Inicio » Entrevistas » Entrevista a Interfront

Entrevista a Interfront

por François Zappa

Hace unos días me comentaba mi amigo Fidel, conocido melómano y promotor de la noche madrileña, que quisiera que en su velatorio sonase el recopilatorio Historia 1980-1990 de Megabeat/Interfront. Puede sonar exagerado, pero es solo una muestra del impacto que tuvo la formación valenciana en una generación que se declaró amante de la música electrónica. Hemos hablado con Julio «Nexus» y Albert Pavía, componentes actuales de Interfront, la banda que le puso sonido a Valencia. 

—Nos gusta empezar las entrevistas por el principio de la carrera de los artistas. Tú, Julio, empezaste con Europa, que se convirtió en Última Emoción ¿verdad? Eso fue a principios de los ochenta. ¿Cómo recuerdas la experiencia? ¿Por qué abandonaste la banda? Hubo una posibilidad de hacer algo juntos de nuevo hace unos años, ¿no?

—Cierto. Empecé en serio con Europa, aunque antes tuve algunas experiencias con sintes y cintas grabadas al estilo Tangerine Dream y ese tipo de sonidos, pero realmente mi primera canción -con principio y final- fue con Europa, que como bien dices se convirtió en Última Emoción con la llegada de José Macías (Glamour, Comité Cisne, etc.).

Con ellos grabé mi primer disco en un estudio “de verdad” en Madrid, aunque mejor fue la grabación del casete del cual -y hechos a mano uno a uno- llegamos a vender casi mil copias. También llegamos a grabar sobre programas de Spectrum con los créditos en la misma cinta.

Hace poco tiempo, ese material salió a la venta en vinilo, publicado por un sello de California (Dark Entries), sacado directamente de ese casete con la portada original de la cinta.

Fue una época de descubrimientos sonoros y de sentir ya lo que realmente me ha gustado siempre. Salí de la banda porque consideré que la experiencia estaba completada, y me puse a hacer otras cosas a nivel personal, a buscar otro tipo de sonidos y composiciones, empecé a usar ordenadores.

Hace unos años y a raíz de una comida de amigos, decidimos volver a subir a un escenario y lo hicimos en Valencia un par de veces. Fue muy bonito ver a las personas que vinieron cantar esas canciones de hacía tanto tiempo y por supuesto, estar de nuevo haciendo el “gamberro” en un escenario.

Tenemos varios temas nuevos, que igual un día los sacamos a la luz.

—¿Cómo conociste a Fran Lenaers y Gani? En alguna entrevista decías que durante esos años no estabas muy metido en el mundo musical ¿Llegaste a verlos pinchar antes de empezar a trabajar juntos?

—Conocí a Gani y Fran cuando un día me llamó Gani por teléfono preguntándome si quería colaborar en un disco que tenían preparado: Megabeat 1. Yo tenía unos temas que había grabado en casa. Les gustaron y así empezamos.

¡La verdad es que no los vi pinchar ni nada de nada! Por aquella época no solía ir mucho de discotecas ( y ahora tampoco). Así que fue la segunda vez en la que saqué la cabeza al mundo de la música. Estuvimos todos en el momento justo y en el tiempo exacto.

—En Clubbingspain leí que grabaste un par de casetes de corte más experimental durante esos años. ¿Nos puedes contar algo más de esto? ¿Se pueden encontrar por algún sitio?

—Si. Grabé un par de cintas en casa, de un estilo “indeterminado” las cuales las copiaba y las vendía en una tienda de discos. Nada del otro mundo, pero salvando un par de ocasiones, nunca me he podido estar quieto en el tema de la música.

No creo que se puedan encontrar las cintas ahora, ni siquiera yo las tengo. Una lástima, pese a que creo que es mejor así. Lo pasado, pasado está. Miedo me daría escucharlas de nuevo 😀

—En Megabeat 1 fingisteis ser varios artistas en un recopilatorio. Algo similar hizo Psychic TV unos años antes con Jack The Tab, sus falsos recopilatorios de Acid. ¿Fue una influencia o una ocurrencia común? ¿Te llegó a interesar su música en algún momento?

—En realidad no se fingió nada. Lo que se hizo es no decir demasiado y la gente pensó que éramos centroeuropeos o algo así. (Cosa que sigue, pues en Madrid una pareja de japoneses al acabar un concierto, ¡¡me preguntaron si éramos alemanes!!)

