Posted by: François Zappa Entrevistas 0 comments

Entrevista a Blaine L. Reininger

Foto: Philippe Cornet

Unas setas mágicas fueron mi peculiar puerta a la música de Tuxedomoon. Antes no había logrado conectar con su música, pero, esa mañana, mi trastornado cerebro consiguió entrar en su música mientras se maravillaba con el imposible movimiento del gotelé del salón. Los efectos alucinógenos pasaron, pero la conexión continuó e incluso se ha intensificado durante estos veinte años que han pasado desde aquel día. Por eso, ha sido un enorme placer poder entrevistar a Blaine L. Reininger, voz y violín del grupo y autor de una discografía también muy interesante. Tocará un set de temas de Tuxedomoon, todos los días en el W-Festival, repartiéndose entre el escenario VIP y el Olivier Daout Stage.

—Conociste a Steven Brown en 1976/77 en la universidad de bellas artes, en la clase de música electrónica, ¿verdad? Y después empezasteis a tocar juntos, ¿cómo eran esos conciertos? ¿Cómo lograbais llevar al directo vuestras ideas de actuaciones multimedia por aquellos días?

—Conocí a Steven en el laboratorio de música electrónica del San Francisco City College. En esos primeros días, para nuestros conciertos multimedia utilizábamos pantallas de proyección traseras improvisadas junto a un proyector de diapositivas y un proyector de super 8. Más tarde, se nos unió el artista de performance, Bruce Geduldig, quién se ocupó de toda la parte multimedia y relativa a la performance de Tuxedomoon hasta su muerte en el 2015.

—Vuestra primer single fue Joeboy… (Joeboy the electric ghost)/Pinheads on the move, ¿cómo fue grabado?

—Al principio nos ayudó el video artista y mago de la electrónica, Tom Tadlock. Grabamos con su equipo, en un magnetófono de bobina abierta Teac de cuatro pistas, usando objetos encontrados como percusión y un sintetizador polifónico Polymoog,

—¿Cuáles eran tus influencias en esos momentos?

—Como todo el mundo, fuimos barridos por los discos del periodo berlinés de Bowie, el trabajo de Eno y la excitación de las escenas punk y nueva ola de Nueva York y Londres. Ultravox fueron también una de nuestras primeras influencias y más tarde trabajamos juntos con su personal en Inglaterra.

—Durante estos días, usabais el equipo del grupo de teatro Angels of Light, y tuvisteis bastante relación con ellos.

Steven era un miembro de pleno derecho del grupo antes de que lo conociera. Trabajamos en su espacio de ensayo y sí, grabamos con su equipo.

—¿Cuál es la historia sobre «No Tears», grabada gracias a que alguien tuvo un accidente de coche?

Paul Zahl mantiene que alguien muy importante en el estudio de grabación tuvo un accidente de coche y él tuvo que reemplazarlo en la mezcla. Aunque esto es apócrifo.

—¿Fue «Nervous Guy» la primera canción que escribiste en solitario para Tuxedomoon? ¿Cómo se escribían el resto de temas acreditados a toda la banda?

—Estuve involucrado en la composición de todos los temas. El primer tema que escribí para Tuxedomoon fue “Pinheads on the Move”. Siempre escribíamos juntos durante nuestras sesiones de ensayo.

—Grabasteis, ya con Peter Principle, Half Mute, disco que fue financiado por The Residents. También somos fans de esta gran banda, ¿influenciaron en algo la creación del disco?

En 1979, fichamos con el sello de The Residents, “Ralph Records”. Aunque nuestro primer proyecto para ellos fue Scream With a View, grabado en su estudio. Half Mute fue grabado con un ingeniero distinto en un estudio recomendado por ellos llamado “Audios Amigos”.

—Puedo escuchar un poco de tango en vuestra música, por ejemplo en el primer tema de Desire, ¿qué piensas de esto?

Supongo que “Jinx” es una especie de tango. Es difícil de decir. Siempre seguimos nuestras ideas hasta su conclusión lógica.

—¿Por qué decidisteis trasladaros a Europa?

—No creo que nunca tuviéramos la intención de permanecer en Europa por tanto tiempo como al final hicimos, en mi caso por el resto de mi vida. Simplemente seguimos adelante con el siguiente proyecto, la siguiente situación. Después de nuestra gira europea y de la grabación de Desire, tuvimos una residencia en una comuna de artistas en Rotterdam. Después, la siguiente cosa que supimos fue que estábamos en Bruselas. Simplemente fuimos de gira en gira.

