Portada » Entrevista a Lords of Acid

Entrevista a Lords of Acid

por François Zappa

«I Sit on Acid» es uno de esos temas que han marcado una época y definido un género. Además es un pelotazo en cualquier sesión que sea un poco gamberra y una auténtica locura en directo. Hoy hablamos con Maurice Engelen, también conocido como Praga Khan y cerebro detrás de Lords of Acid y una infinidad de proyectos más. El primer concierto de la banda ácida en España será el próximo 25 de octubre dentro del festival DarkMad. 

—Hemos hablado hace poco con A Split Second sobre el New Beat, y tú estás considerado uno de los pioneros de la escena. ¿Qué significó para ti?

A principios de 1988, un fenómeno musical llamado New Beat tomó Bélgica por sorpresa. New Beat era el primer y fue el último género musical asociado exclusivamente con Bélgica. En ese momento, dirigía una compañía de discos independientes, Antler Records. A comienzos de los ochenta, publicamos en el sello un montón de Electronic Body Music (The Klinik, A Split Second, Poesie Noire, Neon Judgement, Siglo XX, Snowy Red, entre otros). En 1987, cuando empezó el New Beat, me di cuenta de que esta era una oportunidad en la vida. La música de baile belga estaba consiguiendo fama mundial y tenía un gran tirón en toda la prensa musical internacional. A comienzos de 19888, solo había unos cuantos discos de New Beat disponibles para los DJs. Así que construí tres estudios de grabación más y contraté a productores de música de baile jóvenes para producir discos de New Beat. Los artistas que producían estos discos se podían ganar la vida con la música e incluso podían invertir en estudios caseros. El hecho de que el New Beat fuera prohibido por la radio nacional contribuyó a las ventas de los discos. Todo aquel que quería escuchar New Beat, solo tenía la opción de ir a los clubs o a la tienda de discos. New Beat fue el comienzo para una generación de exitosos productores de música de baile, que llegarían a ser muy importantes para el futuro de Antler-Subway.
Durante el auge del New Beat, la compañía creció mucho: de tener a un puñado de empleados en 1987 pasó a tener 22 empleados a tiempo completo en el 89 con oficinas en Bélgica, Holanda, Estados Unidos e Inglaterra. 

—¿Cuáles eran tus influencias cuando empezaste a hacer música?

No sé lo que me ha influido específicamente, porque escucho un montón de cosas diferentes. Del punk a la música disco, de la New Wave al heavy metal. Creo que eso me moldeó y me llevó a hacer lo que hago ahora. 

—Tu primer proyecto fue Shakti, ¿verdad? ¿Cómo te metiste en la música electrónica?

Eso debe haber sido a mitad de los setenta. Empecé a descubrir la música electrónica alemana. Los primeros Tangerine Dream, Klaus Schulze, Can, Kraftwerk, todos esos grupos se encontraban en mi colección de discos. Mi transición de propietario de una compañía de discos a músico fue en 1986, cuando Atari sacó la línea ST de ordenadores, una línea que cualquier músico quería tener. Siempre he estado fascinado por la tecnología y este invento era justo de mi rollo. En seguida tuve mi primer estudio casero y resultó que el combinar mi pasión por la música y por la tecnología era la cosa perfecta para mí. Ese mismo año creé mi primer proyecto Shakti: mi carrera como artista discográfico acababa de ser lanzada.

—In 1987, publicaste un single llamado Blow Job (It’s Hard To Be President) con el proyecto Musical Reporters, ¿verdad? Tu música siempre ha sido famosa por sus letras explícitas, ¿has tenido problemas con la censura?

