 2014, después de la gira. Primero, hablamos de los conceptos, visiones e ideas y compusimos varios bocetos. Después del triste fallecimiento de Edgar en enero del 2015, trabajamos con sus bocetos y los nuestros, compusimos música horizontal y verticalmente, lo que significa que a veces compusimos una parte completamente nueva que se integraba antes o después de otra parte, algunas veces compusimos partes adicionales para la misma parte dentro de la música, lo que se podría explicar como de forma vertical. Tenemos un concepto para el periodo que llamamos  “Quantum years”. La idea es la de volver a la música basada en sintetizadores, integrar las ideas e intenciones de la música de formas más libres de los setenta y la más estructurada de los ochenta, con un sonido contemporáneo. 

—Cuando haces música, ¿cómo sabes si va a encajar en el catálogo de Tangerine Dream?

—T: Es más sencillo de lo que parece. Está claro desde el momento en el que comienzo, porque la intención de la primera nota está fijada.

—¿Trabajaste en la banda sonora de GTA5? Creo que hacer música para videojuegos puede ser interesante, como desafío para el artista y además una forma de llegar a un público más joven. 

—T: Sí, compusimos cerca de 35 horas de música para Grand Theft Auto V. Es un trabajo muy interesante a medio camino entre hacer una banda sonora clásica y el tener cuidado con la específica funcionalidad del juego. El juego en sí mezcla la música porque está relacionado con la posición exacta del jugador dentro de él. La idea de grandes motivos y melodías como Lo que el Viento se llevó, La Guerra de las Galaxias, etc. no funciona en un videojuego moderno, porque el tiempo que necesita el jugador para tener éxito dentro de, por ejemplo, una simple misión, difiere muchísimo. Así que tienes que trabajar con atmósferas y elementos rítmicos. 

—¿Cuál es la formación actual en directo de Tangerine Dream? ¿Está todavía Ulrich Schnauss tocando con la banda? Dio un gran concierto en Madrid este año.

—T: Tocamos en formato trío: Hoshiko Yamane al violín/viola eléctrico, Ulrich Schnauss al sintetizador y Ableton y yo al sintetizador, piano, guitarra eléctrica y Ableton también. A veces se nos unen invitados como el grandísimo Paul Frick (Brandt Brauer Frick), Franz Bargmann (NEU!), Richard Barbieri y otros.

—¿Cuál es tu periodo favorito de Tangerine Dream?

—T: Si tuviera que elegir discos, serían Zeit, Phaedra, Ricochet y Underwater Sunlight. Me gustan realmente la atmósfera y el efecto de esos discos.

—En los últimos años, ha habido ciertos discos «literarios»: Finnegans Wake, Edgar Allan Poe’s The Island of the Fay y Frank Kafka- The Castle. ¿Cómo se hicieron estos discos? ¿Leyendo primero el libro para luego traducir el texto a sonidos?

—T: Sí, primero leíamos el libro y después hablábamos de qué parte debería ser transformada sónicamente por Edgar o por mí. A veces, era para reflejar la historia y la trama principal, a veces para reflejar la atmósfera de la situación. 

—¿Vamos a tener un nuevo disco de Tangerine Dream en el futuro?

—T: Sí, estamos trabajando en nuevo material. Probablemente será publicado en el 2020. 

—¿Qué nos puedes contar del próximo concierto en Madrid? ¿Va a estar enfocado en nuevo material o en antiguo?

—T: En los conciertos estamos tocando música del periodo del 1974 al 89 y de después del 2005. Creo que la música anterior a 1973 no estaba realizada para ser reinterpretada nota a nota. La música posterior a 1989, no es, para ser honesto, nuestra favorita. Cada concierto tiene un setlist distinto, algunos temas se tocan de forma cercana a la composición original en cuanto a la estructura y los sonidos, otros temas pueden variar en estructura y tempo. En cada concierto estamos tocando lo que llamados Session, una mezcla entre improvisación y composición en tiempo real. Al comienzo de la Session, nos ponemos de acuerdo en el tempo y en el primer acorde/tono, todo el resto va tomando forma, influido y compuesto por nosotros tres en el momento de la sesión. Puede durar entre 20 y 120 minutos, a veces incluso más. Eso nos ayuda a mantener el concierto fresco y creativo y es interesante para la audiencia.  

 

Dejar un comentario

15 − 3 =

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More