Te he de decir que yo siempre he estado un poco al margen del tema comercial, me limitaba a hacer mis “ruidos”. Gani y Fran eran los que llevaban el negocio, por decirlo de alguna manera y de muy buena manera, por cierto.

—“Strange”, ya como Interfront, marca un antes y un después en vuestra carrera y en la música electrónica de este país. Recientemente en el libro de Pascal Ibiza, Techno Camina Conmigo, Fran Lenaers cuenta que te llevó cuatro discos para que hicieras el tema a partir de ellos. ¿Cómo recuerdas la composición del disco?

—¡La verdad es que Fran me trajo docenas de discos a casa!

Pero “Strange” no está sacado de ningún disco. Modestamente creo que no se había escuchado antes ese tipo de sonido, y recuerdo muy bien cómo salió el tema. Casi en tiempo real, con un M1 y un sampler Akai 650 y poco más. Lo grabé en un portastudio de cuatro pistas con cinta de casete directamente del secuenciador del Korg m1. Luego lo pasamos Fran y yo a Revox añadiendo algún efecto y salió ese “Strange” publicado como Interfront.

—En “Es imposible no puede ser” de Invisible 2, otro de vuestros grandes temas, usas una melodía de un tema de Jah Wobble, Jaki Liebezeit y Holger Czukay. Una melodía que no es que destaque precisamente en el tema original. En esa época ¿tuvisteis algún problema legal por inspiraros o por samplear algún tema? 

—Ningún problema. Además sólo son cuatro compases. Y como dices, la melodía no destaca en el original, con lo que todos contentos. (De hecho hay gente que piensa que son ellos los que la cogieron del «imposible», -aunque su tema es anterior-.) Además la linea de bajos es la que lleva realmente el tema. Y por supuesto, la frase en español. Nadie ponía voces en español en este tipo de música. Todavía.

En el resto de temas que se pueden parecer a otros, tampoco tuvimos problemas. Incluso sacamos una versión de “The Model” totalmente legal, con autores y esas cosas.

Lo único que sampleamos fue a Kraftwerk, y algo de Front, como hacía el resto del planeta.

Contaba con la ventaja del inmenso conocimiento musical de la época de ellos dos y la gran cantidad de discos que tenían. Algunos no se habían escuchado -incluso en Valencia- fuera de las sesiones de algunos DJ, Fran y Gani incluidos, por lo que tenía libertad para “inspirarme en ruedas de acordes” y adaptarlas a un tema nuevo.

—A partir de Acces 22, tenéis un sonido más EBM, que también está presente en los siguientes temas. ¿Cómo empiezas a interesarte en este estilo?

—La verdad es que la culpa de todo lo tuvo Front 242, cuando cayó en mis manos el Front by Front. Me dije que yo tenía que hacer eso (ni sabía que era EBM) y si te das cuenta en el Megabeat 1 mis temas, aunque son muy inocentes y de principiante, van por la línea del Front. Me perdí los trabajos anteriores de ellos porque fue una de esas épocas en las que me desconecté un poco de lo que se escuchaba (ahora somos amigos). El EBM es y será uno de mis estilos favoritos.

—Un proyecto curioso de la última época juntos fue el de Teube, con el que grabasteis varias sintonías de programas de la tele. ¿Qué nos cuenta sobre ello? Entre esto y las múltiples referencias a Twin Peaks, supongo que la televisión fue una gran fuente de influencia para vosotros.

Teube fue una idea de Fran, -el nombre se me ocurrió a mí- en la que colaboramos todos los del sello Megabeat, siendo quizás yo el que menos hizo.

Llegó a mucha gente de lo más variado. Fue bonito. Y en respuesta a lo de la tv a mí sólo me caló la serie de Lynch. Lo demás ni lo conocía prácticamente.

—Con JNGM os acercáis a los sonidos más duros que estaban llegando de Holanda y también haciéndose populares en Valencia. ¿Crees que antes intentabas seguir al sonido de moda mientras que ahora vas más a tu historia? ¿Qué artistas te interesan de la actualidad?

—Julio: Por supuesto que se seguía el sonido de moda. Una de las cosas para lo que se hacen discos es para venderlos, y algunas personas sólo siguen la moda.