Sí, un montón de cosas locas nos han pasado estando de gira. En los noventa, tuvimos un concierto en San Diego y nuestro mánager nos dijo que el sheriff quería hablar con nosotros, porque entonces no era como ahora, con cada rapero hablando sobre vaginas, entonces era polémico. El sheriff vino al autobús de la gira con una lista de sesenta cosas que no podíamos hacer sobre el escenario (todavía tengo la lista en algún lugar). Una de las cosas era que no podía usar el micrófono de una forma sexual. Sí, eran muchas reglas y le pregunté al sheriff si quería que firmase eso. Si lo firmaba, sería imposible hacer nuestro espectáculo. Así que para cubrirme, lo firmé. Salí al escenario un poco asustado. También fue muy divertido, a la izquierda del escenario había policías y a la derecha, bueno, también teníamos policías y ¡y se lo estaban pasando de miedo! Estaban todos sobre el escenario con Lords of Acid y todas esas chicas mientras tocábamos «Pussy». Mucha gente me ha contado, con el pasar de los años, que gracias a escuchar a Lords of Acid, han podido expresar su sexualidad. No hay nada malo en cantar sobre sexo. Al final del día, el sexo es lo más normal del mundo. Puede ser una de las pocas cosas que todos tenemos en común.  

—Con Major Problem publicaste Acid Queen en 1988. Está considerado el primer single de Lords of Acid, ¿Verdad? ¿Era Major Problem una formación estable?

Major Problem era uno de mis proyectos en el sello Kaos Dance. Por aquellos días, cada equipo de producción tenía una docena de proyectos. Era un momento muy creativo con el potencial de vender un montón de discos y de divertirse mucho. La escena musical belga estaba creciendo mucho. En aquel momento, el Acid House se estaba haciendo muy popular en Londres en las raves ilegales que se hacían en almacenes abandonados. Me encantaba el sonido chirriante y las profundas líneas del bajo del Acid House (Roland TB-303) pero no tenía nada que ver con el New Beat, así que tuve la idea de mezclar el Acid House con el New Beat. Sonaba diferente al disco normal de New Beat o al típico disco de Acid House. Es entonces cuando lancé un nuevo sub-sello, llamado Kaos Records. Kaos me dio la libertad de experimentar con este nuevo estilo, que era una mezcla de New Beat y Acid House. Lo llamé Hard Beat. La mayoría del catálogo de Kaos estuvo hecho en un corto periodo de tiempo por el mismo equipo de producción. Lords of Acid y Major Problem fueron dos de los proyectos hechos en este estilo de música. 

—En el tema “I Still have a Dream,” otro de los singles de Major Problem, usas la voz de Fan Dl Kaos de Flash Zero. ¿Pudes contarnos algo más de esta colaboración?

—Siempre he sido fan de Manolo (Flash Zero) y fue un auténtico honor el tener sus voces en el disco I Still have a Dream, un disco que creó tendencias en su momento. Estaré muy feliz de verlo de nuevo en el festival DarkMad. 

—¿Por qué publicabas los discos usando tantos nombres diferentes?

—En los años ochenta, yo estaba en muchos proyectos porque era muy creativo y no podía esperar seis meses para publicar algo. Praga Khan era uno de esos nombres y también lo era Lords of Acid. Probablemente tenía 25 proyectos. Ese disco, I Sit on Acid despegó y la gente me pidió que girarse, así que tuve que pensar en un nombre. 

I Sit on Acid fue publicada en 1988, esta vez ya como Lords of Acid. ¿Cómo fue la creación de este tema clásico?

