Posted by: François Zappa Entrevistas 0 comments

Entrevista a Psyche

Pioneros de la dark wave, Psyche son una de las bandas más interesantes salida de Canadá. Superando todas las dificultades, han logrado publicar once discos donde el horror se oculta entre sintetizadores. Darrin Huss aceptó contestar nuestras preguntar sin pensar que cuando tu grupo se llama Psyche no puedes esperar una entrevista normal, sino un test psicológico. Podremos disfrutar de su música, como no, en el W Festival.

—El primer disco de Psyche de 1985, se llama Insomnia Theatre.  ¿Es vuestro Non-Stop Erotic Cabaret particular? En esos momentos sonabais más como los primeros Soft Cell, los de canciones como “The Girl with the Patent Leather Face” y “Memorabilia.”

—Eso me gusta, nadie me lo había dicho antes, la comparación con Soft Cell sí, pero no específicamente su primer disco y el nuestro. Aunque Insomnia Theatre es más oscuro y no hay ningún “Tainted Love”, aunque tenemos “Brain Collapses” que fue probablemente nuestro primer “éxito” en Europa. Soft Cell, por supuesto, fue siempre nuestra principal influencia, pero también Fad Gadget, Gary Numan, Visage, DAF, The Cure, y Bauhaus fueron parte de mis inspiraciones en esos momentos.

—He leído que gracias a Skinny Puppy, cambiasteis vuestro estilo, que era más industrial, como se puede ver en vuestro recoplatorio Tales from the Darkside de 1990. De todas formas, volviste a este sonido para el proyecto, Vanishing Heat, ¿verdad?

¡Estás bien informado! Skinny Puppy y Psyche empezaron ese estilo de música en Canadá al mismo tiempo y las dos bandas fueron contactadas por Nettwerk Records. Mientras Skinny Puppy fichaba con la discográfica y se creaba seguidores siguiendo ese estilo, me di cuenta de que yo era más un cantante, y mi hermano y yo queríamos hacer algo más con los sintetizadores que estar atrapados en un limitado estilo industrial. Queríamos desarrollar nuestro sonido Horror Synth de forma diferente. Con Unveiling The Secret grabado en Paris para el sello New Rose, empezamos a forjar nuestro camino, avanzando desde la EBM y el industrial hacia nuestra propia mezcla. Vanishing Heat realmente empezó solo por diversión porque todo el mundo parecía tener un proyecto paralelo y Psyche había publicado nuestra obra maestra del Synthpop, Mystery Hotel, así que me apetecía tontear con la clase de música que hubiéramos hecho si nos hubiéramos quedado en el industrial. Fue un experimento, y lo disfruté, pero no me lo tomé tan en serio como Psyche.

—Fad Gadget y como has dicho Soft Cell son claras influencias, ¿Qué otras bandas escuchabas en la época?

The Cure, Blancmange, Yazoo, Eurythmics, Joy Division. Siempre tuve curiosidad por artistas que tenían su propio sonido y no sonaban como nadie más. The Doors fueron una influencia muy importante en Mystery Hotel. Siempre odiamos la música pop orientada a la radio. Si sonaba en el Top 40 tenía que ser algo como The Flying Lizards y su tema“Money” – un feliz accidente de música caótica. Nunca entendí el concepto de grabar música completamente comercial.

—¿Puedes describir vuestros conciertos en los ochenta? Eras famoso por tocar desnudo cubierto en espuma, ¿Tuviste alguna vez algún problema con la justicia? ¿Cómo se recibía vuestra música en Canadá en los ochenta?

Bueno, me cubría en espuma de afeitar porque había visto que Fad Gadget lo hizo en un concierto para su tema “Lady Shave”. Yo simplemente decidí no llevar ropa interior. Estaba bien cubierto hasta que en un concierto me resbalé en el suelo, ja ja. Me inspiraba también en Wendy O. Williams de The Plasmatics, pero obviamente ella tenía más problemas con sus travesuras porque era una mujer. No éramos tan famosos entonces así que me imaginé que la audiencia alternativa no daría parte de nosotros a la policía. De todas formas, tuvimos prohibido tocar durante seis meses en Edmonton porque mostramos una película de terror arty en un festival patrocinado por la radio de nuestra universidad allí. Varias personas se quejaron del film, así que aprendimos el precio que debes pagar por ser provocativo o controversial. A menudo estábamos orgullosos de que la gente abandonase nuestros conciertos. Era un honor para nosotros que la gente no los soportase. Principalmente porque éramos la única banda synth de nuestra región. Alberta es como la Texas de Canadá. A los cowboys no le gustan la New Wave o el Synthpop. La única gente a la que le gustábamos por entonces y nos apoyaba eran fans de la música que venía de Inglaterra como Cabaret Voltaire, y Throbbing Gristle. También la parte francesa de Canadá, Montreal y la ciudad de Quebec eran más progresistas, y ese fue nuestro trampolín a Europa, básicamente.