Desire fue grabado en Europa. ¿Encontraste alguna diferencia entre grabar en los Estados Unidos y en el viejo continente?

Europa estaba más preparada para la clase de cosa que estábamos haciendo, con mejores equipos para la música electrónica. Las bandas de Krautrock ya habían despejado el camino para la gente como nosotros. Desire fue grabado en el Reino Unido. No estoy tan seguro de cómo de europea es o era Inglaterra.

¿Qué nos puedes contar de Divine, la música para el ballet de Maurice Béjart?

—Maurice Béjart ya había usado algunos de nuestros temas, y algunos de The Residents en un ballet. Cuando Steven fue a Bruselas en el verano de 1981, buscándonos trabajo, Béjart mostró interés en hacer un ballet completo con nosotros. Nos instalamos en un estudio en Bruselas con el apoyo financiero de Disques Du Crépuscule. Tuvimos la oportunidad de usar algunos de los primeros samplers y loops gracias a las instalaciones de Dan Lacksman de Telex.

—Trabajasteis con dos sellos de culto Les Disques Du Crépuscule y Crammed Disc. ¿Cómo fue la experiencia?

—Esos dos sellos fueron los pilares gemelos de la escena alternativa de Bruselas en los primeros ochenta, junto a Play it Again Sam, que se convirtió en el mayor distribuidor en Europa. Solíamos ensayar en el piso de arriba del almacén de Play it Again Sam. Les Disques du Crépuscule nos proporcionó tiempo de estudio, lugares donde vivir, oportunidades.

—Antes de dejar Tuxedomoon, la banda tuvo una serie de publicaciones de gran calidad: el EP Suite en Sous Sol, el 12″ Time to Lose – Blind y el 12″ Short Stories: The cage. This beast, todas reunidas más tarde en un álbum en 1986. ¿Crees que fue el periodo más creativo de la banda?

—Con Tuxedomoon siempre estábamos atareados, siempre creativos. Este periodo fue realmente creativo, gracias por nuestro tiempo de estudio infinito facilitado por Michel Duval de Les Disques du Crépuscule.

Broken Fingers fue tu primer disco en solitario, publicado en 1982, el nombre del disco proviene de un accidente, ¿verdad? Un par de las canciones ya habían sido tocadas por ti con tu grupo paralelo The Peccadilloes, ¿qué nos puedes contar de este otro proyecto?

Empecé a escribir y grabar las canciones de Broken Fingers mientras Tuxedomoon tenía todavía su residencia en Rotterdam en 1981, antes del accidente que resultó en la ruptura de cuatro dedos de mi mano derecha. The Peccadilloes eran un proyecto paralelo que formé para tocar en el Mabuhay Gardens de San Francisco de una forma casi incógnita. The Peccadilloes se formaron como una reacción a la seriedad que había poseído a Tuxedomoon por entonces. Era divertido. Tocábamos temas como la versión disco del tema de Marlboro y «Beef Jerky» de John Lennon. La banda estaba compuesta por mí, Peter Principle al bajo, Michael Belfer de Sleepers a la guitarra y Adrian Craig, nuestro manager por aquellos tiempos, a la caja de ritmos. Teníamos cactus de gomaespuma en el escenario y llevábamos sombreros de cowboy.

—Trabajaste en dos discos de The Durutti Column, también nos encanta su música. ¿Qué nos puedes contar de la experiencia?

Me lo pasé muy bien grabando en Manchester en la cumbre de la escena de Factory Records. Grabamos en el famoso estudio de 10cc, Strawberry Studios. Fue también un privilegio conocer y pasar el rato con el fundador de Factory Records, Tony Wilson.

Night Air fue publicado en 1984 después de que abandonases Tuxedomoon, pero algunos miembros de la banda tocaron en él, así que supongo que siempre tuvisteis una buena relación. ¿Era más fácil escribir para tu propio proyecto que para la banda?

En cierto momento decidí que quería escribir y producir música que fuese más pop o rock que la que querían hacer el resto de miembros de Tuxedomoon. Al menos tuve a un miembro de Tuxedomoon en cada uno de mis discos en solitario. Nunca dejamos de trabajar juntos. Ahora veo los años de mi carrera en solitario más como unas vacaciones no remuneradas de Tuxedomoon.

—Volviste con Tuxedomoon cuatro años después y finalmente publicasteis Ghost Sonata, uno de los proyectos más ambiciosos del grupo. Pero tuvisteis varios problemas con las representaciones del disco según tengo entendido.

