Portada » Entrevista a Frozen Nation

Entrevista a Frozen Nation

por François Zappa

No hay nada que desee más que poder, finalmente, correrme una buena fiesta tras todos estos meses de confinamiento. Y escuchar la música de la banda residente en Bélgica Frozen verdaderamente no me está ayudando: solo hace que quiera salir más. Por suerte pronto podremos festejar todo esto, ya sea en el Sinner’s Day o en cualquier lugar donde suena la música de Frozen Nation. Lo llaman Dark Belgian Disco, ¿bailamos?

–Empecemos la entrevista con una pregunta sobre Elvis, vuestro sintetizador modular construido durante los setenta para la banda Jethro Tull y tercer miembro de la banda. ¿Dónde y cómo lo encontraste? ¿Confiáis en un instrumento usado por Jethro Tull?

D&D: Encontramos a Elvis en el 2011 cerca de una ciudad llamada Angers en Francia. Era propiedad de un tío que hacía ruidos tontos con él, así que se puso muy feliz cuando lo encontramos. Jethro Tul parecían feos hippies, pero Ian Anderson era un gran showman. Jerry Heller habla de eso en la primera parte de su libro sobre Gangsta Rap cuando habla de los setenta y el periodo en el que solía ser mánager de bandas de rock. Cuenta fantásticas historias sobre Bowie, Van Morrison, Creedence Clearwater… ¡un libro fantástico!

—¿Cómo fueron los primeros años de la banda antes de editar el disco?

–D&D: D pasó tiempo produciendo los temas, trabajando con Moss en su forma de cantar y mejorando nuestras habilidades colectivas para hacer algo sólido en los conciertos. Luego pasó mucho tiempo mezclando las canciones.

—Moss, tú has cantado en varias bandas, ¿nos puedes contar algo más de tu pasado musical? 

–Moss: Fui cantante principal en una banda llamada Dust, luego estuve involucrado en un proyecto llamado SSL. Ensayábamos en Bruselas en el Spector Studio, así fue como conocí a D&D. Reducimos la banda a un dúo y el proyecto se llama ahora Quarantaine.

Y D&D habéis trabajado en Paris con muchos proyectos como TTC, Holden, DJ Cam, mayoritariamente artistas de hip hop (al menos dos de ellos). ¿Crees que trabajar con ellos ha ayudado en alguna forma a definir el sonido de Frozen Nation? ¿Nos puedes contar algo de tu trabajo con DJ Cam? Me gustan algunos de sus discos.

–D: Trabajé en Paris en la industria musical como batería, productor, compositor e ingeniero de sonido. Underground Vibes de DJ Cam fue producido en mi estudio. Todas las experiencias son buenas cuando haces música. Esos son las reglas para el sonido de Frozen Nation: un ritmo bailable, una melodía pegadiza cantada por un cantante que le gusta lo oscuro, dentro de una atmósfera melancólica y un estilo años ochenta.

–D&D, también sois parte de D&D Modules, una compañía que crea sus propios sintetizadores modulares y algunos de ellos han sido usados en las canciones de Frozen Nation (como Lord of the Wah.) ¿Nos puedes contar algo más de esto?

–D&D: Hemos lanzado una marca de sintetizadores modulares Eurorack llamados “D&D Modules”. Manufacturamos módulos de sintetizadores con un sonido grueso en el espíritu de marcas de los años setenta como like Moog, Arp o EMS. Empezamos esta aventura porque estamos trabajando en un proyecto electro-house llamado Nervian Society en el que mezclamos equipo de DJ con algunos sintetizadores modulares. Elvis era demasiado grande para traerlo en las giras, así que necesitábamos un sintetizador modular de formato Eurorack (es un formado mucho más pequeño), así que creamos nuestra marca, D&D Modules, con módulos como Lord Of The Wah, un wah controlado por voltaje, pero de hecho, es más una especia de filtro tecnoide de acid y distorsión. También inventamos un aparato llamado “The Bodyplug” para cantantes que quieren usar efectos de pedales de guitarra en su voz durante los conciertos en directo. Comenzamos D&D Modules después de la publicación del álbum Dark Belgian Disco de Frozen Nation, así que no hay D&D Modules en Dark Belgian Disco, pero sí un montón de sintetizadores modulares y un montón de Elvis en cada tema.