—Vuestro segundo disco Unveiling the Secret (1986), está considerado como vuestra obra maestra. ¿Qué nos puedes contar de la grabación?

Creo que los cuatro primeros discos son obras maestras, cada uno por razones diferentes, pero si Unveiling The Secret marcó un nuevo estándar que definió el sonido de Psyche. Tenía variedad: EBM, algo del primer Techno, e incluso una balada Synthpop, todo en un disco. Fue grabado en Paris en el Garaje Studio cerca del cementerio Père Lachaise donde descansa Jim Morrison. “The Saint Became A Lush” es una combinación de nuestro amor por las bandas sonoras de terror, y yo haciendo mis mejores voces estilo Ian Curtis, recitando un poema sobre esta épica historia de magnitud lovecraftiana. Muchos de los temas, incluido ese, habían sido ya tocados en directo antes incluso de entrar en el estudio. “Black Panther” era muy popular también. “Unveiling The Secret” fue realmente escrita cuando estábamos en Paris, y fue la primera canción de ese periodo en el estudio. Tuve que grabar mis letras de una toma porque era el último día permitido por el presupuesto que nos daba New Rose antes de la mezcla.

—Has dicho que “The Saint Became a Lush” recuerda el sonido de “Tubular Bells”. ¿Te gustaba el rock progresivo? Algunas de estas bandas fueron pioneras en el uso de sintetizadores. ¿Te gusta “The Secret”, el tema de Joris Voorn inspirado en el tuyo?

El único rock progresivo que conocía era Goblin por las bandas sonoras de las películas de Dario Argento. Al menos que consideres a Tangerine Dream y The Doors en esa categoría, aunque yo no lo haría. No nos gustaban cosas como Yes, o Genesis, así que la comparación con “Tubular Bells” viene por estar inspirada en el tema del Exorcista que es un fragmento del famoso tema de Mike Oldfield. No son exactamente las mismas notas, pero sé que a mi hermano le gustaba realmente la secuencia. Joris Voorn fue lo suficientemente amable para escribirme e informarme de que estaba haciendo “The Secret”. Para serte honesto, si no me hubiese preguntado, nunca lo hubiese sabido, porque por lo que a mí me concierne, es una escena musical de otro planeta. Incluso aunque una vez hice una remezcla para Plastikman, el proyecto de Richie Hawtin – “I Don’t Know (Psyche’s Haunted Whisper Remix Featuring Darrin Huss)” pero estos artistas son famosos en una escena completamente diferente. Estoy feliz de que encontrasen algo inspirador en mi música.

—Una cosa que me sorprende es que vuestra música suena muy moderna mientras que muchos relativamente nuevos grupos suenan más ochenteros que vosotros. Como si vosotros intentarais hacer siempre algo nuevo pero estas bandas solo quisieran recrear un sonido.

Bueno, yo no quería decir eso, pero lo has hecho tú. Nuestra intención siempre ha sido desarrollar al máximo lo que la música hecha con sintetizadores puede ofrecer. Incluso, tengo que decírtelo, cuando hicimos el tema “Sanctuary” por primera vez, que nos llevó a una nueva escena de Cyber Goth, y la Techno Body Music había comenzado a infiltrarse en la escena a finales de los noventa, me dijeron de un sello al que ofrecí el tema que sonaba demasiado ochenta. Si supieran que ahora hay grupos como Lebanon Hannover, y Boy Harsher, casi 20 veinte años después. Para ser honestos prefiero esos nuevos grupos que la moda de EBM de Ibiza que tuve que vivir durante los 2000s. Mi único problema es que creo que la música electrónica todavía necesita crecer y traer nuevas sorpresas más que rehacer los sonidos clásicos. Aunque, no negaré el amar algunos sintetizadores como el Korg Monopoly o todos esos sonidos de palmadas de las primeras cajas rítmicas. Ciertos sonidos todavía me parecen automáticamente más excitantes que otros, así que cuanta más gente use los sonidos que me gustan, mejor me llevaré con ellos. Jajaja

—Para el siguiente disco Mystery Hotel (1988) os pasasteis al Synthpop. ¿A qué se debió este cambio?

