Posted by: François Zappa Entrevistas 0 comments

Entrevista a Portion Control

Con la música no corres el riesgo de engordar, pero hay bandas que tienes que catar poco a poco, digerirlas y reposarlas. Portion Control son una de esas bandas, quizás un plato difícil para el estómago acostumbrado a la comida rápida, pero que en su justa medida satisfarán el paladar más exigente. Pertenecientes a la primera hornada industrial, pioneros del EBM, y de la electrónica, su larga carrera se puede documentar fácilmente con dos magníficas cajas: Progress Report 1980-1983 y Archive. Hablamos con John Whybrew sobre su larga carrera. Estarán el sábado 17 en el W Festival y tocarán, como no, a la hora de comer.

—Tomaste el nombre del grupo de tus días en la escuela de hostelería. Es un nombre un poco raro para un grupo, ¿no crees?

—No es más raro que otros nombres de grupos. No queríamos un nombre que sugiriese un cierto estilo o tomase inspiración de libros o del arte. Ciertamente, un nombre nada pretencioso. Extrañamente, el control de porciones se ha convertido en un tema que preocupa al mundo en términos de patrones alimentarios y de elevación de niveles de obesidad.

—¿Qué estabas escuchando cuando comenzaste la banda? Supongo que no había muchos grupos como el tuyo, solamente los primeros Cabaret Voltaire, Throbbing Gristle, NON…

—Habíamos crecido durante el primer punk inglés, asimilado a bandas como Wire o The Pop Group. Chrome y Metabolist habían comenzado a incorporar electrónica en composiciones más cortas – esto tuvo una influencia en nosotros. Es extraño, pero el punk mantuvo buena parte de la estructura establecida de las canciones y esto nos influyó también. Todavía nos gusta el estilo de verso y coro. Habíamos también crecido con el rock progresivo así que las canciones cortas y más simples nos interesaban también.

—¿Cómo fue grabar vuestro primer disco, el casete A Fair Portion? Es difícil encontrar algo tan claramente DIY. ¿Quién dibujó la portada, alguno de vosotros?

—¡Sí! fue DIY: tocado en directo y grabado directamente en un reproductor de casetes colocado en el centro de la habitación. Ian Sharp dibujó la portada.

—Vuestro segundo disco, Gaining Momentum fue publicado en 1981. ¿Con qué medios contabais? 

—Eso coincidió con la llegada de instrumentos electrónicos asequibles. Una tienda en Euston Road llamada Chase Music había abierto y vendía sintetizadores ARP. El más asequible era el ARP Axxe que teníamos juntos a la batería electrónica de Roland CR78.

—Especialmente es vuestros primeros discos, se puede apreciar la influencia del dub en algunos ritmos. ¿Cómo entrasteis en este género, quizás a través del Pop Group?

—Sí, en parte gracias al Pop Group a los que amábamos y en parte escuchando a John Peel que nos introdujo en algunos de esos métodos y estilos. Pat Bermingham de In Phaze, sello que publicó nuestras primeras grabaciones, fue también una influencia, además de trabajar con nosotros de ingeniero de sonido. En este periodo, un genuino spring revert y un space echo de Roland eran tan importantes para nuestro sonido como nuestras cajas de ritmos y sintetizadores.

—¿Cómo eran vuestros primeros conciertos?

—Los conciertos eran caóticos y a menudo tocábamos con bandas de guitarras. Por aquellos tiempos, los pocos grupos electrónicos o experimentales en crecimiento trabajaban todos aislados. Creo que nos veían como algo raro, apareciendo en directo inclinados sobre cajas.

—Portion Control están considerados pioneros en el uso de samplers. ¿Cuándo fue la primera vez que utilizaste esta herramienta?

—De alguna forma descubrimos el sampler Greengate que era un sistema de sampleo improvisado que usaba uno de los primeros ordenadores de Apple. Poco después llegó el Akai S950 y el S1000HD. Nos encantaban estas unidades y enseguida vimos el potencial creativo.

—Ese mismo año, en 1981, publicaste vuestro tercer casete, Private Illusions. ¿Por qué no se editó como LP? ¿Piensas que ya en este disco se encuentra una semilla de lo que llegará con I Staggered Mentally?

Private Illusions fue una colección de temas a medio terminar hechas en nuestro Teac Portastudio. Nos gustaba la idea de publicar bocetos en vez de temas completamente terminados. También nos permitía empezar a encontrar nuestra dirección que estaba tirando hacía un sonido más oscuro y más agresivo.

