Portada » Fatal Casualties – Lullaby for Helsinki

Fatal Casualties – Lullaby for Helsinki

por François Zappa

Fatal Casualties fue una de las primeras bandas que aparecieron en esta nueva andadura del Garaje y desde entonces siempre hemos ido comentando sus novedades. Así que ya nos toca hablar de nuevo de ellos ya que este año ha sido publicado un nuevo disco de la banda sueca de darkwave/industrial, titulado Lullaby for Helsinki. El disco ha sido publicado por I-Traxx Red Editions, un subsello de Musex Industries Labels, discográfica pamplonica y aunque su nombre se pueda traducir como Canción de cuna para Helsinki, algunos de los temas son absolutamente terroríficos. Pero bueno, cuantas pesadillas habremos tenido con el vídeo de “Lullaby” de The Cure… 

Comienza Lullaby for Helsinki con “Repository World”, cercana a los mundos de pesadilla y con tenebrosas voces, sonidos industriales y partes distorsionadas. “Fragment”, en cambio, sí parece una nana electrónica, un frágil tema que consigue destacar con su electrónica mínima y sus juegos de voces. Me recuerda ligeramente la época más electrónica de Xiu Xiu. “Punk Ghetto” es realmente difícil de definir, pero podríamos decir que es una actualización del “Warm Leatherette” de The Normal. “Tankevurpa” continúa la onda de “Fragment”, donde la bonita voz nos arropa con distintas capas de electrónica. En “It could have been you”, tenemos un voz cavernosa, de nuevo electrónica minimalista y un comienzo que te va a recordar a Massive Attack.  A pesar del título, “Cafe Art”, comienza con ferocidad, y destaca la parte electrónica, industrial pero minimal y tiene el estribillo más evidente del disco. “A Think Layer” es profunda e inquietante y cuenta con unas sonoridades que nos pueden recordar a Depeche Mode.  En “O.N.G.” seguimos con ecos de la banda de Dave Gahan  en uno de los temas cantados con mayor intensidad y además, de los que más nos han gustado. El disco termina con tres temas cortos: “No heaven” es uno de lo momentos más agresivos, “Rapid” es un desasosegante instrumental y “Lullaby for Helsinki” con sus dos minutos de duración termina por cubrir la cuota de nanas.

El disco nos ha sorprendido especialmente por lo cuidado que está todo lo electrónico, donde incluso las partes más minimalistas ofrecen mil detalles en los que perderse. Además, el disco es increíblemente variado, así que encontrarás un tema para cada momento del día.

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More