—En las fotos promocionales aparecéis tres miembros. Y en lo directos cuatro ¿verdad?

–D&D: D&D son dos personas, así que somos Moss, D&D y Elvis (el sintetizador humano), ¡Cuatro personas, sí!

–Pasemos a las influencias de la banda: el sonido parece inspirado en la electrónica de los ochenta y el movimiento Italo disco. Viví unos años en Italia y estuve interesado en el estilo ¿fue una influencia para vosotros? ¿Qué artistas del género os gustan?

–D&D: Italo Disco es el nombre dado a cómo evolucionó la música de baile en Europa a finales de los setenta cuando las cajas de ritmo y los secuenciadores aparecieron. La misma cosa en los Estados Unidos fue llamada Hi-NRG. Hay un fantástico libro de ciencia ficción profético llamado “Discoteca Clandestina” de Paolo Danese donde explican cómo la música Italo Disco reinará sobre la tierra y las siete dimensiones después del fracaso global y el colapso de nuestra civilización. Es divertido, inspirador y aprendes mucho sobre el Italo Disco y el Hi-NRG.
Giorgio Moroder NO es un tío del “Italo disco”: es un productor genial que revolucionó la música de baile con su uso del secuenciador, es un dios para nosotros. No somos especialistas del Italo disco pero nos gustan temas de Gino Soccio, algunas producciones de Patrice Cowley (su trabajo con Sylvester), algunas cosas kitsch de Stock Aitken Waterman (“You Spin Me Round” de Dead or Alive ¿puede considerarse como “Italo disco”?  No lo sabemos). Bobby “O” es también bastante fascinante: eligió producir miles de temas regulares en vez de producir decenas de temas buenos. Un visionario a su manera: la intro del “Passion” de The Flirts es uno de mos mejores ritmos jamas hechos.

—Cuando pienso en música disco, pienso en Nueva York y el Paradise Garaje de Larry Levan a finales de los setenta. Aunque no creo que sea una influencia clara en vosotros, ¿estáis interesados en este periodo de la música disco?

–D&D: Es sorprendente que me preguntes sobre esto. Porque esa discoteca de Nueva York, el Paradise Garage atravesó el periodo de “Disco Sucks” en el que todo el mundo empezó a estar harto de la música disco, y solo gracias al amor hacia la música se convirtió en un lugar donde los productores empezaron a hacer música solo para que sus temas fueron pinchados en este lugar de excelencia. Y algunas de esas producciones se convirtieron en grandes éxitos solo por el amor a la fiesta y a pasarlo bien. Es un sitio importante con el cambio de disco a house y techno y hubo una especie de enlace entre Nueva York, Chicago y Detroit. Me recuerda, de alguna manera, esa escena en la serie de Netlflix “Vinyl” cuando el joven A&R descubre el nacimiento de la música disco en un club underground en el que un DJ hace sonar “Wild Safari” de Barrabas (échale un vistazo a esa escena en YouTube). Eso puede haber sido seis años antes de Larry Levan.

—¿Si tuvierais que elegir: Cerrone o Moroder?

–D&D: Moroder: cambió la fachada de la música de baile con “I feel love”. También hacemos una versión de “From here to eternity”. Pero “Supernature” y “Love in Cm” de Cerrone son grandes clásicos también.

–A comienzos de los 2000/finales de los 90s, tuvimos el movimiento electro-clash. Supongo que erais bastante jóvenes por aquellos días. ¿Fue una influencia? ¿Solíais bailar esos temas en discotecas belgas?

–D&D: Hemos escuchado esta palabra “Electro-clash” algunas veces, pero no sabemos lo que significa de verdad. La página de la Wikipedia habla de Felix Da Housecat, que nos encanta y hacemos con Frozen Nation una versión de su tema “My Life Music”. La tocaremos en el Sinner’s Day, por si estás por allí.

—Y la parte belga del nombre de vuestro disco viene por la influencia del New Beat (y el hecho de vivir en Bélgica, supongo) ¿Cómo ha influido ese estilo banda?

–D&D: El tema “Dark Belgian Disco” es un tributo al New Beat pero con baterías reales y un bajo disco tipo Cerrone. También llamamos a nuestra música “Dark Belgian Disco” porque la voz de Moss es oscura, pero la música es más funky y está hecha en Bélgica, así que este tema es una forma de conectar todo esto en una forma de “belgitud”.