—Has dicho que la escena industrial en Inglaterra era bastante pequeña y que erais más famosos en el resto de Europa. A veces en la Europa continental tendemos a ver a Inglaterra como el paraíso para cualquier estilo de música. ¿Dónde crees que se recibió mejor vuestra música?

—La prensa musical inglesa, NME, Sounds y Melody Maker eran, por esa época, razonablemente favorables con las bandas industriales y más experimentales, pero la escena en directo no tanto. Europa, particularmente Alemania, Países Bajos, Bélgica y España ofrecían oportunidades para pequeñas giras. No digo que Inglaterra no ofreciese oportunidades, ya que llegamos a tocar con SPK, Chris and Cosey y 23 Skidoo por nombrar solo unos cuantos grupos con los que tocamos durante este primer periodo.

—Y llegamos a vuestro disco más famoso, I Staggered Mentally, considerado proto-EBM, donde sumas rabia a la música electrónica ¿qué os inspiró a hacer este disco?

—En temas de equipo, habíamos progresado hasta llegar al Roland Drumatix y el TB303 Bassline así que podíamos secuenciar nuestra música. Esto junto a nuestro acercamiento a composiciones más oscuras y la continua experimentación con el dub parecieron culminar en esta grabación. Dean empezó a usar su voz más gutural para añadir un sonido más oscuro. Al mismo tiempo, la cubierta del disco había evolucionado para subrayar el tono y la intención general.

—¿Cómo escribes tus canciones?

—Nuestros temas están basados en un compás de bajo o construidos sobre samples. Pasamos horas y horas creando samples únicos y loops cortos a partir de sintetizadores pasados a través de efectos. Luego añadimos todo a las pistas. En un primer momento metemos la voz sobre un largo loop de batería y bajo, y luego añadimos el resto alrededor de ella.

—Has dicho en otras entrevistas que en los ochentas vivías cerca de otras bandas de música industria, ¿había cierto sentido de comunidad entre vosotros?

—Fue un buen periodo en el sur de Londres a comienzos/mitad de los ochenta. SPK, Lustmord, Chris and Cosey, Nocturnal Emmisions, Funky Porcini y Alien Sex Fiend vivían cerca y sí, compartíamos cierto sentido de comunidad.

—Vuestros 12″ de 1983 y de 1984 Raise the Pulse, Rough Justice y Go-Talk están más orientados a la pista de baile. ¿Os interesaba la música de baile en esos momentos?

—Cuando empezamos a formar parte de Illuminated Records el 12” estaba establecido como un producto más orientado al baile y sentimos que nuestro sonido estaba moviéndose en esa dirección. Durante ese periodo, trabajamos con productores por primera vez y ellos tenían una visión ligeramente más comercial/mainstream que nosotros, cosa que se refleja en esos productos.

—En cambio, vuestro siguiente disco, Shot in the Belly de 1983, otra publicación solo en casete, es de nuevo muy experimental. Fue publicado por Third Mind Records, el sello que publicaba trabajos de Nurse with Wound y Legendary Pink Dots. ¿Grabar para ellos os llegó a influir en algo en la grabación del disco?

—De nuevo, Shot in the Belly fue una colección de ideas y experimentos grabados en casa y ocasionalmente en nuestras visitas europeas. Sentimos que nuestro verdadero corazón estaba con el estilo más oscuro y más inflexible y parecía que estaba bien volver a esto. Nos gustaba también la ética DIY de las publicaciones en casete.

—En 1984 publicáis ..Step Forward. Esta vez, es casi un disco electro. ¿Os gustaba el electro y techno que estaba naciendo en Detroit?

—Ja, ja, no teníamos ni idea de la escena de Detroit. Intentábamos desarrollar nuestras líneas secuenciadas de sintetizador y pasamos a usar el Roland MC-202. Empezamos a usar dos líneas de secuencia con notas en los contratiempos. Probablemente se note en “Havoc Man” y quizás en “Refugee”.

—Vuestro último disco de los ochenta fue Psycho-Bod Saves the World. ¿Por qué parasteis la banda y cambiasteis a Solar Enemy?

—Pensamos que Portion Control había llegado a su final natural y queríamos un reboot con Solar Enemy. Imaginamos que sería fácil cambiar, pero perdimos el norte y nos separamos después del primer par de productos de Solar Enemy.

—Hay un disco de Frank Zappa llamado Does humor belong in music? Es fácil encontrar algo de humor en vuestra música, al menos en la forma de llamar vuestros temas. 