—Fue una progresión natural porque simplemente estábamos continuando a desarrollar un sonido y no queríamos repetir lo que estaba hecho. Todos los artistas que admiro como Blondie, The Doors, Soft Cell, Eurythmics, Fad Gadget y Grace Jones me enseñaron que podías ser innovador con tu música y aún ser tú mismo. Si se reconocía al cantante y la música no cambiaba de pronto completamente de género, todavía tenías tu sonido. Algunos han dicho que cambiamos muy drásticamente, pero creemos que estábamos desarrollando nuestro repertorio y definiendo nuestros límites. Mystery Hotel tenía de todo, synth funk, psicodelia, dark wave, Synthpop, e incluso el improbable tema pop “Eternal”, pero era todo puro estilo Psyche. Simplemente como un disco de The Doors. Sabes que son ellos, sea “Light My Fire” o “The End”. Es sobre la variedad que aportas mientras defines tu sonido.

—Aunque no es parte de la trilogía inicial The Influence (1989), (que debería haberse llamado The Influencer), fue otro disco importante. ¿Fue el humor más oscuro del disco un reflejo de tu vida en ese momento?

—Sí, e irónicamente después de todo lo que he dicho sobre distintos estilos en un disco, The Influence se acerca bastante a un sonido único. Fue el primer disco que hice sin mi hermano después de que se le diagnosticase esquizofrenia, y tenía problemas decidiendo qué hacer con el futuro de Psyche. El disco entero fue hecho por David Kristian con el sampler Casio FZ1. Incluso aunque hay varios bajos sintetizados que suenan a bajo normal en el disco, todo fue creado por él. Eso era lo que estaba buscando. Siempre he dicho que sentía que Psyche es un experimento científico, como lo es la vida de cierta manera. Quiero nuevas experiencias, quiero escuchar cosas diferentes que me sorprendan. La libertad de no saber de dónde te llegará tu próxima paga, pero creyendo en tu arte. El disco es oscuro porque, aunque tenía solo 24 años en esa época, me sentía como un hombre mayor que había experimentado un montón de dolor y tristeza en la vida, y estaba reflejándolo todo. Cuando terminé el disco sentí un poco de nausea al escucharlo completamente por primera vez. “The Sundial” me hizo llorar. Es un disco muy emocional, y es por eso por lo que llegó a un montón de personas. Estoy feliz de que la música de Psyche haga que la gente sienta algo. Eso es lo que siempre quise. La música pop comercial chillona no es lo mío.

—¿Fue difícil continuar sin tu hermano?

Supongo que te refieres a cuando falleció, ya había continuado Psyche después de la última vez que estuvo involucrado de 1995 a 2005. Tuve su consentimiento y su influencia siempre estuvo ahí, aunque trabajase con otra gente. Tocar en directo después de que muriese fue muy difícil, y me impidió escribir nueva música por un tiempo porque prefería tocar las canciones viejas de Psyche para promocionar la reedición de los tres primeros discos de los que hice el mastering yo mismo y que incluían temas y fotos de nuestros archivos. Cuando decidí trasladarme a Alemania en 1994, después de hacer el disco Intimacy, dudé si tenía que poner a un nuevo miembro en su lugar hasta que conocí a Per-Anders y empecé a escribir para el disco Strange Romance. Stephen dijo que estaba bien que continuase, y siempre le pregunté por la música que creaba. Ciertamente no es fácil cuando eres un dúo y la gente quiere ver a los miembros originales girando treinta años después, pero como tantas cosas en la carrera sin planear de Psyche, simplemente continuó porque es la vida que he elegido vivir y es lo que hago. Once discos publicados hasta ahora no está mal considerando que nunca he comprometido lo que hace a Psyche única. Le debo eso a la creatividad de Stephen.

—¿Como ha cambiado vuestro equipo desde el inicio hasta ahora?