Las letras de vuestros temas tratan sobre Pascal, Giono, Homero y Gengis Khan. ¿No crees que son muy profundas para la pista de baile?

–D&D: Jajaja, probablemente tengas razón. KLF dicen en el “The Manual”: “La música de baile pura no tiene ningún contenido lírico, solo tratará las emociones experimentadas dentro de las cuatro paredes de un club bien entrada la noche, básicamente deseo proveniente de la parte más central de la psique humana. El resto no tiene sentido. Cualquier creador de música de baile pura que esté intentando comunicar otros temas debería ser tratado con un recelo profundo”. Hemos traducido este libro al francés, pero no lo leímos en el momento en el que grabamos el disco.

–En “Alone in Berlin”, la banda usa vocoder. ¿Qué pensáis del uso de vocoder y auto-tune en la música moderna?

–D&D: Moss los odia. Nosotros pensamos de forma diferente, tenemos la mente muy abierta en cuanto al pop y la música de baile. A los cantantes y los productores les encanta modificar sus voces porque, de alguna manera, tienen buena relación con su ego. Todos estos efectos fueron usados de forma muy creativa por Roger Troutman y su talk box (más tarde usada en el “California Love” de Dr Dre & Tupac), y no hay que olvidar a Kraftwerk que usaron el vocoder hace mucho tiempo. De hecho, el primer uso de vocoder en un disco puede ser en “Ode To Joy” de la banda sonora de La naranja mecánica grabada con un sintetizador Moog por Wendy Carlos con el mismísimo Bob Moog. De todas formas, en el disco de Frozen Nation, estos efectos vocales estaban más usados como voces dobles o coros, no realmente como efectos modificadores de las voces principales.

—¿Qué nos puedes contar de la grabación del disco?

–D&D: Mucho trabajo para D: grabar, producir y mezclar hasta el corte final. Escribir canciones es un bonito juego para niños, pero hacer que todas esas cosas sean reales, es un trabajo serio.

—¿Cuándo escribís temas pensáis en la pista de baile o en el salón de vuestras casas?

–D&D: La pista del salón: una bonita melodía y un buen ritmo.

—¿Alguno de vosotros pincha también? ¿Cuándo creéis que es el mejor momento para que suena un tema de Frozen Nation en una discoteca?

–D&D: Acabamos de empezar un nuevo proyecto llamado Nervian Society, hacemos un dj set híbrido con algunos sintetizadores modulares de electro y house. En directo, la música es muy diferente de la de Frozen Nation, así que no tocamos temas de Frozen Nation en el repertorio, pero el momento perfecto para tocar un tema de Frozen Nation es en fiestas siniestras, cuando los góticos empiezan a volverse extravertidos.

—Hasta ahora, ¿cómo ha sido recibido vuestro disco dentro de la escena gótica?

–D&D: Ha sido bienvenido de forma muy positiva, las reseñas en todos los medios góticos han sido geniales, y la audiencia disfruta un montón de nuestros conciertos en festivales más bien oscuros.

—El tema “Gengis Khan” suena un poco Glam y habéis comentado que este estilo comparte la misma sensualidad que la música disco. ¿Creéis que habéis conseguido cargar el disco de una fuerte energía sexual?

–D&D: No lo suficiente.

—No tenemos ninguna posibilidad de fiesta con esta situación. ¿Cómo estáis llevando la crisis del Coronavirus?

–D&D: Ahora mismo cada uno de Frozen Nation está involucrados en otros proyectos, pero todos estamos severamente impactados por esta situación, y como productores de música e ingenieros de grabación es muy preocupante, pero tendremos que adaptarnos para sobrevivir. 

—¿Cuáles son los planes de la banda para el futuro? Cuando haya un futuro, claro…

–D&D: En el origen, Frozen Nation era un proyecto paralelo para cada uno de nosotros, nosotros teníamos nuestros proyectos y Mosss tenía el suyo. Nos ha llevado realmente más lejos de lo que esperábamos. Estamos pensando en publicar en vinilo un tema nuevo con algunos remixes.

—¿Cómo será vuestro concierto en el Sinner’s Day?

–D&D: Bailable.

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More