—Usamos el humor para normalizar cosas y añadir un cierto nivel de inteligencia sin perder el trasfondo más oscuro del momento. No podemos tomarnos completamente en serio, después de todo, solo estamos haciendo ruido. Siempre hemos incluido “bromas privadas” en nuestros títulos, sonidos y samples. Es solo otra táctica para crear algo completo.

—Portion Control volvieron en el 2002, ¿cómo sucedió? Vuestro álbum publicado dos años después, Wellcome, es bastante diferente de todo lo que hicisteis antes. ¿Cómo fue la grabación del disco?

—Decidimos empezar de nuevo con Portion Control, pero no teníamos ni idea de cómo evolucionaría la cosa. La industria era totalmente diferente con autoediciones, etc, por supuesto que esto nos entusiasmaba enormemente porque era una vuelta a la ética punk DIY que nos influenció al inicio. El otro factor determinante fue que decidimos producir Wellcome solo con software. Anteriormente habíamos usado solo hardware. Esta restricción y estar de nuevo creando música fue el cataclismo. Sabíamos que teníamos que ser fiel a nuestras raíces así que esculpimos una mezcla de piezas experimentales más oscuras, con temas basados en secuencias creadas por ordenador. Estábamos y todavía estamos orgullosos de Wellcome.   

—La portada y el nombre de vuestro siguiente disco, Filthy White Guy parece hacer referencia al primer disco de Swans aunque la música es, básicamente, EBM. ¿Encuentras alguna relación entre vuestra música y la de la banda de Michael Gira?

—Por entonces habíamos vuelta a tocar en directo y los temas más orientados hacía el EBM funcionaban mejor para nosotros así que se convirtieron en los cimientos de Filthy y de los siguientes discos. Nos parecía que el riesgo de música más experimental había casi desaparecido, así que determinamos añadir este elemento a nuestros productos. Me doy cuenta ahora como la portada se parece a la de Swans pero no teníamos ni idea al momento. Siempre he admirado a Swans por su acercamiento inflexible.

—Todos estos discos han sido auto editados ¿os sentís mejor con más libertad para editar vuestros discos o preferís hacerlo con un sello discográfico?

—Preferimos mucho más auto editarnos, aunque odiamos la parte de promoción e intentar distribuir nuestro material. El producto físico está llegando a un fin por lo que este debate será irrelevante.

—¿Pued0 preguntarte qué piensas del Metal Machine Music de Lou Reed?

—Considerando que fue publicado en el 1975, tiene que estar considerado como una forma primordial de ruido hecho con máquinas. Se rumorea que fue grabado para completar a regañadientes un acuerdo de grabación. Lo escuché por primera vez a finales de los setenta cuando el punk de los Estado Unidos estaba empezando a invadir el Reino Unido y empezó a abrir mi mente por lo que era posible y lo que podía aislar al oyente.

—Vuestro último disco con material original Pure Form suena un poco más techno. ¿Cómo eliges el estilo para vuestras canciones?

—No estoy seguro de que Pure Form sea más techno que las referencias anteriores, aunque jugamos con la idea de peregrinos techno industriales. De nuevo, los avances en tecnología tienen un efecto en el material resultante. Creemos que ahora estamos en la etapa de la música electrónica que soñábamos cuando empezamos.

Cualquiera, con un pequeño gasto, puede usar equipo de sonido profesional de gran calidad. No elegimos deliberadamente un estilo particular, simplemente evoluciona mientras creamos el material.

—Habéis publicado varios discos en directo: Assault, Live in Europe o el último Live Granada 1985. No es algo tan normal para una banda electrónica el publicar tantos discos en directos, aunque Throbbing Gristle publicaron casi cada concierto que dieron. ¿Crees que estos discos son una buena forma de acercarse a Portion Control?

—No, no son una buena forma. No son oficiales y no estuvimos particularmente felices de que fuesen publicados, aunque como el material de TG, creo que aportan contexto histórico. Creo que los discos en directo de bandas electrónicas pueden parecer planos, nosotros preferimos que nuestro material sea escuchado con un sistema de sonido de alta calidad con cantidad de sub bass…

—¿Vais a publicar nuevo material pronto?

—Seguro, no queremos ser una banda que solo toque material antiguo. Recuerdo ver a Wire en directo inmediatamente después de la publicación de Pink Flag ¡y solo tocaron un tema de ese disco!

—¿Cómo va a ser vuestro concierto al W Festival? ¿Tendremos material antiguo o nuevo?

—Por ahora no estoy seguro que cómo va a ser el setlist, pero seguramente sonarán un buen número de temas todavía no publicados y bocetos de ambient muy oscuro.

François Zappa

Foto cabecera: © Marquis(pi)X

 

0 comments

Deja un comentario