—No tenemos todos los viejos sintetizadores que teníamos, pero gracias a los nuevos programas informáticos podemos usar los sonidos del Korg Mono/Poly y algunos samples de nuestras viejas cajas de ritmos favoritas. Los primeros tres discos estuvieron hechos con los mismos sintetizadores que habíamos comenzado a coleccionar y en Mystery Hotel el formidable Yamaha DX7 se unió junto a unas cuantas cosas como el Fairlight que había en el estudio de Dan Lacksman (Telex) para esa sesión. En los noventa grabé con Per-Anders Kurenbach e hizo una mezcla de instrumentos digitales y plug-ins. De todas formas, también usamos cosas como un Djembe, una harmónica, y los ocasionales efectos acústicos. Para el periodo entre 2001 y 2005 con Remi Szyszka teníamos principalmente programación con el ordenador a través de un sintetizador midi, y el formidable Virus.

—Vuestra música ha sido descrita como Horror electronic, ¿te gusta el cine o la literatura de terror?

—Al comienzo estábamos principalmente inspirados por el Horror. La atmósfera y música de películas de George Romero, John Carpenter, David Cronenberg, Dario Argento, y Lucio Fulci. Leía mucho a H.P. Lovecraft, “The Saint Became A Lush” está inspirada en The Case Of Charles Dexter Ward, y “The Outsider” en el cuento del mismo nombre. Incluso dedicamos el disco Unveiling The Secret a Lovecraft y Cronenberg. Stephen estaba inspirado por todas las películas de terror de los años 70s y 80s. Yo preferiría la atmósfera de los elementos sobrenaturales al directo cine slasher. Otro autor como Ramsey Campbell inspiró mi tema “Nocturnal Passenger”, y “The Influence”. También está Shirley Jackson que inspiró “The Sundial” y “Haunted”. Todos le estábamos en deuda a la imaginación de Stephen King también.

—Después de vuestros más famosos discos tenemos Daydream Avenue de 1991 y Intimacy de 1994. ¿cómo recomendarías estos discos a alguien que solo ha escuchado The Influence?

Bueno, Intimacy tiene elementos del estilo de The Influence como “Broken Heart” y “Love Is A Winter”, pero es un poco más raro porque hay elementos de lounge y chill out mezclados con temas de horror como “Freaks!” Es una extraña secuela hecha por mi hermano en contraste con The Influence hecha por David Kristian. Estoy muy orgulloso de “Blind”, y “The Cathedral” también. Daydream Avenue tiene algunos puntos fuertes, especialmente “Angel Lies Sleeping” que era un híbrido del sonido del disco Twitch de Ministry y de la parte más pop del Techno que se estaban desarrollando en los noventa. Como siempre entre los experimentos con distintos estilos de música de baile está la oscura melancolía de canciones como “Ghost” y “Destiny”. Esto es porqué digo que por mis letras y mi estilo vocal todavía suenan a Psyche, incluso si la instrumentación cambia. Incluso el extraño sonido hip-hop electro de “What Sorrow Cannot Say” no se aparta del tono sombrío de la canción.

—En Strange Romance (1996), incluisteis vuestra versión de “Goodbye Horses” que fue un éxito. ¿Por qué elegiste hacer esta versión?

Este fue un extraño accidente en el que se incluye a un tío que quería ser el manager de Psyche por entonces. Per-Anders Kurenbach y yo acabábamos de hacer unas demos, y sugerí que el tema nos daría un buen punto de arranque. Cuando vi la película El silencio de los corderos, pensé que “Goodbye Horses” sonaba de alguna forma como Psyche, aunque estaba ocupado grabando el tema “Heaven In Pain” como canción en solitario que pensé que sería un éxito. En cambio, terminó en Intimacy, y de pronto era 1995 y me había olvidado de “Goodbye Horses” hasta que este tío me la recordó. Per-Anders y yo teníamos una copia del single en 7” para estudiarla, y decidí cantarla como si estuviese escrita por nosotros, y la música estuvo hecha para sonar como en el film. Haciendo eco a través de los pasillos del sótano. La pusimos como cara b de nuestro single “You Ran Away” pero terminó siendo tal éxito masivo en todos los clubs góticos de Europa, que por supuesto, tenía que aparecer en disco. De hecho, me confundí con la letra y canté “Lying over you” en vez de “Flying”, pero como internet empezaba a ser popular por estas fechas, mi versión de las letras fue la que apareció en todas esas páginas donde puedes encontrar letras de canciones. Al final la corregí después de recibir un mail de William Garvey, que había escrito la canción diciendo de qué iba la canción y cómo la había escrito. La re-grabación que hice diez años después es el tema más popular de Psyche en los servicios de streaming. Mucha gente cree que es nuestra versión la que aparece en la película, y no los corregimos, pero si pones nuestro tema y el original uno al otro realmente puedes sentir la diferencia. Recientemente más gente ha empezado a versionarla, pero todavía creo que somos los principales embajadores del tema. Claro que puedes incluso ver el vídeo del tema original de Q Lazzarus en YouTube. He hecho una playlist llamada “All The Goodbye Horses” con unas 40 versiones distintas en mi canal Psyche Channel. ¡Suscríbete y disfruta! www.youtube.com/psycheshow