—Es algo que puedes ver de formas diferentes. Puedes verlo de una forma sexual, pero también de una forma relacionada con las drogas. Simplemente queríamos jugar con las letras. Canciones como “Pussy,” cuando eres un chico inocente, no encuentras nada malo en ella, pero cuando eres adulto y la escuchas, ves que es algo más. Eso es lo que me gusta, tomarle el pelo a la gente e intentar averiguar hasta donde me puedo llegar. Lo bueno de Lords of Acid es eso, durante los años, siempre hemos podido hacer espectáculos para todos los públicos. Otras bandas que han copiado a Lords of Acid -porque teníamos éxito y pensaron que eso era lo que tenían que hacer- lo llevaron un poco más lejos. Pero cuando lo llevas un poco más lejos, entonces pierde el humor. Eso ha sido siempre importante para Lords of Acid – que no sea excesivo.  Es humor irónico. Cuando tienes una banda e intentas copiar a Lords of Acid y lo llevas al límite, se convierte en algo barato. Necesita ser divertido. Fue un problema -no hicimos muchos conciertos en Bélgica o Europa porque la gente venía a ver un espectáculo de sexo. Si quieres ver un espectáculo sexual, mejor te vas a un sex club. Con los conciertos, siempre hemos intentado crear una experiencia social. La gente se disfraza y es parte del espectáculo.

Lust de 1991 fue grabado en tres semanas. ¿Imaginabas que se convertiría en un clásico?

—Todo comenzó con el éxito de “I Sit on Acid” en los Estados Unidos. Tuvimos una llamada de Caroline Records preguntándonos si podíamos hacer un disco, y dijimos que podíamos, pero estábamos girando como Praga Khan en Japón. Dijimos que volveríamos alrededor de las Navidades, pero teníamos que irnos para el tour por Inglaterra el 15 de enero. Fuimos al estudio e hicimos una canción cada día. Lo mismo pasó con el disco Mortal Kombat hecho con The Immortals.

—En Voodoo-U de 1994 y Our Little Secret de 1997, el sonido es un poco más industrial ¿pensabas que el New Beat ya lo habías superado?

—Por aquellos días, la música de Lords of Acid era una combinación de los últimos sonidos de New Beat/techno primerizo y el sonido industrial que venía de los Estados Unidos. Usábamos las líneas de bajo y los riffs del sonido europeo y le sumábamos los sonidos de guitarra industriales. Esto creó un nuevo sonido. En 1994, cuando Voodoo-U fue publicado, tuve un montón de llamadas telefónicas de famosas estrellas del rock americanas que alababan el disco. Para mí, fue un paso lógico en la evolución del sonido de Lords of Acid

Farstucker, el disco del 2001, en cambio era un poco más rock. Lords of Acid han cambiado bastante durante sus años de vida, ¿no crees?

—Siempre estoy buscando nuevos retos, e intento hacer cada nuevo disco diferente. Al final del día, todavía es música de baile, y si utilizas sonidos techno o sonidos más rock… Un montón de personas piensa que la música de baile es disco. Pero para mí, la música de baile es cualquier cosa que se pueda bailar. Salsa y Rumba son música de baile o cualquier cosa con la que puedas bailar.  No veo porqué «The Passenger» de Iggy Pop no pueda ser música de baile y punk. Siempre intento experimentar con estilos y no quiero ponerme en una posición en la que no pueda hacer esto o aquello porque no me gustan las restricciones. Si me restringen, no puedo crear nada más. Hago lo que siento, y lo que siento es lo que hago. Por eso, siempre suena nuevo e innovativo, porque intento estar al día con los sonidos más nuevos. Soy un adicto a la música, y escucho un montón de la música que está de moda. Lo que hace a Lords of Acid especial es que no hay reglas. Hicimos un tema country llamado “Don’t Kill for Love”, hicimos otro reggae: “Marihuana in your Brain”, hicimos drum and bass en el tema “Voodoo-u”. Podemos hacer lo que queremos mientras haya un sentimiento Lords of Acid sobre el tema.

—El último disco de Lords of Acid, Pretty in Kink, publicado en el 2018, se financió gracias a Kickstarter. ¿Te parece que el crowdfunding son la mejor forma de publicar un disco en nuestros días? 