Ahora con Interfront y Coviland hago lo que quiero, sobre todo con Coviland. Interfront tiene un sonido peculiar y no es cuestión de hacer inventos y destrozar algo que está bien. Cuando escucho algo de alguien que me gusta, quiero que suene a ellos. Evolucionar y mantener la esencia es muy difícil.

Ahora escucho (y va en serio) música clásica, Country, Rock del medio oeste, deep house, Placebo, Sinatra, Bluegrass y por supuesto, sigo a los pocos que quedan que hacían buena música, e intento conocer a gente “nueva”. Todo menos reguetón (si es que eso se considera música).

—Albert: Muchas veces intercambiamos gustos musicales con Julio. Con eso quiero decir que nos recomendamos bandas. Por ejemplo, Bicep o The Blaze, si hablamos de electrónica, son dos de los que hemos “aprendido” cosas. Aunque la gran mayoría de la música que nos influencia, a día de hoy, son bandas o músicos que no basan su sonido en teclados y cajas de ritmos.

—Cuando os separáis, te quedas con Invisible Records, aunque dejaste de publicar discos en el 94, ¿nos puedes explicar por qué?

—No. Yo no me quedo con nada de sellos. Yo soy un miembro fundador de Megabeat nada más. Los sellos eran de ellos. Interfront es lo mas mío que salió entonces, así que lo continuo en el 2008 después de volver a la realidad y ver que había mucha gente que le seguía gustando.

—Como dices, vuelves con Interfront en el 2008, y grabas The Fall and Winter y Accelerating 2009. Sinceramente no he podido encontrar mucha info de estos discos, ¿qué nos puedes contar tú?

—Los dos trabajos que mencionas fueron consecuencia de lo que te acabo de comentar. Los medios de composición y grabación hacía tiempo que habían cambiado, y vi la posibilidad de que la gente volviera a escucharme como Interfront. Así pues, hice unos temas y posteriormente los hice empezar a sonar a través de MySpace y Facebook. Y ahí es cuando vino el primer directo en el 2009. Y después vino Albert.

—Otro de tus proyectos de esa época fue Division of Blue. ¿Nos puedes contar algo más?

Division of Blue fue una colaboración con un amigo de Barcelona. Yo hacia temas y él les ponía letra y cantaba. Recientemente los volvimos a grabar y están en el Bandcamp. Fue pura diversión. No obstante, teloneamos en Barcelona a VNV Nation.

—Vosotros estabais haciendo un rollo en Valencia y algo parecido ocurría en Madrid con Flash Zero al que le dedicasteis la contraportada de “Es Imposible, No Puede Ser”. Ya le preguntamos a Fan DL Kaos por vosotros, ¿qué te parecía su banda? ¿Os hubiera gustado colaborar?

—Por supuesto que nos hubiera gustado colaborar. Nos se dio la ocasión. Aún así hice un remix del «Raya España», que se publicó en vinilo.

—Aunque ahora se está revalorizando la escena valenciana de los ochenta, ¿no crees que la historia no ha tratado a Interfront/Megabeat como debería? Al final parece que solo una persona se ha quedado con la fama por todo lo que pasó en esos días.

—Julio: La historia no ha tratado nada de nada a Megabeat. Prácticamente Megabeat desapareció sepultado por la mediocridad y la gran cantidad de chim pum que llegaron a saturar la escena e hicieron que todo lo que viniera de Valencia fuera hecho por pastilleros para bakaladeros. Acabó a nivel general con el buen nombre de Valencia. Nosotros estábamos varios años por delante del resto de España. Después incluso nos miraban mal.
—Albert: El sello Megabeat fue pionero en España editando música electrónica de baile. Se adelantaron al boom que experimentó el Techno en España a mediados de los 90. Definitivamente creo que no se ha valorado en su justa medida.

—Desde hace unos años Albert Pavía (desde el 2013 si no me equivoco) es el nuevo miembro del grupo. Julio, ¿qué crees que aporta a Interfront?

—Albert aporta a Interfront todo lo que no puedo aportar yo; es decir: él es quién manda (Albert, ¿me escuchas? 😀). Por si no fuera bastante subir al escenario y tocar en los directos, es el manager, lleva el merchandising, las páginas web y coordina todo.

—Albert, además de DJ y promotor, antes grababas como Access Code. ¿Qué nos cuentas de esta época de tu vida? ¿Vas a publicar finalmente el material grabado? También has tocado con otras bandas en directo, ¿no?