—Yo era un gran fan del Drum’n bass a finales de los noventa. ¿Cómo incluisteis este sonido en Love Among the Ruined (1998)? ¿Puedo oír algo de Nine Inch Nails?

Eso fue Per-Anders. Con Psyche, tendemos a absorber lo que está pasando en la música electrónica e intentamos filtrarlo a través de nuestro estilo. Love Among The Ruined tiene influencias de NIN, Björk, incluso un poco de The Prodigy, pero siempre desde nuestro mundo, e incluye la melancolía habitual y el estilo de escritura de temas Synthpop por el que somos conocidos. Mi tema favorito de ese disco es “Exhale” porque tiene una mezcla de electrónica experimental, blues, y drum & bass todo junto para crear algo nuevo.

—¿Cómo cambió Psyche al trabajar con Remi Szyszka? El comenzó a trabajar en The Santuary, ¿fue difícil trabajar con otro músico?

Estos días estoy intentando no hablar de los cambios de formación en Psyche, porque no quiero poner mucho peso en el resultado de lo que hace específico al sonido de Psyche.

Madonna trabaja con mucha gente diferente pero siempre es Madona. Además, a veces las cosas cambian de forma que sin ser a propósito. Pueden ocurrir por razones personales o lo que sea. Remi apareció en el momento adecuado y “Sanctuary” realmente creó lo que en películas llaman un reboot, que para Psyche fue musical. Los discos The Hiding Place y Babylon Deluxe eran lo que tenía que suceder en el siglo XXI, y fuimos muy afortunados de crear todas estas canciones dentro del reino de Psyche con músicos los cuales individualmente sumaron cosas al sonido mientras continuaba a crecer su propia colección. Soy muy exigente así que hasta que no siento que tenemos el sentimiento adecuado no grabo. El tema “Looking Glass” era la idea de Remi de lo que hacía una típica canción de Psyche.

—En Endangered Species (2002), por ejemplo, podemos encontrar algunas remezclas. ¿Te gusta remezclar tus propios temas? ¿Cómo te sientes cuando escuchas la remezcla de uno de tus temas?

Tengo una relación de amor/odio con las remezclas. Prefiero mezclas extendidas de la base básica como se hacía en los ochenta. Ocasionalmente, de todas formas, una remezcla recrea completamente la canción hasta llegar al punto de que algo nuevo surge. Eso puede estar bien. No me gustan demasiado aquellos que intentan solamente añadir un ritmo de baile diferente que yo normalmente no aprobaría en primer lugar. Por eso nos gusta remezclarnos a nosotros mismos. Intenté el experimento de diversas versiones para el veinte aniversario de Unveiling The Secret en 2006 con la edición de Unveiling The Secret 2.0. Ahí me gustó la mezcla de Christian Piotrowski tanto que la incluí en varias recopilaciones e incluso la tocamos en directo algunas veces. Aunque hay algunas canciones tan poderosas en su versión original que no hay sentido en cambiarla. “The Saint Became A Lush” en la mezcla de Radical G es bastante excitante, aunque creo que quita todos los elementos del original, para crear una versión alternativa, más como un reboot que como una remezcla. Es como hacer la canción de nuevo, manteniendo la atmósfera y el estilo, pero grabando con una visión diferente. Una versión de un mundo paralelo.

—¿Cómo de consciente eres de la música del momento al grabar un disco? ¿Dirías que Babylon Deluxe (2003) es un producto de su tiempo?

No realmente, solo el tema “Sanctuary” era verdaderamente un producto de su tiempo, pero Babylon Deluxe es una mezcla de sonidos,  algunos que eran famosos en la escena, como la secuencia Techno en la mitad de “Gods And Monsters”, pero también con muchas clásicas canciones Psyche muy fuertes como “The Quickening” y “Equinoxe”. También “Snow Garden” no estaba inspirada en nada de los noventa. Habíamos realmente comenzado a avanzar en nuestra propia dirección en 2003. Creo que todo el disco es genial, excepto “Final Destination”, y “Nobody Superstar”, aunque las letras todavía encierran verdad.