—La noche de la primera representación de Ghost Sonata, alguien tiró un bote de mayonesa al escenario. La gente había venido a ver a una banda tocar y no sabían qué pensar de lo que estábamos presentando. Realmente, la publicación de la música de Ghost Sonata no llegó hasta mucho más tarde. Nuestro amigo James Nice de la discográfica Les Temps Modernes dijo que vio Ghost Sonata como una clase de «proyecto perdido» como el Smile de The Beach Boys y animó e hizo posible la finalización del disco de Ghost Sonata en 1991.

—Dijiste que querías ser más famoso y hacer música meno avant-garde, y así son tus últimos discos de los ochenta, Byzantium y Book of Secrets. ¿Cómo los ves después de tantos años?

Me encanta toda mi música. Suelo escuchar a menudo mis discos antiguos y continuo a tocar algunas de esas canciones.

—A partir de Croatian Variations, realizado con Steven Brown, vuelves a la música más clásica y continuarás en esta dirección en otros discos. ¿Disfrutas más este estilo de música?

El modo de operación «clásico» en nuestro trabajo es solo otro camino que nos gusta seguir. Muchas veces la música dicta la dirección.

—Me sorprendió escuchar una remezcla de «No Tears» hecha por DJ Hell. También giró con vosotros, ¿cómo nació esta conexión?

Steven conoció a DJ Hell cuando estaba involucrado en organizar una versión de la Love Parade de Berlin en la ciudad de México. DJ Hell le dijo a Steven que a menudo usaba y sampleaba nuestros discos para sus mezclas y a partir de ahí, se inició una colaboración. Tuvimos una gira juntos muy disfrutable en el 2 000 y el vino a Cagli en Italia para contribuir con algunos ritmos a nuestro disco Cabin in the Sky.

—Tuxedomoon grabó dos bandas sonoras peculiares, Bardo Hotel Soundtrack, para una película inexistente y otra para un film erótico Pink Narcissus. ¿Qué nos puedes contar de ambas experiencias? ¿De dónde viene un nombre como «Toreador Del Amor»?

The Bardo Hotel fue un documental que empezamos cuando teníamos la residencia en el Illeseum de Amsterdam en el 2005 e incluía música que habíamos empezado mientras trabajábamos en San Francico al comienzo del año. El film nunca se terminó. Pink Narcissus era una banda sonora encargada en el 2011 por el festival anual de cine L’Etrange en Paris donde invitan a diferentes grupos a tocar mientras se proyecta un film de culto. «Toreador Del Amor» describe una escena de la película.

—En Vapour Trails hay un tema que me encanta «Muchos Colores», basado en un poema del Subcomandante Marcos. ¿De dónde salió la idea para esto? ¿Y qué pasó con la banda sonora de Blue Velvet Revisited? ¿Es cierto que hicisteis la banda sonora antes de ver el documental?

Steven Brown escribió la letra de «Muchos Colores». Es un activista en política mexicana y latino americana. La banda sonora de Blue Velvet Revisited fue propuesta por Erik Stein y su grupo, Cult With No Name. Habían estado hablando con el director de la película, Peter Braatz. Braatz había estado en el plató de Blue Velvet, grabando en Super 8 y no había hecho anda con el metraje en 30 años. Cuando finalmente pudo editar y publicar su metraje con la bendición de David Lynch, se dirigió a Erik Stein y le preguntó si podía incluir a Tuxedomoon. John Foxx también contribuyó en la partitura.

—¿Cómo va tu carrera de actor?

—Mi carrera interpretativa continua, para mi sorpresa. Actúe en tres películas hace poco y en una obra teatral de “The Master and Margarita”. Mi papel era el del diablo. Ahora estoy también actuando en una ópera avant garde llamada «The Cave» basada en Platón.

—¿Fue empezar a actuar en películas un paso adelante para grabar Manic Man, tu primera banda sonora?

Realmente, mi primera partitura cinematográfica fue para un film del mismo director llamado “Radio Moscow”, la segunda película en la que trabajaba con ese director, Nicholas Triandafyllidis. “The Overcoat” del que la música de Manic Man proviene, fue mi tercera película con él.

—¿Nos puedes adelantar algo de tu concierto en el W-Festival? Tocarás con varios invitados, ¿verdad?
—Tocaré con mi guitarrista de toda la vida, el mago griego de las seis cuerdas Tilemachos Moussas y dos músicos más de los que estoy esperando confirmación.

François Zappa

0 comments

Deja un comentario

quince + 14 =