—Mis primeros pasos en el mundo de la música fueron con Sektor-B (1990). Un grupo que formamos con unos amigos. Recuerdo que yo aportaba mi Roland D-50, el primer sintetizador de mi vida, que había comprado de segunda mano. Otro tenía una caja de ritmos, otro un Amiga 500… Luego, ya en 1993, conocí a Carlos De Cusa, con quien enseguida hice migas, y nació Access Code. Grabamos para un recopilatorio de Músicas de Régimen (1994), también en 1999 para Caustic Records y estuvimos a punto de editan un LP (2003) con el sello portugués Simbiose Records. Muchos lo recordarán por ser donde Mentallo & The Fixer dieron sus primeros pasos en Europa. Al final la cosa se torció con el boom de las descargas ilegales. Se echaron atrás cuando teníamos todo acabado e incluso remezclas de Assemblage 23. Fue un momento triste. Con la pandemia surgió la idea de editar ese material por nuestra cuenta. Estamos haciendo un nuevo master y contaremos además con remezcla de Julio Nexus, como no podía ser de otra manera jejeje.

Por otro lado, de toda esa época guardo muy buen recuerdo. Tocamos en el festival de Estrasburgo (Francia) en 1998. Conocimos a mucha gente interesante. Visitamos Tenerife (2001) gracias a los amigos de La Defunción. En todos esos años compartimos cartel y escenario con Covenant, In Strict Confidence, Allied Vision, Ecodalia, Suicide Commando

—El año pasado publicasteis «Déjà Vu», que iba a ser el adelanto de Interfront IV, pero al final no se ha publicado, ¿ha sido por el covid que lo habéis retrasado? Es todo material grabado en el 94, ¿no? ¿Y algún plan de publicar el comentado e inédito Interfront V?

—»Déjà Vu» es un tema del Interfront IV. Lo publicamos como adelanto pensando que sería más fácil editar el vinilo. Pero hemos tenido muchas dificultades para encontrar una fábrica que nos pudiera servir en los plazos que teníamos pensados. Ahora hay un boom con el tema y hay saturación en la cadena de fabricación. Pese a todo esperamos que vea la luz durante este 2022.

Paralelamente estamos trabajando en nuevo material. No sabemos si se llamará Interfront V. Nuestra idea es publicarlo a principios de 2023.

—En el 2021 creasteis otro proyecto, Coviland con el que habéis publicado varios singles, incluso vuestro último trabajo UKRSS ha sido publicado bajo este nombre. ¿Qué nos podéis contar de ello?

Coviland es un proyecto que surgió durante la pandemia. Sin más pretensión se creó para dar rienda suelta a sonoridades que no acaban de encajar en Interfront. No hay realmente una línea uniforme, ni se pretende. Es una vía de escape que, por cierto, ha tenido muy buena aceptación del público, a tenor de las descargas en nuestra página de Bandcamp.

—En un post reciente de Facebook hablabais de una colaboración con otro icono del sonido de Valencia, Germán Bou. ¿Nos podéis contar algo más de esto?

—Con Germán siempre hemos tenido muy buena relación. Es un músico y productor magnífico. Me ha regalado algunos plugins que ha diseñado él y estamos intentando cuadrar agendas para poder trabajar juntos.

—El último EBM Day realizado en Bélgica contó solamente con unos setenta asistentes. Como promotores y músicos, ¿qué pensáis que está pasando con la escena?

—Desconocemos ese dato. La gente ahora está con muchas ganas y se llena todo: las discotecas y los conciertos. Han sido dos años duros para todos. Así que se nota la energía positiva en el ambiente.

—¿Qué nos depara el futuro de Interfront?

—Esperamos que nos depare cosas buenas jejeje. De entrada, en diciembre pudimos volver a tocar. Justo lo hicimos acompañando a Front 242 en Madrid y Barcelona, que fue con quienes tocamos en Bélgica por última vez en marzo de 2020, poco antes de la pandemia. En breve, y tras varias cancelaciones, estaremos en Valencia (el pasado día 30 de abril) y Tarragona. Tenemos más fechas por anunciar. Además, colaboraremos con otros artistas haciendo remezclas y producciones. Así que toda pinta muy bien. Cruzaremos los dedos.

Para acabar con la entrevista queremos daros las gracias por la oportunidad que nos habéis dado en vuestro espacio y felicitaros por la tarea que estáis haciendo.

Dejar un comentario

10 − uno =

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More