—¿Podríamos decir que las Brave New Waves Session (disco de Psyche publicado en el 2018) son unas Peel Sessions canadienses? ¿Qué período de vuestra carrera viene representanta en este disco?

Si, Brave New Waves era muy grande en Canadá y ayudó a inspirar a muchos músicos al traernos música alternativa de todo el mundo. Es el primer sitio donde escuché a Anne Clark, los primeros Ministry, Tuxedomoon, y grupos así. Una vez más, la trayectoria de Psyche nunca ha seguido un plan y la sesión, como ocurrió, es más un momento perdido en el tiempo. Mi hermano había tocado conmigo en Montreal y sería esta la última vez. Desde que le diagnosticaron con esquizofrenia se había vuelto muy angustiante para él el tocar. Teníamos un tercer miembro Eric Klaver que tocó dos conciertos más cuando mi hermano se fue a casa. Desafortunadamente fue en este momento que tuvimos la oportunidad de hacer esta sesión para este programa. Aparte de “Unveiling The Secret” todas las canciones fueron escritas e improvisadas por Eric Klaver, y por mí, con ayuda adicional de Kevin Komoda (Rational Youth). Así que es algo más que una John Peel Session donde las canciones estaban normalmente en disco tanto antes como después. En este caso lo que escuchas en “Brave New Waves” fue grabado solo para esa sesión y muestra de nuevo un abanico de ideas que representa un espontáneo intermezzo en el repertorio de Psyche.

The 11th Hour (2005) es vuestro último disco hasta ahora. ¿Cómo escribes tus letras? ¿Crees que es un disco especial en ese sentido?

—He mencionado mis letras favoritas en otras preguntas. Creo que The 11th Hour es extremadamente profético porque estaba escribiendo desde un lugar muy oscuro sobre todo llegando a un final. Es sobre hacerse mayor, sin encajar, viendo el mundo morir, sintiéndote maldito e intentando encontrar una aceptación de la situación para poder seguir. No sé si las letras son más especiales que las otras. Creo que los títulos “Bloodcurse”, y “September Moon” molan bastante, pero mis letras favoritas están repartidas en todos los discos de Psyche. Me gusta mucho la letra de la canción titular de “The Hiding Place” tanto como “The Outsider” o “The Saint Became A Lush”. Al principio me inspiraba en historias que estaba leyendo y en algunos problemas sociales. El periodo intermedioo de mis letras se centró más sobre experiencias personales y temas más románticos. Después hubo una adición a cómo la humanidad está lidiando con los avances tecnológicos, y la clase de problemas mundiales que estamos afrontando.

—¿Cuándo vamos a tener el largamente esperado nuevo disco?

Todavía no lo sé, quería que fuese en el 2018, trece años después del The 11th Hour, pero ya pasó. Al menos conseguimos publicar un nuevo single con “Youth Of Tomorrow”, y “Truth Or Consequence” que han sido las primeras canciones en una década. Todavía me aferro a Light Before Day como posible título del nuevo disco. He experimentado con varias versiones también, pero siento que deben ser al menos 10-12 nuevas canciones que tengan algo que decir sobre donde estamos ahora. Creo que las dos nuevas canciones son bastante buenas y de hecho relevantes, pero para el momento en el que estemos más involucrados en el próximo disco, pueden que terminen siendo un anticipo de una era completamente nueva para Psyche.

—¿Qué nos puedes contar de Psyche Enterprises?

Es solo un sello creado para la distribución digital para cubrir cualquier trabajo relacionado con Psyche. Simplemente para tener el legado de la familia en un único lugar. No ficho a nadie.

—El nombre de la banda viene de un tema de Killing Joke y ellos también van a tocar en el W Festival. ¿Vas a ir a verlos?

Me gustan más los Killing Joke de principios de los ochenta y los vi en el 2003 cuando tocaron bastantes canciones de sus dos primeros discos.  Realmente estoy más entusiasmado por compartir escenario con Lene Lovich (una de mis artistas favoritas que me ha gustado siempre), y The Human League. También de tener otros héroes canadienses con nosotros, Rational Youth con los cuales hicimos nuestra tercera mini gira por Alemania.

François Zappa

0 comments

Deja un comentario