—La creación de Pretty in Kink, para mí fue algo completamente diferente. Fue genial el tener esa colaboración entre mis fans y yo. Los fans estuvieron involucrados desde el comienzo hasta la mezcla final del disco. La involucración fue tal que llegaron a elegir el título del disco, elegir los temas de las canciones y les pregunté sus opiniones sobre las demos. Realmente estaban conmigo todo el tiempo. Fue interesante porque además les pregunté muchas cosas, haciendo encuestas tipo «¿Cuál es vuestro disco favorito de Lords of Acid?» y «¿Cuál es vuestra canción favorita?» Fue muy creativo, tuve mucha respuesta de fans acérrimos.

—Lords of Acid han tenido un montón de diferentes cantantes en el pasado, ¿era difícil elegir a la persona adecuada? 

—Nuestra nueva cantante es belga, y para mí, está bien tener a alguien de Bélgica, porque en el pasado, cuando he trabajado con cantante americanas, es como una relación a distancia. Tienen que grabar en LA y mandarlo. Es siempre mucho más sencillo si estamos juntos en el estudio. Tenemos el tiempo para grabar demos, volver a casa a escucharlas y entrar en la canción, y entonces grabarla de verdad. Además, la cosa con esta nueva cantante, Marieke Bresseleers—su apodo es ‘Little Bloody Mary’—es que de toda la gente con la que he trabajado, ella tiene el mayor rango vocal. Puede cantar muy alto, puede cantar muy profundo, pero todavía ser muy cálida. Fue bonito el trabajar con alguien que tiene una formación clásica porque entonces puedes hacer más. 

—Con uno de tus proyectos del que hablabas antes, The Immortals, hiciste la banda sonora del videojuego Mortal Kombat. ¿Qué nos puedes contar de esa experiencia?

—Esa es una historia extraña. Estábamos de gira por Japón, y recibimos una llamada telefónica de América. Yo soy gamer y ellos sabían que lo era, por eso me preguntaron que si tuviera la oportunidad de escribir un disco para un juego nuevo llamado Mortal Kombat, que iba a salir en otoño, que si lo haría. Así que les dije que sí, si me mandaban una consola con lo que tenían hasta ahora del juego. Fue una locura porque cuando recibí el juego, todavía faltaban muchas cosas de programación. Podía jugar al juego, pero solo a los primeros escenarios. Pero al hacerlo, empecé a conocer a los personajes, y tuve mucha inspiración. Solo tardamos un par de semanas porque cuando jugábamos al juego, enseguida nos íbamos al estudio a grabar. Y así, repetimos cada día el mismo proceso. 

El próximo año vas a girar como Praga Khan. ¿tienes pensado además sacar un nuevo disc0?

—En este momento, no hay realmente un nuevo disco planeado. El año próximo, en marzo y abril habrá una gira por Norte América donde tocaremos una especie de sesión doble. 32 ciudades –Lords of Acid y Praga Khan. Les va a gustar mucho a los fans norteamericanos. Han seguido mi carrera durante muchos años y hace 20 años desde que hicimos un concierto de Praga Khan en los Estados Unidos. Están deseando escuchar en directo los temas de Praga Khan en solitario. 

—Fuiste jurado en X Factor. Imagínate que este talent show existiese en 1988 y Lords of Acid fueran concursantes. ¿Qué diría de ellos?

—Esa es una pregunta difícil. No tengo ni idea. Ser juez en X Factor fue uno de los mayores errores de mi vida. X Factor es un formato de televisión y está muy mal que programas como estos intenten a propósito hacer parecer tontos a los concursantes en beneficio propio. 

—¿Cómo va a ser vuestro concierto al DarkMad?

—Con esta gira, estoy intentando mantenerlo todo tan puro como sea posible, porque lo que pasa es que cuando la gente viene a ver un concierto de Lords of Acid, es como una experiencia total con muchas proyecciones, y un montón de atrezzo y todo eso. Quiero que sea distinto esta vez. Así que la versión que tenemos este año es la versión de Lords of Acid más rock and roll puro. A los músicos les encanta esto. Cada vez que bajamos del escenario, estamos empapados de energía, sudando como locos. Hay mucha diversión y mucha energía. 

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More